¿Por qué el Fenómeno de El Niño no trajo afanes eléctricos?

Cinco factores permiten prever que el país no tendrá sobresaltos a la hora del abastecimiento eléctrico.

Embalses

El nivel de los embalses está cercano al 75 %.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
febrero 09 de 2019 - 12:47 p.m.
2019-02-09

En el fenómeno del Niño pasado, entre finales del 2015 y los primeros cuatro meses del 2016, la tormenta perfecta –como llamaron varios expertos a la mezcla entre la caída en el tope de remuneración de la energía (precio de escasez), las restricciones de gas para generar electricidad, un nivel de embalses que inicio en cerca del 60 por ciento y los incidentes en las centrales eléctricas de Guatapé y Zona Franca Celsia– llevó a XM, operador del mercado eléctrico, a recomendarle al país un racionamiento del 5 por ciento de la demanda, durante casi mes y medio.

Dicho riesgo se logró conjurar con medidas de emergencia, entre ellas una campaña de ahorro, pero el país aprendió la lección de haber pasado raspando dicho examen.

Hoy, tres años después, cuando ya se presenta en firme un nuevo fenómeno del Niño, las condiciones son diferentes y el país, según los agentes del sector, podrá sortear esta prueba sin mayores sobresaltos, aunque, como en todos las sequías, la energía en bolsa se encarecerá y afectará a quienes representan el 20 por ciento de la demanda, que no tiene contratos de suministro de largo plazo, entre ellos a los usuarios de Electricaribe.

(Lea: Más de $50.000 millones costaría mitigar ‘El Niño’

El director de la Asociación Colombiana de Empresas Generadores (Andeg), Alejandro Castañeda, señala que para el cierre de año, de la energía consumida por los usuarios, el 16 por ciento fue producto de la generación térmica (10.486 gigavatios hora) y 83 por ciento fue hidráulica, lo cual indica que el uso de las plantas térmicas fue moderado y estas mantuvieron su operación gracias a los aportes del cargo por confiabilidad. Castañeda agrega que el sector está llamado a respaldar el sistema a medida que baja el nivel de los embalses.

Aquí, los 5 factores que permiten prever que el país no tendrá sobresaltos a la hora del abastecimiento eléctrico en los próximos meses.

(Lea: Térmicas, listas para enfrentar a ‘El Niño’

EMBALSES EN BUEN NIVEL

Según la firma XM, que administra el mercado eléctrico, al corte del 8 de febrero el nivel promedio de los embalses es poco más del 50%.

“Hasta 2016 tuvimos años de extrema sequía, pero los últimos 24 meses se han caracterizado por lluvias y alta hidrología, lo cual respalda y garantiza el suministro de energía en el país”, asegura Castañeda.

REGULACIÓN CORREGIDA

Cuando bajó el precio del petróleo hace tres años, el precio tope para remunerar cada kilovatio bajó y no cubría los costos de generación de las plantas térmicas, que absorbieron fuertes pérdidas e incluso una se declaró indisponible para no seguir perdiendo dinero.

Para el gremio, el hecho de haber corregido esa distorsión regulatoria lleva a que las plantas térmicas tengan los incentivos adecuados para producir y entregar energía al sistema interconectado cuando sean llamadas para esto.

GAS IMPORTADO, GRAN AYUDA

La operación permanente de la planta de regasificación de Cartagena, cuyo suministro va directo a varias centrales térmicas de la costa Atlántica, ha mostrado sus ventajas para la confiabilidad, principalmente en ese mercado, cuando en el 2018 el derribamiento de unas torres llevó a generar de manera local la energía para la región.

Aunque en su momento hubo alguna presión porque la situación fue inesperada y el cargamento de gas licuado estaba programado para semanas posteriores, este combustible para generación llegó.

De acuerdo con Orlando Cabrales Segovia, presidente de Naturgás, la terminal será fundamental para enfrentar el Niño, porque permitiría un ahorro en los costos de la energía de más de 350 millones de dólares al sustituir el diésel, que genera mayor presión al alza de los precios.

PLANTAS SIN CONTINGENCIAS

Si bien el retraso en la entrada de Hidroituango (iniciaba generación en diciembre) tendrá un impacto en la generación, este es en la energía que se requiere para dentro de tres años. En el Niño 2018-2019, el parque generador no tiene ninguna contingencia y está disponible, incluso se fortaleció recientemente con el inicio de operación del proyecto Termonorte, en Santa Marta.

Hace tres años, la salida de operación de la central de Guatapé generó un alto riesgo, pues solo esa central representa el 25 por ciento de la capacidad de generación hidráulica del país.

MANTENIMIENTO DE PLANTAS

Alejandro Castañeda, presidente de Andeg, señala que la mayor utilización del agua para generar energía en los últimos años permitió planear los mantenimientos de las plantas térmicas, ya que el uso de estas ha sido del 15 por ciento en los últimos dos años.

Antes del Niño del 2015-2016, el parque térmico de generación venía de tres años de utilización de entre el 30 y el 35 por ciento.

MINMINAS PIDE NO CANTAR VICTORIA

Si bien el parque térmico está listo para apoyar la demanda de energía durante el fenómeno del Niño, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, señala que no hay que cantar victoria antes de tiempo, ya que eso se sabrá cuando haya pasado el fenómeno climático.

Por ello, el Gobierno volvió a lanzar una nueva campaña de ahorro voluntario de energía, señalando pautas como que el uso del aire acondicionado a 22 grados y no a 18 grados genera un ahorro del 45 por ciento, mientras que si se evita que un electrodoméstico esté expuesto al sol, eso puede traer un ahorro hasta del 60 por ciento.


ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados