Así son las estafas al comprar y vender productos por internet

Más de la mitad de los delitos informáticos denunciados obedecieron a engaños por compra o venta de productos en plataformas de comercio electrónico.

El robo de datos es un peligro real y el ‘hackeo’ de información tiene precios incalculables.

Las defraudaciones promedian los 500.000 pesos y los 20 millones de pesos en cada ataque.

POR:
Portafolio
mayo 02 de 2019 - 04:36 p.m.
2019-05-02

Más de la mitad de los delitos informáticos que atiende el Centro Cibernético de la Policía obedecen a estafas por internet. Así lo da a conocer el último Balance del Cibercrimen en el país correspondiente a 2017 y dado a conocer el año pasado.

(Lea: ¿Inconforme con su compra en Internet? Así puede reclamar)

De acuerdo con el documento, 6.372 ciudadanos reportaron este tipo de defraudaciones y el 60% (3.846) de los casos denunciados correspondió a estafas por compra o venta de productos en plataformas de comercio electrónico.

(Lea: El móvil ‘reina’ en el tráfico del comercio electrónico)

Por su parte, los engaños a través de llamadas telefónicas o vishing (1.055 reportes) representaron el 16% de las denuncias, les siguieron las estafas a través de mensajes de texto o chat, con 856 reportes (13%); las ya conocidas ‘cartas nigerianas’, con 502 denuncias (8%); y las ofertas fraudulentas de arrendamientos de fincas de descanso y paquetes turísticos por internet, con 113 casos registrados.

(Lea: El secuestro de información desangra a las empresas del país)

Según el reporte, las defraudaciones alcanzaron para el año en análisis los 15.000 millones de pesos, con estafas que promedian los 500.000 pesos y los 20 millones de pesos.

Para quienes ofrecen productos en las páginas de comercio electrónico, una de las modalidades que más se usa para estafarlos son los pagos con cheques sin fondos. “El cheque entra en la operación bancaria, la víctima verifica con su banco y la entidad confirma que el dinero está, pero el cheque está en canje. Eso quiere decir que se están verificando los fondos, un proceso que tarda hasta tres días”, comenta el Coronel (r) Fredy Bautista, exdirector del Centro Cibernético Policial.

En ese sentido sostiene que los estafadores alegan afán o un viaje durante la compra con el objetivo de presionar la transacción. “Cuando el banco señala que el cheque no tiene recursos, los estafadores están muy lejos para el momento”, dice.

Bautista también comenta que la estafa sucede en sentido contrario cuando se despachan mercancías de mala calidad o simplemente no se envían. “Lo que sucede es que el tema en este caso se maneja más porque las plataformas de comercio y de correo tienen seguros para proteger la transacción y cuidar el dinero de los clientes”, explica.

Jaime Ramírez, Senior Director, Región Andina para Mercado Libre Colombia, recomienda a quienes vistan la plataforma verificar la reputación del vendedor, que está sustentada en los comentarios que los usuarios hacen, el tipo de servicio que proveen a los compradores y qué tan rápido envía sus productos.

“También aconsejamos leer muy bien la descripción del producto, mirar con cuidado las fotos para verificar que el producto cumple con las condiciones que se esperan. Muchas veces pasa que un cliente se apresura con la compra y cuando el producto llega no satisface todas las expectativas”, dice.

Asimismo, Ramírez señala que también es importante que las personas desconfíen de aquellos productos que se ofrecen a precios más bajos de lo que se encuentra en el mercado.

En todo caso, Mercado Libre ofrece un programa de compras protegidas que funciona con el 100% de las compras que se hacen a través de mercado pago. Lo que hace el sistema es retener el dinero hasta que la transacción sea verificada como exitosa.

No obstante, Bautista señala que la modalidad de estafa que es tendencia hoy en Colombia es la tipo BEC, que es la suplantación de correo corporativo. Según el informe de la Policía, las empresas que más son víctimas de este delito son las farmacéuticas, de petróleos, de tecnología, transporte, comercio, entre otras. “Se estima que por cada caso BEC que afecte en Colombia, existe una pérdida de 380 millones de pesos”, precisa el estudio.

“Este fraude no es otra cosa que ingeniería social más tráfico de datos financieros personales (vishing). Se trata de suplantar las cuentas de correo de las compañías y de los negocios en Colombia para engañar a clientes y proveedores y conseguir que ellos terminen despachando mercancía o haciendo pagos de facturas pendientes pero en cuentas bancarias distintas”, explica.

Finalmente, Bautista destaca que también tomó fuerza la estafa por suplantación de sim card, modalidad en la que el criminal aprovecha que la persona dueña de la línea se encuentra de viaje o no puede atender llamadas, llega a las oficinas de compañía telefónica para obtener una sim card nueva a partir de la suplantación del titular.

Luego sincroniza redes sociales y productos financieros vinculados al número telefónico para validar accesos que le permiten generar transferencias no consentidas. “Por esta modalidad fueron reportados 1.385 casos en 2017, con pérdidas que ascienden a los $7.690 millones de pesos”, dice el informe del cibercrimen.

“En el tiempo que tarda darse cuenta la persona, los criminales piden restablecimiento de contraseñas en redes sociales y, como los códigos de verificación llegan a vía mensaje de texto, las personas sufren pérdida de datos personales importantes con los cuales los delincuentes logran robar dinero”, concluye Bautista

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados