Colombia, con vulnerabilidad media entre los emergentes

El equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá presentó sus proyecciones para el 2019, en las que estima un crecimiento del 3% en el PIB.

Camilo Pérez, gerente de investigaciones económicas del Banco de Bogotá.

Camilo Pérez, gerente de investigaciones económicas del Banco de Bogotá.

Cortesía.

POR:
Portafolio
junio 13 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-06-13

Este año, Colombia ha estado expuesta a una gran variedad de situaciones, locales y externas, que no solo han traído volatilidad al mercado, sino que pueden tener impacto en el crecimiento económico. Esto ocurre en todas las economías emergentes, que suelen ser las más afectadas por la coyuntura. Sin embargo, no todas tienen el mismo grado de vulnerabilidad y, en ese escenario, Colombia no es la más preparada, pero tampoco es la que tiene mayor riesgo.

De hecho, aparece en la mitad de la tabla entre 23 países analizados por el equipo de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, teniendo en cuenta variables fiscales, posición externa, PIB e inflación. Mientras que el ‘top 3’ de vulnerabilidad lo conforman Argentina, Sudáfrica y Nicaragua, Colombia ocupa el puesto 12.

(Lea: Fondo noruego saldrá de los bonos de países emergentes

La mejor posición del país está en la variación de las reservas internacionales y en la percepción del riesgo país (medida con los Credit Default Swaps). Sin embargo, la mayor fuente de vulnerabilidad sigue siendo el déficit de cuenta corriente, que está en 4,2% del PIB.

ESCENARIO ACTUAL

Camilo Pérez, Gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, señaló ayer en una presentación que las economías están en medio de varias corrientes que están generando incertidumbre global.

(Lea: Mercados emergentes reducen su dependencia de créditos foráneos

En el contexto externo, señaló que los temas geopolíticos, en particular las luchas por la supremacía entre Estados Unidos y China, no son un tema tan coyuntural, sino que puede darse por un tiempo prolongado.


De hecho, las tensiones entre ambos países se han dado en temas diplomáticos, tecnológicos, entre muchos otros, aunque lo más reciente ha sido la guerra comercial. “La estrategia de los aranceles no ha llevado a nada bueno”, señaló el analista, al explicar que esto ha provocado la disminución de órdenes de exportaciones e impacto en decisiones de producción.

Este efecto en el comercio, sumada a las menores expectativas de los analistas, está haciendo que la desaceleración global se dé más rápido de lo previsto.

Y aunque esto ha aumentado la probabilidad de que los bancos centrales vuelvan a recortar intereses, la realidad es que el panorama no luce tan claro, en la medida en que los aranceles estarían golpeando la inflación mundial en 0,6 puntos porcentuales.

En el caso de la economía colombiana, Pérez señala que la proyección de crecimiento del Banco de Bogotá para este año es de 3% (inferior a la del promedio del mercado). “Así como la desaceleración se produjo de manera gradual en los últimos años, el repunte económico también tomará tiempo”, afirmó.

Dijo además que entre los riesgos al alza está una mejora en la confianza y en el consumo en el país, pero apuntó que algunos elementos que podrían jugar en contra son el recrudecimiento de la guerra comercial, rezago en el sector de la infraestructura y una reducción del gasto público.

En ese mismo escenario, Nelson Vera, vicepresidente de Anif, señaló que la proyección del centro de estudios es del 3,3%, aunque con sesgo a la baja después de lo ocurrido en el primer trimestre, en el que sectores como servicios sociales, agro y, especialmente construcción, tuvieron un desempeño por debajo de lo previsto.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados