Gobierno es optimista frente a la economía del país

Ministerio de Hacienda presentó el Marco Fiscal del Mediano Plazo, que traza el rumbo macroeconómico de Colombia bajo cuatro premisas fundamentales.

Luis Alberto Rodríguez

Luis Alberto Rodríguez, Viceministro Técnico de Hacienda, durante la presentación del Marco Fiscal de Mediano Plazo.

Particular

POR:
Portafolio
junio 13 de 2019 - 10:58 a.m.
2019-06-13

Cuatro mensajes principales entregó el Ministerio de Hacienda durante la presentación del Marco Fiscal de Mediano Plazo 2019, un documento de más de 400 páginas que en 13 capítulos y 17 recuadros aborda el escenario macroeconómico y fiscal que proyecta el Gobierno para el futuro del país.

(BID recomienda reglas flexibles para más inversión)

Durante la exposición del documento, Luis Alberto Rodríguez, Viceministro Técnico de Hacienda, señaló que los detalles más sobresalientes se encuentran en la apuesta del Gobierno para el crecimiento económico; un panorama fiscal despejado; la mejora de la eficiencia y la focalización del gasto protegiendo la inversión pública; y la Ley de Financiamiento, la factura electrónica y la estabilización de los ingresos tributarios.

Según Rodríguez, el optimismo se mantiene frente al crecimiento del país, un número que está en línea con lo que han estimado entidades como el Fondo Monetario Internacional (3,5%), el Banco de la República (3,6), la OCDE (3,5%), entre otros.

“Si uno compara lo que están pronosticando los analistas y las proyecciones internacionales, Colombia está en un proceso de reactivación económica que comparado con los países de la región nos permite ser optimistas”, dijo.

En se sentido, el Viceministro señaló que la expectativa se sustenta, entre otras cosas, a que el índice de confianza comercial tuvo el nivel más alto desde 2006 y que el índice de confianza al consumidor va en recuperación. “Creemos que la inversión va saltar a consolidarse en el terreno positivo que vimos en el 2018. Eso se traduce en inversión, que nos llevará al crecimiento”, precisó.

El funcionario resaltó que la Ley de Financiamiento conlleva a un crecimiento adicional de 3,4 puntos porcentuales en la inversión por año, que ya está teniendo efectos en los flujos de Inversión Extranjera Directa. “Por ejemplo, en lo que va del 2019 en el sector manufacturero creció 300%”, indicó.

Asimismo, Rodríguez aseguró que esperan que con las medidas de la Ley de Financiamiento el crecimiento económico de mediano plazo será de 4%. “Si Colombia se embarca en el mediano plazo en una senda de crecimiento de 5% durante 10 años, el PIB per cápita se duplicará”, anotó.

Además, afirmó que la economía colombiana se encuentra preparada para enfrentar los choques externos y que estima que el déficit de cuenta corriente se cerrará por la recomposición de la inversión privada.

En ese orden de ideas, señaló que entre las cosas buenas que le pueden pasar a Colombia están unas mejores condiciones económicas y políticas en Venezuela, un mayor impacto sobre la inversión y competitividad de la ley de financiamiento y la resolución del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Por otro lado, precisó que podría haber impactos por un menor crecimiento global como consecuencia de la desaceleración en China, EE.UU. y Europa, una mayor volatilidad global que impacte la tasa de cambio y presiones inflacionarias imprevistas.

En todo caso, el Viceministro recalcó que el panorama fiscal está despejado. Por un lado, dijo que la factura electrónica generará recaudo adicional gracias a la reducción de la evasión y al fortalecimiento y modernización de la DIAN.

Y por otro, indicó que el país necesita hacer otro tipo de reformas, “no solamente aumentar las cargas tributarias a las empresas”. Al respecto, Rodríguez dijo, por ejemplo, una estrategia de ajuste de reducción del gasto y aumentar su eficiencia, que pueden permitir ahorros entre 2019 y 2030 por cerca de 3,5% del PIB.

Sobre este aspecto, precisó que con la focalización del gasto público se podrían estar ahorrando 1,5% del PIB, con la sustitución de pasivos del alto costo, habría ahorro de 1,1% del PIB, y con la modernización y eficiencia de la administración pública, 0,7% del PIB.

Rodríguez puntualizó que si bien la regla fiscal permitió la flexibilidad del déficit fiscal, este será al cerrar el 2019 de -2,4%. “Nosotros creemos que es posible por la generación de ahorros”, recalcó y a tiempo añadió que esto quiere decir que habrá el superávit primario más alto desde 2008 y el primero desde 2012.

“El nivel de deuda se estabilizará en el mediano plazo y alcanzará niveles observados antes del choque de los precios del petróleo”, concluyó el Viceministro.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados