Crecimiento del país se mantiene en medio de la desaceleración global

Aunque el FMI bajó una décima a su pronóstico para Colombia hasta 3,5%, se mantiene por encima de la región y del promedio mundial.

Billetes

El freno en la economía se puede ver de una forma más llamativa en China o Europa, en EE. UU. esa desaceleración no es tan clara.

Carlos Ortega

POR:
Portafolio
abril 09 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-04-09

En cada nuevo pronóstico que emite el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el crecimiento de la economía global, se siguen confirmando los temores de que la desaceleración mundial ya ha llegado. Sin embargo, en medio de este panorama pesimista, Colombia ha logrado mantener cierto dinamismo.

Como muestra, la nueva actualización de sus previsiones que publicó ayer el organismo multilateral, frente al crecimiento de 2,7% que registró la economía nacional en 2018, el PIB avanzaría un 3,5% este año y un 3,6% en el 2020.

Y, aunque es cierto que el FMI recortó una décima su pronóstico desde las cifras que presentó hace apenas tres meses, esta reducción es menor que la del resto del mundo y está muy por debajo de la caída que emitió el fondo respecto a su visión de Latinoamérica.

(Lea: Las razones por las que el FMI rebajó pronóstico de crecimiento global

Eso hace que para los expertos, a su vez, sea un dato positivo, pues no hay que olvidar que el Gobierno estableció entre 3,5% y 3,6% el crecimiento potencial para este año. “Realmente podemos decir que es un buen dato para Colombia”, señala el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

En esta misma línea, Daniel Castellanos, profesor universitario y presidente de Impacta OTS, fundación para el desarrollo económico, indica que “está bien que Colombia crezca más que el resto del mundo, pero eso no debería ser inusual. Lo normal es que los países desarrollados crezcan menos que los países en vías de desarrollo”.

(Lea: FMI bajó levemente su pronóstico de crecimiento para Colombia

El crecimiento que experimentaría la economía mundial este año, para el FMI, se quedaría en el 3,3%, dato que efectivamente está por debajo de Colombia, algo que no ocurrió el año pasado, cuando el PIB global avanzó prácticamente un punto porcentual más rápido que el país.

De igual forma, el FMI ha rebajado un 0,4% la previsión respecto al informe que publicó el pasado mes de octubre y 0,2% frente a enero, lo que muestra ese mayor pesimismo a escala global que en Colombia.

Y, de hecho, el caso de Latinoamérica es incluso más llamativo. Según el FMI, la región en su conjunto tendrá este año un avance de 1,4%, la cual se reducirá hasta 1,1% si solo se tiene en cuenta Suramérica. Además, el organismo ha rebajado su pronóstico para América Latina un 0,6% en tres meses para el dato de 2019 y un 0,1% para el de 2020, otra prueba de que a la economía nacional le iría mejor que a la regional.

(Lea: Los 10 desafíos de la economía colombiana, según la misión del FMI

“En la segunda mitad de 2018 Latinoamérica fue débil y mucho de eso está afectando a 2019”, explicó la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, en la presentación de los resultados.

También aseguró que la mala situación de Venezuela o Argentina, y la menor recuperación en Brasil o México, son los aspectos que están retrasando el avance de la región.

En crecimiento, Latinoamérica se encuentra entre las regiones del mundo con un menos dinamismo, solo superado a la baja en el pronóstico de 2019 por Oriente Medio y el Norte de África y la eurozona (1,3%), o las economías emergentes de Europa (0,8%). Eso sí, si se tomaran los datos que publicó el Banco Mundial la semana pasada, cuyo crecimiento era del 0,9%, estaría entre las peores del mundo.

Por el contrario, mientras que el mundo crecería al 3,3%, las economías avanzadas lo harían al 1,8%, el conjunto de los mercados emergentes al 4,4%, las economías de Asia al 6,4% o la Unión Europea al 1,6%, todas ellas por encima del dato de Latinoamérica.

“En la primera década de este siglo, América Latina tuvo un ciclo positivo por el incremento de los precios de las materias primas. Lamentablemente pocos países tuvieron la visión para utilizar esas rentas para crear políticas contracíclicas, y tuvieron tendencia a gastar inmediatamente esa renta extraordinaria”, explica Pablo Lacoste, profesor del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile.

“Es decir, el enfriamiento de la economía se explica por la corrupción y los malos gobiernos de la primera década de este siglo”.

MENOR CRECIMIENTO DESDE LA CRISIS DEL 2008

Mientras que la desaceleración mundial lleva meses siendo el tema más repetido en la economía internacional, el FMI confirmó los malos augurios al volver a bajar sus pronósticos (3,3% en 2019) que de cumplirse, sería el menor dato desde la crisis financiera del 2008.

Es por esto que, para los expertos, la desaceleración ya no es una previsión. “El panorama mundial de la economía se está poniendo oscuro. El crecimiento se divide en tres partes iguales: el crecimiento chino, el estadounidense, y el resto. Las tensiones comerciales entre EE. UU. y China afectan el crecimiento de los dos países y, en el resto del mundo, los efectos de esas dos tendencias se hacen sentir y coinciden con dificultades locales. La falta de políticas claras que puedan generar confianza no permiten el optimismo”, asegura Jean-Marie Chenou, profesor de economía política internacional de la Universidad de lo Andes.

Eso sí, como agrega Chenou, “según el FMI, el crecimiento debería recuperarse en 2020. Se prevé un apaciguamiento de las tensiones comerciales entre China y EE. UU. a medida que los dirigentes se den cuenta de que la guerra comercial no sirve a sus intereses. Pero este optimismo se basa en una racionalidad tecnocrática que ya no es vigente en el contexto actual y, en este contexto, la desaceleración es probable y la recesión posible en las principales economías del planeta”. Según los organismos internacionales, aspectos como la guerra comercial y el resto de tensiones, así como el Brexit o las políticas monetarias, serán los aspectos clave que dirigirán los pronósticos para la economía mundial.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido