Sergio Díaz-Granados G.
columnista

Más comercio, mejor economía

Otro frente que va a cambiar el comercio es lo aprendido en digitalización, pues no pareciera que vamos a regresar a niveles previos a la pandemia.

Sergio Díaz-Granados G.
POR:
Sergio Díaz-Granados G.
agosto 04 de 2020
2020-08-04 10:52 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c0d5792e4.png

En 2021 el Ministerio de Comercio Exterior cumplirá 30 años de haber sido creado, su existencia le ha servido al país y hoy en día su rol se hace más necesario que nunca por la poderosa razón de que el comercio de bienes y servicios, está llamado a jugar un papel central en la reactivación de la economía y la generación de empleo.

Algunos breves hitos de esta historia reciente del comercio colombiano son: (1) una agenda perseverante por la integración latinoamericana, (2) el desarrollo de relaciones comerciales más estables a través de una red de acuerdos, (3) el florecimiento de la Inversión Extranjera Directa, (4) la tarea, inconclusa y nada fácil, de una estructura más plana y menos dispersa de aranceles y (5) auge y caída de la relación comercial con Venezuela.

Cada uno de estos episodios, entre otros, dejaron enseñanzas y habilidades en los equipos técnicos del sector comercio. Ahora bien, el mundo que nos toca enfrentar es más complejo e incierto por lo que requeriremos más esfuerzo para sostener lo alcanzado y remontar a nuevos niveles. No es tarea sencilla ni fácil, pero no imposible. De ahí que tenemos que aprovechar las oportunidades, miremos dos de las más relevantes para bienes y servicios.

La transición de cadenas globales a cadenas regionales de valor, impulsado principalmente por el desacople de Estados Unidos y China. En el reciente reshoring index de Kearney, que compara la producción bruta de manufactura de EUA contra la importación industrial desde 14 economías asiáticas de bajo costo, advierte que se rompió una tendencia en el indicador MIR -manufacturing import ratio- ya que dio positivo por primera vez, desde que inició la medición hace cinco años.

Es decir, Estados Unidos por efecto directo de la política comercial ha disminuido en 2019 sus importaciones desde China en un 17% al tiempo que sucede una mayor compra de productos domésticos. Varias empresas americanas ya están explorando la posibilidad de tener una producción más cercana al consumidor y en destinos que estén blindados a una guerra comercial. El mismo reporte destaca el repunte de México como destino nearshoring. Llegó la hora de implementar una nueva estrategia colombiana usando nuestro TLC.

En acortar las cadenas globales, Francia no se quiere quedar atrás, en un tuiter del pasado mes de julio, el Presidente Macron afirmó que la oportunidad de convertirse nuevamente en una nación industrial tiene que darse motivado en una mayor protección ecológica y disminuyendo consigo las importaciones desde el otro lado del mundo.

Otra oportunidad es el cambio en la forma de trabajar. Otro frente que va a cambiar el comercio es lo alcanzado y aprendido en digitalización, no pareciera que vamos a regresar a los niveles previos a la pandemia, varios documentos del BID apuestan a que hemos acelerado en pocos meses la transición digital que iba a tomar años, esto significa que los negocios digitales crecerán en actividades como plataformas para educación a distancia, fintech, servicios digitales para comercio o agricultura, realidad aumentada o virtual para el comercio, entre otras.

El incremento comercial contribuirá así con más oportunidades de empleo para Colombia. Debemos aprovecharlas al máximo.

Sergio Díaz- Granados
Director Ejecutivo del BID por Colombia y Perú.
sergiodg@iadb.org

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes