Hurto en transporte público, un delito que se expande en las ciudades

Bogotá, Barranquilla y Cali, las más afectadas.

Buses

Hoy hay en operación siete Sistemas Integrados de Transporte Masivo en el país, en zonas de más de 600.000 habitantes.

POR:
Portafolio
junio 25 de 2019 - 04:09 p.m.
2019-06-25

Con la amenaza de tener un revólver o un cuchillo apuntando a la cabeza del conductor, mientras otra persona, también armada, amedrenta a los pasajeros, el pánico en las ciudades de la costa Caribe por los asaltos en buses viene en aumento, mientras en otras, como Medellín y Bucaramanga, este delito está siendo controlado por las autoridades.

(Lea: Cada vez menos ciudadanos usan el transporte público)

De hecho, en los primeros meses del año hay casos que preocupan a la ciudadanía, como el de la niña de 3 años que falleció el pasado 23 de marzo en Barranquilla por el disparo de un presunto delincuente en medio de un atraco a un vehículo de transporte público, cuando uno de los pasajeros se opuso al hurto.

(Lea: Nuevas troncales de Transmilenio beneficiarán más a estratos bajos)

De acuerdo con los registros de la Policía Nacional, en el primer trimestre del año van 450 denuncias por este tipo de robo en el transporte público en seis ciudades (Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Medellín, Cali y Bucaramanga).

Esto significa que hay un aumento frente al mismo periodo de 2018, cuando se presentaron 398 casos. El hurto en buses con elementos cortopunzantes o armas de fuego dejó el año pasado 2.404 reportes, según las autoridades.

En Bogotá, según datos de la Policía, se reportan entre enero y febrero 2.898 hurtos en buses alimentadores y en las troncales y en las estaciones de Transmilenio, para un aumento de entre 35 y 39,3 por ciento frente al mismo periodo de 2018.

Ciudades más afectadas Las denuncias de asaltos en estos servicios de transporte son cotidianas; solo en Barranquilla y su área metropolitana habría 15 buses atracados a diario, de acuerdo con la denuncia de Geovanny Ramos, presidente ejecutivo de Analtra.

En la capital del Magdalena, este año van 21 asaltos en buses, seis más en comparación con los que se contaban para la misma fecha del año pasado, el cual culminó con 69 atracos al sistema de transporte público de la ciudad. El temor está generalizado tanto en conductores como en pasajeros; incluso, Erwin Padilla, quien maneja buseta desde hace 25 años, manifiesta que nunca antes había sido tan peligroso su oficio como lo es en la actualidad.

"Trabajamos con miedo, especialmente cuando cumplimos las denominadas rutas rojas, que son donde estos delincuentes aprovechan por ser zonas despejadas", dice Padilla.

El coronel Gustavo Vásquez, comandante (e) de la Policía en Santa Marta, asegura que las autoridades ya tienen identificadas las zonas en las que se ubican los delincuentes en la capital de Magdalena: Don Jaca, La Paz, La Lucha, María Eugenia, La 30 y Taganga.

Reducción de atracos John, con 20 años como conductor de bus, dice haber sido víctima de tres atracos. El último sucedió el pasado 1.° de septiembre, en el centro de Medellín, cuando dos jóvenes ingresaron al automotor para luego despojar de sus pertenencias tanto a él como a los pasajeros. A él le quitaron 225.000 pesos y a una mujer que iba de pasajera la despojaron de 2 millones de pesos, joyas y celular.

Este hurto quedó registrado en video y una semana después fue capturado alias Pinky, uno de los atracadores. El otro, alias Carlitos, es buscado por las autoridades. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad de Medellín, con corte al 21 de marzo, solo se han denunciado seis casos, lo que representa una reducción del 68,4 por ciento frente al mismo periodo del 2018.

Cifras de la Policía en Bucaramanga y su área metropolitana indican que, en lo que va del año, se han registrado ocho casos de hurto a buses, sin personas fallecidas, donde se han capturado 40 personas. En el 2018, para la misma fecha, se registraron 32 casos de robos dentro de los automotores, es decir, 24 más que este año, lo que significa una reducción del 75 por ciento.

En Cali, Metrocali y la Policía informaron que entre enero y marzo de 2019 se reportaron 115 robos a personas en el sistema MIO (no solo en buses articulados, también en alimentadores, terminales y estaciones de la ciudad).

En los primeros tres meses del 2018 se contabilizaron 106 robos a personas en el sistema MIO; un aumento del 8 por ciento. Según Metrocali y las mismas autoridades, solo en marzo, los hurtos a usuarios del MIO disminuyeron un 47 por ciento, teniendo en cuenta que en este mes se registraron 17 asaltos a ciudadanos frente a 32 en el mismo mes del 2018.

En cuanto a robos de elementos que son parte de la infraestructura de estaciones y terminales, así como elementos de buses del MIO, catalogados como hurtos al sistema, Metrocali informó que entre enero y marzo de este 2019 hubo 23 casos y entre enero y marzo del año pasado, la cifra fue de 18, un aumento del 28 por ciento.

CÁMARAS, CLAVES EN CONTROLES
Una de las estrategias que las autoridades en la costa Caribe han utilizado para combatir los asaltos a buses es la instalación de tecnología que permita vigilar los vehículos. En Barranquilla, por ejemplo, el secretario del Interior del Atlántico, Guillermo Polo, anunció que en 1.300 buses se instalaron botones de pánico. En lo que va de este año, las autoridades han capturado a 57 personas por este delito.

En Santa Marta se optó, en cambio, por el uso de cámaras de vigilancia dentro de los buses y el aumento de operativos. Desde el 2018 hasta hoy las capturas de personas dedicadas a estos hurtos va en 95. Cartagena registró el año pasado 15 denuncias por asaltos a transporte público y en los que va del 2019 ya hay cuatro denuncias.

Otra de las zonas del país que ha vivido con dureza el hurto en buses es Medellín, donde a mediados del 2018 las acciones violentas ocasionaron la muerte de un conductor y dos vehículos fueron incinerados.

EN BOGOTÁ, 16 % DE HURTOS OCURREN EN EL TRANSPORTE
El transporte público en general, y TransMilenio en particular, incluidos 100 metros a la redonda de sus estaciones, es el escenario en el que los bogotanos están más expuestos al hurto a personas con armas y sin armas.

Así lo estableció el programa Bogotá Cómo Vamos (BCV) al evaluar las cifras oficiales del 2018 entregadas por la Secretaría de Seguridad Convivencia y Justicia. De 104.514 casos denunciados el año pasado, 16.381 ocurrieron en el transporte público, es decir, el 16 por ciento de los hurtos que se cometieron en la ciudad.

De esa cifra,15.142 fueron en el sistema TransMilenio (incluidos buses alimentadores, troncales y estaciones) y 1.239 en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). El año pasado también se reportaron 26.865 hurtos en 100 metros alrededor de las estaciones de TransMilenio.

Esto indica que entre los episodios ocurridos dentro del sistema y los del entorno hay 42.007 (38,3 %) de los 104.514. El análisis de BCV muestra que en el transporte público de Bogotá se cometen en promedio 44 hurtos a personas al día y 1.365 al mes. En el SITP se reportan 103 mensuales.

En el análisis sobre los hurtos ocurridos 100 metros alrededor de las estaciones se destacan como los sitios más frecuentes las troncales de la autopista Norte (3.868), la Caracas (3.838) y las Américas (2.985), con el 40 por ciento. En la Autonorte se multiplicaron por seis los casos desde el 2016, cuando solo fueron 639. Según BCV, en dos de cada tres hurtos en el transporte no se utilizaron armas, pero hay diferencias entre TransMilenio y el SITP.

De los 1.239 casos que se registraron en el SITP hubo armas corto punzantes en el 35 por ciento y arma de fuego en el 5 por ciento.

En TransMilenio estos porcentajes bajan a 21 y 3 por ciento, respectivamente. Además, en el día el 84 por ciento de los hurtos se cometió sin armas y en la noche, el 62 por ciento. Un asunto sobre el que hay que llamar la atención es que por cambios de metodología en el mecanismo de denuncia y en la forma de registro de estas no es posible comparar las cifras con el 2017, pero este año ya se pueden comparar frente a los del año pasado.

Cifras de la Policía muestran que los hurtos en buses alimentadores, troncales y en estaciones de TransMilenio se incrementaronentreun35yun 39,3porciento comparados enero y febrero del 2018 y el 2019.

Los hurtos en los buses rojos pasaron de 676 a 938 (262 casos más), en los alimentadores de 402 a 560(158 casos más) y en las estaciones de 1.037 a 1.400 (363 casos más).En donde más han subido los casos es en los alimentadores, conun39,3 por ciento; seguido de los buses rojos (troncales, con un 38,8 por ciento), y de lasestaciones,conun35porciento de los robos.

Corresponsales en Caribe, Medellín, Bucaramanga y Cali
EL TIEMPO
@ColombiaET

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados