Sergio Calderón Acevedo

Que pague el que ensucia

Es increíble ver que en Colombia no haya ni un solo político, ni partido alguno, que tenga en su agenda la protección ambiental.

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
enero 13 de 2019
2019-01-13 03:48 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Los retos que enfrenta el gobierno en 2019 no son pequeños: volver a presentar una reforma tributaria que sí sea estructural, y la desde ya anunciada reforma pensional, que evite un hueco negro e insalvable en las finanzas públicas.

Más que un esfuerzo por recortar el gasto en un presupuesto inflexible, lo que debe buscar el presidente Duque es incrementar los recaudos. Se habla de combatir más la evasión, pero la DIAN sigue esperando los recursos para su modernización. Ojalá no se quede en el arranque el plan de dotar a la agencia tributaria con los recursos necesarios para esta guerra.

Pero, además de rescatar el tema de generalizar el IVA a toda la canasta familiar, que ahora incluye televisión pagada, cascos de moto y tequila, hay que implementar gravámenes que, además del efecto fiscalista, sean instrumentos para atacar el acelerado deterioro del negligido medioambiente. Dos pájaros de un tiro: tapar parte del hueco fiscal, y castigar a los depredadores del diesel, del plástico, de las basuras no clasificadas, de la minería, de la deforestación, etc. Es decir, revertir la cultura de años recientes de "ser pillo paga", para poner al país en tono con el "el que la hace, la paga".

Unas pocas, de muchas más posibles, respetuosas sugerencias al ministro Carrasquilla: gravar el diesel con una tarifa que haga que este sea mucho más costoso que la gasolina, y no al revés, en un absurdo subsidio a los ricos propietarios de los buses y camiones. No les tema. Deje que se pongan chalecos amarillos y que hagan paros amenazantes. Libere al sector permitiendo la libertad de tarifas y de importación de camiones.

Grave también con sobretasas a los vehículos diesel. Más arancel, más IVA, más cargas a los que enferman los pulmones de humanos y animales en toda Colombia, pues no son ellos lo que asumen los costos de limpieza ni los ocasionados a la salud pública. A propósito, ¿ha pensado en lo que se está dejando de recaudar por índices de evasión de 60% en el SOAT y revisión técnico-mecánica? Llame al RUNT, su director le informará. Ah!, y quite la absurda exención de IVA al transporte de carga.

Ponga un impuesto al consumo de botellas plásticas. Ya fue hecho con las bolsas, y dicen que el consumo disminuyó casi 30%, pero que además le ha producido un importante ingreso a las arcas públicas. El mundo dejó de beber en botellas de vidrio, para comodidad y riqueza de los fabricantes de bebidas, que se desentienden de la limpieza de las botellas e ignoran completamente el tema del mortal y voluminoso residuo que nos dejan.

También pida a las fuerzas armadas que persigan a taladores, mineros y cultivadores de coca y amapola, para que, además de la extinción de dominio, les sea cobrada la recuperación. Con ello tendría también tierras para repartir, como consecuencia del tal acuerdo, que dicen que tiene compromisos muy onerosos.

Es increíble ver que en Colombia no hay un solo político, ni partido alguno, que tenga en su agenda la protección ambiental. Es hora de emprender esa ruta, y de dejar la retórica y la indiferencia, haciendo que la preservación y limpieza del medioambiente se conviertan en un buen negocio para todos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado