Lo que debe hacer el Gobierno para impulsar el sector agrícola

Gremios del sector agro señalan los puntos que deben ser reforzados por el Gobierno para impulsar su desarrollo.

Agro

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
agosto 06 de 2019 - 05:30 p.m.
2019-08-06

El desempeño del agro en el país podría tener una dinámica más ágil. Si bien es un sector que no registra números rojos, parecer ralentizarse, un signo que se pudo apreciar en el último dato revelado por el Dane sobre su crecimiento: 1,4% en el primer trimestre de este año.

(Lea: Llegó la hora de impulsar los ‘top’ del agro colombiano)

A la par de esto, un reciente informe de Fedesarrollo al respecto señala que el sector está estancado pese a las ayudas estatales.

(Lea: Choque de gremios y analistas por la productividad del agro)

De acuerdo con el informe, “es necesario que las intervenciones estén focalizadas en contar con bienes públicos, el mejoramiento de la infraestructura vial, el suplemento de paquetes de tecnología y una mejor estrategia y política de distritos de riego están identificadas como las áreas de priorización, si se quiere darle un impulso a la agricultura y a una mejor inserción del país al mercado internacional”.

(Lea: La zona centro se beneficia con proyectos que impulsan al agro)

En ese sentido, para la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) el tema debe pasar principalmente por tres puntos: formalización del trabajo, vías en mejor estado y créditos a los cultivadores. Estos factores, según el gremio, son fundamentales para que el sector crezca y que sea rentable.

Jorge Bedoya, presidente del gremio, señala que frente a la parte laboral uno de los principales problemas tiene que ver con la formalización, dado que la informalidad llega al 86 por ciento, cuando en el promedio en el país es de alrededor del 44 por ciento. “Lo que se quiere ahí es cambiar el régimen de contratación laboral para las actividades agrícolas y pecuarias”, dice.

Del mismo modo, el dirigente gremial anota que la complejidad está en que un trabajador rural puede tener varios empleadores el mismo día: en la mañana una persona puede estar ordeñando vacas y cultivando en la tarde. Mientras no exista un régimen de contratación que se cree de la mano del jornal diario, del trabajo por horas, por su puesto, garantizando todos los temas de salud y pensión, luchar contra la informalidad va a ser muy difícil”, precisa.

En lo que refiere a las vías, Bedoya resalta que en un país con 40 millones de hectáreas productivas y con 175.000 kilómetros de vías terciarias, resulta incomprensible que solo el 10% de ellas estén en buen estado. “Mientras no tengamos vías que reduzcan los costos de transporte y producción con centro de consumos pues vamos a estar muy complicados”, dice.

Y agrega que en buena hora existe la figura de obras por impuestos y el compromiso del Gobierno de destinar un billón de pesos para las vías terciarias. Finalmente, el dirigente gremial apunta que en lo que tiene que ver con el crédito este debe definirse como un bien público por excelencia.

“Debe cambiarse la definición del tamaño de productor, porque hoy lo que tenemos es unas diferencias grandes por tamaños, que solo tiene en cuenta los activos de los productores, pero no considera los ingresos del productor”, concluyó.

Para Rafael Hernández, gerente de Fedearroz, la falta de inversión pública no permite un avance mayor del campo. “Tenemos buena tierra, el recurso hídrico y la voluntad de ser mejores, de ser competitivos”, dice y al tiempo añade que en el caso de arroz hay disponibilidad eléctrica, oferta tecnológica, pero el problema sigue siendo el de infraestructura, de inversión pública. “Considero que sin inversión pública el agro no es tan viable”.

Igualmente, Hernández recalca que el sector pudiera tener una dinámica más ágil, si realmente tuviera los medios. “Las tecnologías nuevas requieren un medio adecuado dónde fructifiquen, donde se puedan aplicar. Si usted tiene una variedad de arroz con alto rendimiento, pero no tiene cómo sacarle provecho entonces no sirve”.

Finalmente, el Fondo Nacional de la Porcicultura destaca en su pacto sectorial para el crecimiento como estrategia clave mayor seguridad jurídica, mejores líneas de crédito y acciones para la formalización del trabajo.

PORTAFOLIO.CO

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados