Sergio Calderón Acevedo
Columnista

Percepción López

Los bogotanos estrenarán los buses de las troncales nuevas y el metro cuando la alcaldesa Luciana Duque Ruiz los ponga a funcionar en 2060.

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
marzo 08 de 2021
2021-03-08 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Bogotá lleva 432 días con la percepción de tener alcaldesa, pero en la realidad de tener la ausencia total de gobierno. Con un salario nominal de más de 16 millones de pesos y quién sabe cuánto más por prestaciones, esquemas de seguridad y muchas gabelas más, la capital de Colombia tiene la niñera más cara del mundo. Y no sabemos cuánto nos cuesta su gabinete, el cual está lleno de ilustres académicos, con meritorias hojas de vida, que no han aportado en estas 10.368 horas ninguna solución a los problemas de una metrópoli, que más se parece a la caótica Lagos, que a la apacible Chapell Hill, que su secretario de inmovilidad quiere emular.

Percepción López dice que la criminalidad en Bogotá ha disminuido y que solo ha aumentado el hurto de bicicletas. Debe ser que solo oye los gritos de “cójanlo” en la cicloruta que mandó instalar frente a su amado parque de los hippies. O que aún lee los reportes de un señor Atehortúa, exdirector general de la Policía, que tenía la misma sensación y por eso no hizo nada para combatir a la delincuencia en Bogotá.

Percepción cree que la merma en la congestión vehicular se debe al uso masivo de sus improvisadas y desocupadas ciclorrutas. Por eso no ha empezado a construir las troncales de buses que le dejaron estructuradas y financiadas. Ni se ocupa de priorizar el Metro. Por eso cambió a un gerente que llevaba muchísimos años montando el proyecto, por otro que tomará otros tantos en coger el hilo y entenderlo. Seguramente los bogotanos estrenarán los buses de las troncales nuevas y el metro cuando la alcaldesa Luciana Duque Ruiz los ponga a funcionar en 2060.

Percepción cree que gobierna tan bien y que sus relaciones con el Concejo son tan armoniosas, que ofrece consejos desinteresados y amables a los ministros del gobierno nacional. También se dirige respetuosamente a la Fiscalía, diciéndole que debe condenar a un político perseguido por sus amigos del Polo, del partido de los (delincuentes) Comunes y de La Udebrecht.

Y manda razones a la Procuraduría para que no piensen que interviene en política, porque ella no aspira a trastear su oficina del Liévano al Nariño en el corto plazo. Solo quiere hacerlo en 2026, para darles a todos los colombianos lo que les ha dado a “sus” ocho millones de bogotanos: vacaciones permanentes en sus casas, contratación adecuada para sus amigos y amigas, cubrimiento extensivo y permanente de sus actos de gobierno y de sus sesudos trinos.

Si no cometemos el criminal acto de revocar a López, y no detenemos el avance del progresismo perceptivo, seguramente los ministros de transporte, Estupiñán, de defensa, Acero, de medio ambiente, Urrutia, y de hacienda, Ramírez, replicarán en los 1’141.748 kilómetros cuadrados de Colombia, en 2026, su exitoso modelo de “Percepción en la ciudad de las maravillas”.

Sergio Calderón A.
Economista
sercalder@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes