Sergio Calderón Acevedo
Columnista

Enanismo exportador

Colombia, mientras tanto, viene sufriendo daños importantes en varias ramas de la producción nacional, sin que nuestras autoridades reaccionen. 

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
febrero 10 de 2020
2020-02-10 09:54 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

La Dian reveló que las exportaciones colombianas cayeron 5,7% en 2019. Con Canadá, la Unión Europea, México y Argentina hubo sensibles pérdidas. Con todos ellos tenemos firmados tratados de libre comercio o acuerdos especiales, pero es evidente y obvio que ninguna de estas supuestas ventajas está siendo aprovechada. Se reveló también que exportamos un mayor volumen de petróleo, de café y de ferroníquel, pero que, debido a la caída de los precios de estas materias primas, el valor de las denominadas tradicionales cayó 9,78%.

Seguimos pegados al siglo pasado en materia de exportaciones, basando el modelo en cuatro baratijas que representan 62% de nuestras ventas en el exterior. Y sacamos pecho diciendo que aun el banano, las esmeraldas y las flores son “no tradicionales”. Y lo poco que queda, las exportaciones de manufacturas, suman US$9 millardos, cuando las mismas ascendían a US$11 millardos hace una década.

Mientras tanto, las compuertas de las importaciones están abiertas de par en par, por lo cual el déficit comercial alcanzará casi US$12 mil millones, cuando el Dane revele las cifras de las mismas a diciembre. Para que entiendan la gravedad del tema y el origen del problema: en 2000 Colombia importó US$356 millones desde la República Popular China. En 2020 esta cifra habría cerrado en US$11.000 millones, mientras que ellos nos compran apenas US$4 millardos, por lo cual más de dos tercios del déficit son producidos en ese país, con el cual no tenemos ningún acuerdo comercial.

Muchos países han identificado las prácticas predatorias de China en el comercio internacional y han actuado en consecuencia imponiendo derechos antidumping y salvaguardias. Colombia, mientras tanto, viene sufriendo daños importantes en varias ramas de la producción nacional, sin que nuestras autoridades reaccionen. El país que mejor ha entendido el tema es Estados Unidos, y sus medidas ya producen efectos en su economía.

Colombia está exportando bienes y servicios por US$1.211 per cápita, lo cual ubica al país en el puesto 116 en el mundo y en el 12 en América Latina, apenas adelante de Bolivia, Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador. El promedio de América Latina es US$2.400 y el del mundo es US$3.900. El promedio de este indicador en la zona euro es US$23.500 y en la OCDE 14.500. y eso que US$320 de nuestro indicador proviene del petróleo, un sector que produce poco empleo y que en pocos años se acabará.

Es hora de que el gobierno tome en serio el tema de las exportaciones. Pueden preguntar a cualquier economista: hay una altísima correlación entre exportaciones per cápita y nivel de desarrollo. Y la razón es muy sencilla: la única fuente de crecimiento alto, cuando el mercado interno es débil y pobre, es la exportación de bienes y servicios de alto valor agregado, y no chucherías como las nuestras. Mientras la segunda mitad del siglo pasado fue muy productiva en medidas y resultados en este campo, el único aparente logro de la última década en el Ministerio de Comercio fue haber cambiado el nombre de Proexport. Algo que México, Chile y Perú había hecho hace más de veinte años.

Sergio Calderón Acevedo
Economista

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes