close
close
Stefano Farné
Columnista

El espectacular crecimiento del empleo

A partir de enero 2022, el empleo está creciendo aún más rápidamente: 7,9% en el primer trimestre y 11,1% en el solo mes de abril.

Stefano Farné
POR:
Stefano Farné
junio 07 de 2022
2022-06-06 09:19 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc380722a4.png

El año 2022 ha empezado con grandes novedades en materia de estadísticas del mercado de trabajo. A la principal fuente de información -las encuestas de hogares- se le han introducido cambios trascendentales.

El número y la complejidad de estos cambios hacen imposible una simple y exhaustiva descripción en un articulo periodístico. Sin embargo, sin entrar en los detalles, podemos resumir que: a) cambiaron las proyecciones de población, es decir como el Dane proyecta que aumente mes a mes la población en edad de trabajar residente en el país; b) cambiaron los factores de expansión, es decir la idoneidad que tiene cada uno de los entrevistados en las encuestas para representar a los demás residentes y de esta forma poder tener datos validos para toda la población del país.

También se actualizó el marco muestral de la encuesta para tener en cuenta la nueva distribución territorial de la población. Esto se hizo con base en los resultados definitivos del censo de 2018; y c) se modificaron algunas preguntas y respuestas en el cuestionario de las encuestas con el fin de mejorar la medición de los conceptos de fuerza de trabajo, ocupados, no ocupados, migraciones e ingresos.

Debe quedar claro que estas modificaciones tienen como propósito mejorar la medición y caracterización de la fuerza laboral. Es más, periódicamente, especialmente después de un censo poblacional, en el mundo es normal que los institutos centrales de estadísticas procedan a estos tipos de ajustes.

Si bien el Dane ha informado que “la inclusión de nuevas preguntas a las encuestas de hogares no tuvo un impacto significativo sobre el cálculo de los indicadores del mercado laboral”, de la comparación de algunos resultados de las encuestas de hogares, antes y después de los cambios metodológicos y conceptuales arriba indicados, resaltan evidentes diferencias.

Por ejemplo, según la vieja metodología, el empleo nacional en el último trimestre de 2021 creció al 2,5% anual; mientras que la misma variación, tenida cuenta de los cambios metodológicos, subiría a 3,8%.

Pero, lo más sorprendente e inesperado es que, a partir de enero 2022, el empleo está creciendo aún más rápidamente: 7,9% en el primer trimestre y 11,1% en el solo mes de abril. Lo anterior, a pesar de una desaceleración del ritmo de actividad económica registrada con el nuevo año. Es más, el empleo en empresas del sector privado -en su mayoría formal- ha aumentado incluso más rápidamente, a una tasa de 14% durante el primer trimestre de 2022 y de 20,4% en el último mes de abril.

¿Será que habrá que reescribir los análisis del mercado de trabajo que en el pasado se han producidos a la luz de las antiguas encuestas de hogares?

Por el momento las cifras de crecimiento del empleo, y en especial del empleo asalariado del sector privado, que se derivan con la nueva metodología parecen derrumbar un convencimiento bien radicado del pasado: que los aumentos del salario mínimo desestimulan la generación de empleos y favorecen la informalidad. ¿Será posible eso?

STEFANO FARNÉ
Director del Observatorio del
Mercado Laboral, Universidad
Externado de Colombia

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes