Colombianos inician su vida crediticia con préstamos de bajo monto

Según Datacrédito Experian, casi la mitad de las nuevas operaciones de crédito tuvieron un valor inferior a un salario mínimo.

Préstamos ya aprobados pueden aspirar a subsidio

Siete de cada 10 operaciones nuevas de créditos son hechas por personas de los estratos 1, 2 y 3.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
enero 16 de 2019 - 09:38 p.m.
2019-01-16

Tomar un plan de servicios de telecomunicaciones, adquirir algún producto financiado por el comercio y los préstamos bancarios de bajo monto, son la puerta de entrada al crédito para muchas personas.

Así lo señala un estudio realizado por Datacrédito Experian, en el cual se analiza cuál fue la primera operación crediticia que realizaron los nuevos usuarios entre 2009 y 2015, para luego revisar qué pasó con el acceso a crédito de esas personas.

Según los datos de la compañía, el 46 por ciento de los nuevos créditos tomados tenía un valor inferior a un salario mínimo. Es más, una de cada cuatro operaciones era de medio salario mínimo o menos, dice el informe.

(Lea: El proyecto de ley que lo ayudaría a sufrir menos con Datacrédito

Santiago Rodríguez Raga, PhD y profesor en la Universidad de los Andes, explica que este hallazgo es relevante, pues el financiamiento de bajo monto se convierte en la forma en que la gran mayoría de colombianos empiezan a construir su historial crediticio.

Esto tiene que ver con que el producto que generalmente se convierte en el primer acceso para los usuarios es un plan pospago de telefonía celular o de telecomunicaciones para el hogar, operaciones que representan en valor menos del 20% de un salario mínimo. De hecho, las telcos son el punto de entrada en el 35 por ciento de los casos.

(Lea: ¿Es necesario tener vida crediticia para solicitar un crédito de vivienda?

En segundo lugar están las operaciones de crédito con el sector real (financiamiento de proveedores, esquemas de venta directa, entre otros), con el 31 por ciento.

Como se sabe, hay comercios que financian directamente la adquisición de bienes, o muchas empresas unipersonales se financian con proveedores, lo que también cabe en esta categoría.

Incluso, estudios anteriores de Datacrédito Experian han señalado que los esquemas de ventas por catálogo se han convertido en una fuente de ingreso para muchas personas.
Entre tanto, el 27,9 por ciento de las nuevas operaciones de crédito se hizo con el sector financiero, y un 5,7 por ciento comenzó con un crédito del sector cooperativo.

(Lea: Celulares, el primer paso para construir la historia crediticia

Y aunque es cierto que las personas generalmente empiezan a construir su vida crediticia antes de los 25 años, la realidad es que hay una proporción importante de personas de mayor edad que entran al financiamiento formal.

Las cifras del reporte muestran que casi el 30 por ciento de quienes accedieron por primera vez al crédito tienen edades superiores a los 36 años, también con planes de telecomunicaciones o financiamiento del sector real.

Por otra parte, el documento presentado ayer señala que el 75 por ciento de los accesos ‘primerizos’ al crédito se dieron en los estratos 1, 2 y 3, lo que, a juicio de Datacrédito, cobra especial importancia, pues son personas que están empezando un historial crediticio que, con el tiempo, les ayudará a mejorar su bienestar económico.

Según Rodríguez, es justamente el historial crediticio lo que ha ganado terreno como una buena garantía a la hora de prestar. “Antes, las garantías eran otro tipo de cosas, como los bienes, un codeudor o un fiador, pero ahora, la información sobre cómo es el comportamiento crediticio de las personas es la mejor carta de presentación”, dice.

Si esto se logra, las personas logran profundizar su acceso a financiamiento con mayores montos, menores costos y condiciones más favorables.

De hecho, el reporte de Datacrédito señala que, en la medida en que las personas van ampliando su capacidad de tomar préstamos, el sector financiero gana más terreno comparado con las firmas de telecomunicaciones y el sector real.

Esto, si se tiene en cuenta que muchos productos bancarios como las tarjetas de crédito, los préstamos de libre inversión o para la compra de bienes como carros y vivienda, se obtienen más fácil en la medida que las entidades puedan tener mayor información de los deudores, y que éstos van mejorando sus condiciones de vida y de ingresos.

“Un buen historial crediticio se construye con la adquisición de créditos coherentes con la capacidad de pago de la persona, así como del cumplimiento de las correspondientes cuotas”, puntualiza el documento.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados