Crédito constructor y de vivienda, en la mira

Un análisis muestra que si bien hay un buen desempeño en los préstamos a compradores, la morosidad de los fabricantes va en ascenso. 

Vivienda de interés social

Actualmente no hay restricción de crédito, sino una mejor selección de los deudores, dependiendo del perfil de riesgo y del tipo de proyecto.

El Tiempo

POR:
Portafolio
septiembre 01 de 2019 - 07:51 p.m.
2019-09-01

Desde el año pasado, el sistema financiero ha estado pendiente del impacto que puede tener sobre su actividad la pérdida de impulso que ha mostrado el sector constructor en los últimos trimestres.

Lea: (Entidades financieras, con más ganancias)

Esta situación trae dos historias diferentes, según lo muestra un análisis realizado por la Superintendencia Financiera sobre el comportamiento de los créditos otorgados, tanto a los constructores como a los compradores.

Lea: (Más personas accedieron al sistema financiero en Colombia)

Los resultados fueron presentados el viernes por el superintendente, Jorge Castaño, quien señaló que, en cuanto a los préstamos a los fabricantes de vivienda, a junio se ve una disminución real de 2,13% en los desembolsos, y los saldos también se han reducido (-4,19%, a $12,9 billones), aunque ya se ve un cambio de tendencia.

Lea: (Microempresas: solo 16% pide créditos formales)

Cabe señalar que estos préstamos están dentro del segmento de los créditos comerciales, y su participación es de apenas el 5%.

No obstante, advierte sobre un incremento marcado en la morosidad de los constructores del sector residencial (ya representa el 6,8% del total, muy por encima del promedio de la cartera, que está en 4,6%).

Según Castaño, actualmente “no hay restricción de crédito, sino una mejor selección de los deudores, dependiendo del perfil de riesgo y del tipo de proyecto”.

Según el estudio, los ocho principales establecimientos de crédito tienen una cartera de casi $11 billones en este segmento, que financian más de 2.100 proyectos, el 47% de ellos en Antioquia y Bogotá. En esta muestra, el saldo vencido representa el 4,5% del total, y los casos más críticos están en las ciudades y departamentos intermedios.

Al verlo por segmento socioeconómico, el estrato 4, que concentra el 35% del crédito constructor, es el de mayor deterioro, al punto que por cada 100 pesos prestados, hay 5,6 pesos colgados.

Pero, en el caso de la cartera hipotecaria (el de los compradores de vivienda), los desembolsos siguen creciendo, aunque a menor ritmo, y a junio el saldo bruto de cartera (incluido el FNA) iba en $72,6 billones. Aquí, la morosidad se mantiene en el 3,2%.

En ambos casos, el Superfinanciero advierte que se ha hecho poco uso de los instrumentos que existen para que los deudores en problemas (personas naturales o empresas) puedan modificar sus obligaciones (en plazos o tasas) para que puedan seguir pagando sin las implicaciones de una reestructuración.

De hecho, datos del supervisor señalan que a junio se habían normalizado $1,48 billones de la cartera de construcción y actividades anexas, de los cuales $610.000 millones fueron por modificación y $873.000 millones fueron reestructurados.

Y en los créditos hipotecarios, la normalización a junio asciende a $1,4 billones, que en su mayoría son reestructuraciones.

Por lo pronto, se espera que, con las actuales tasas de interés, más claridad en las políticas de vivienda y la posibilidad de que la banca tradicional pueda ampliar el porcentaje a prestar en leasing, mejore la dinámica.

CARTERA TOTAL YA SUPERA LOS 481 BILLONES DE PESOS

Al cierre del primer semestre de este año, las personas naturales y las empresas del país le debían a los establecimientos de crédito (incluyendo al Fondo Nacional del Ahorro) un total de $481,7 billones.

Los datos, revelados por la Superintendencia Financiera, muestran un incremento real anual de 3,66% (7,2% nominal).

A su vez, la cartera vencida cayó 2,06% real anual, hasta los $22,4 billones, con lo cual por cada $100 prestados, en estos momentos hay $4,6 que están en mora.

Los préstamos comerciales, que son mayoría en el sector, terminaron el semestre en $252,7 billones, tras un crecimiento real anual de 0,46%. Los más dinámicos son los de consumo, los cuales presentaron un aumento de 8,14%, a $143 billones. En contraste, el único segmento que, en términos reales, aún no levanta cabeza son los microcréditos.

luicon@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados