Sergio Díaz-Granados G.
Columnista

Carlos Holmes Trujillo

Como opositor siempre fue generoso en el trato personal y meticuloso en la argumentación como debe ser.

Sergio Díaz-Granados G.
POR:
Sergio Díaz-Granados G.
enero 26 de 2021
2021-01-26 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c0d5792e4.png

Esta cruel pandemia nos sorprende día tras día con su capacidad de arrebatarnos a seres queridos o a personas con las que hemos alternado profesionalmente en nuestras vidas. La más reciente es la del Ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo.

Recibir esta trágica noticia nos produce un sentimiento de dolor a quienes lo conocimos y nos queda el convencimiento de que su tarea no estaba concluida y que le faltó un buen trayecto de servicio público, probablemente para el cargo que más se preparó toda su vida.

Siendo estudiante de último año de derecho tuve la oportunidad de conocer a Carlos Holmes en su condición de candidato a la Asamblea Nacional Constituyente en una lista del partido liberal.

Para quienes militábamos en el liberalismo era una fórmula balanceada en términos de principios y valores liberales. No se equivocó Colombia al elegirlo. Defendió el nivel más ambicioso de derechos y libertades nunca visto en el constitucionalismo colombiano, se preocupó por generar más capacidad y mejores balances en la constitución y se empeñó en una mayor autonomía territorial. Carlos Holmes venía de ser el primer alcalde popular de Cali, le sobraban razones.

Veinte años después nos encontramos en Bruselas. Llegué como Ministro de Comercio, Industria y Turismo y él era nuestro Embajador ante la Unión Europea. Sabía de su empeño en la integración económica. Difícil encontrar un diplomático más comprometido con este proceso.

Recuerdo su satisfacción con la firma del acuerdo comercial entre Colombia y la Unión Europea gracias al cierre de negociaciones que se había alcanzado unos meses atrás. Luego de su regreso definitivo a Bogotá compartimos, en su rol como profesor y director de debates de la Universidad del Rosario, en las vicisitudes de la aprobación del acuerdo comercial en nuestro congreso.

Al ser designado como Canciller por el Presidente Duque llega a ese cargo con sobrada experiencia y la capacidad necesaria para liderar ese ministerio. Tuvimos la oportunidad de coincidir y trabajar en algo que lo desvelaba y era el buen trato a los migrantes venezolanos y la forma como se debía organizar la ayuda a ellos. Junto con todo el directorio del BID nos reunimos con él en la Cancillería en febrero de 2019.

Su visión y recomendaciones ante la magnitud del desafío migratorio fueron esenciales para el diseño y la aprobación de la iniciativa de migración que hoy se aplica desde el BIDpara toda América Latina y el Caribe.

Carlos Holmes era un vallecaucano y colombiano excepcional. Con capacidad de trabajo y la enorme virtud de mantener la esencia de su personalidad intacta aún bajo la presión abrasiva que genera la política y la contienda electoral.

Como opositor siempre fue generoso en el trato personal y meticuloso en la argumentación como debe ser. En el ejercicio de responsabilidades de gobierno, leal y a fondo con su causa, siempre sencillo y accesible a cualquiera que se le aproximaba. Los debates a los que lo sometieron, por cuenta de los cargos que ejerció, los libró con tranquilidad porque no veía ni reconocía enemigos solo adversarios en la argumentación. Nos deja valiosas lecciones a quienes quedamos en la orilla despidiéndolo.

Sergio Díaz- Granados
Director Ejecutivo del BID para Colombia y Perú.
sergiodg@iadb.org

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes