Mercado, con cautela ante un posible contagio de las protestas

Inversionistas ven con temor que pueda replicarse la situación de otros países de la región, lo que ha golpeado al peso, las acciones, entre otros.

Bolsa de Valores de Colombia

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
noviembre 18 de 2019 - 10:05 p.m.
2019-11-18

Los inversionistas, tanto nacionales como internacionales, tienen aún recientes las imágenes que se han visto en las últimas semanas en países del vecindario como Ecuador, Chile o Bolivia, por lo que sus movimientos en el mercado local durante esta semana y la anterior están marcados por la cautela y el temor.

(Lea: Las protestas comienzan a golpear la debilitada economía de la región)

Esto se ha visto reflejado en algunos de los indicadores del país. Entre estos, uno de ellos sin duda ha sido la cotización frente al dólar estadounidense, pues contrario a la calma con la que operó durante las últimas semanas, en estos días ha presentado cierta volatilidad.

(Lea: Las medidas del Gobierno para el paro, incluido el toque de queda)

El peso colombiano inició noviembre con un precio de $3.383,29, mientras que la sesión de ayer terminó con un promedio de $3.447,74, una devaluación de $64,45 frente a la divisa estadounidense o, lo que es lo mismo, casi 2%. Cabe decir que gran parte de este movimiento se dio el jueves, cuando el mercado empezó a acusar el golpe.

Las acciones en el país también han respondido de forma negativa. Al tomar en cuenta el índice Colcap de la Bolsa de Valores de Colombia, este ha caído un 1,2% en este mes.

Aunque ligeramente, el riesgo país de Colombia también ha mostrado una tendencia negativa, y durante el mes se ha incrementado 10 puntos básicos (frente al dado del viernes), mientras que la tasa de interés de los bonos públicos ha subido, de 5,14% a 5,43% que registró ayer, lo que indica que, ante el mayor riesgo, Colombia le tiene que reconocer a los inversionistas un mayor retorno.

“Lo que realmente se ve en este sentido es que se percibe un riesgo sistémico en Latinoamérica, y los inversionistas extranjeros clasifican a todos los países dentro del mismo grupo, y eso es lo que está marcando los cambios en el dólar, por ejemplo, que aunque no son comparables con otros países, muestran que se han recortado las posiciones”, apunta Juan David Ballén, director de investigaciones económicas de Casa de Bolsa.

Y aunque los analistas afirman que no todos los inversionistas tienen temor frente a lo que pueda pasar, la cautela sí que se ha establecido en las operaciones del mercado a la espera de lo que pueda ocurrir con el paro del jueves.

“Más que con temor, diría que el mercado se está tomando la situación con cautela. Por supuesto que se ve preocupación, y eso se ha visto reflejado diría que en al menos el 50% de la devaluación de la semana pasada, el comportamiento de los TES o, por ejemplo, el bajo volumen que estamos viendo en las operaciones con acciones locales.

Eso sí, yo diría que también hay un sentimiento de que no va a pasar nada que golpee la economía. En definitiva, los inversionistas en estos momentos están a la espera de ver qué pase el día 21 para, con esa información, tomar sus decisiones”, afirma Orlando Santiago, gerente de Fénix Valor.

No obstante, como agrega el experto, “el dato que salió la semana pasada del PIB, sumado a los buenos resultados que han mostrado las empresas del país, está sirviendo de alguna manera como contrapeso a este nerviosismo que hay en el mercado”, dijo Santiago.

Otro de los comentarios de los analistas es que, de momento, la mayor fuente de preocupación viene más desde el interior que desde los capitales extranjeros. “El temor a que se pueda dar algo similar ha sido mucho más interno que externo, puesto que aquí se hace un seguimiento más integral de todas las informaciones. Por ejemplo, muchos hacen el análisis de que estos problemas de orden público pueden generar un retraso o mayores problemas para que el Gobierno tramite algunas de las reformas clave que se necesitan, lo que sumado al poco capital político actual, impulsa los temores”, apunta David Ballén.

¿SIMILITUDES?

Aunque durante las últimas semanas muchos inversionistas preguntan a los expertos sobre qué se espera, los analistas han repetido que las diferencias entre Colombia y el resto de los países en los que han estallado las fuertes protestas sociales son más que los parecidos entre ellos.

“La mayoría de llamadas de los inversionistas son para saber qué tan probable es que pase algo similar, pero creo que la situación es diferente. En Bolivia y Ecuador ha sido típico que la población ‘saque’ presidentes. Mientras, en Chile, es una protesta de la clase media, con pensionados, estudiantes o trabajadores, y no un problema de la población de ingresos bajos. Y hay otras diferencias como que ese es un país con empleo mucho más formal (75%) y la inmigración genera un impacto negativo. Además, el PIB viene subiendo, mientras que el de ellos es el menor en años, y tiene una población envejecida. Algo similar no se puede descartar, pero las condiciones no son las mismas”, apunta Daniel Velandia, director de estudios económicos de Credicorp Capital.

Siga bajando para encontrar más contenido