Bajo cuatro pilares construye la reforma pensional el Gobierno

En el marco del congreso de Asofondos, el ministro de Hacienda se refirió a las políticas que plantea el Gobierno al respecto.

Alberto Carrasquilla

Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, en el marco del congreso de Asofondos

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 05 de 2019 - 08:43 a.m.
2019-04-05

En el marco del congreso de Asofondos, que se realiza en Cartagena, el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dio a conocer los pilares bajo los cuales está trabajando el Gobierno para construir una reforma pensional en el país.

(Lea: Manual sobre cómo tener una buena pensión en Colombia)

De acuerdo con Carrasquilla, si bien el 20 por ciento de la población que tiene acceso a la pensión ha sido el eje de la discusión tradicionalmente y lo continuará siendo, la “enorme” falta de cobertura y la manera en la que se puede mejorar será el tema principal de la agenda del Gobierno de Iván Duque.

(Lea: Reforma pensional: no habría consenso, pero requiere acuerdos básicos)

Al respecto, el jefe de la cartera de Hacienda señaló que, a medida que la población va envejeciendo y se entra a edad de jubilación, la incidencia de la pobreza empieza a subir. “Las tasas de pobreza son inferiores al 10 por ciento de la población cuando están en unos 50 años y sube por encima del 25 por ciento cuando las personas superan los 70 años”, indicó.

(Lea: ¿Qué son los multifondos y por qué son importantes?)

“Para aliviar un poco la situación existe un subsidio puro de 76.000 pesos, que se les transfiere de manera directa a una población que jamás ha ahorrado. Son unos 2,6 millones de personas las que nunca han ahorrado y que están creciendo”, señaló.

Por otro lado, el funcionario se refirió al bloque de personas que han ahorrado pero que el monto no alcanza a ser equivalente a un salario mínimo mensual. En este caso, Carrasquilla destacó los beneficios económicos periódicos (BEPS) que están atados a un aporte que hace el Estado para construir un capital de renta de cobertura, en población en edad de jubilación.

Así las cosas, según Carrasquilla, el panorama del país se divide en un 34 por ciento de la población que no ahorrado nada, un 46 que ahorró pero que no le alcanza para la pensión y un 20 por ciento que alcanzó la jubilación.



En ese sentido, aseguró que para ese 34 por ciento que no ahorrado nada el Gobierno está empezando a trabajar en estrategias para fomentar los mecanismos de ahorro en personas que se concentran principalmente en la economía informal.

“El gasto público que se hace en materia pensional es un desafío adicional que tenemos”, dijo el Ministro, quien anotó que desde el punto de vista distributivo el de pensiones es el segundo gasto más grande del Gobierno, solo por detrás de la educación.

“Tenemos un equilibrio en el cual hemos tomado la decisión de subsidiar muy fuerte las pensiones y, mientras tanto, tenemos descubierto otros temas relacionadas con la vejez. Es razonable pensar que tenemos que hacer un cambio, porque este ritmo es absolutamente insostenible”, anotó.

Con base en esa premisa, Carrasquilla sostuvo que el Gobierno enfatizó sobre cuatro puntos para aumentar la cobertura en la vejez y que están consignados en el plan de desarrollo.

El primero tiene que ver con el régimen de inversiones de las pensiones voluntarias, pues este resulta mucho más restrictivo e ineficiente que el esquema aplicable
a los fondos de pensiones obligatorias.

"Esta limitación impide que los colombianos que ahorran en los fondos de pensiones voluntarias tengan rendimientos más altos y no permite que las inversiones puedan ajustarse al perfil de riesgo de cada afiliado", explica.


El segundo se concentra en eliminar la posibilidad de tener dos pensiones al mismo tiempo, pues de esta manera se eliminan las inequidades y se pueden destinar mayores recursos que logren la cobertura de los más vulnerables.

El tercero busca atacar el reconocimiento irregular de mesadas y finalmente impulsar la promoción de los beneficios económicos periódicos.

Frente a este último aspecto, Carrasquilla puntualizó en que los BEPS dejarían de ser optativos para quienes no alcanzan el ahorro. “La persona también podría retractarse de destinar sus ahorros a BEPS. Si decide hacerlo, perdería el beneficio del 20% que le otorga el gobierno y no tendría el alivio de recibir un ingreso garantizado y vitalicio en su vejez".

Finalmente, precisó que el Gobierno está comprometido con la realización de una reforma pensional, por lo que, con el propósito de cumplir con esta labor y para tener una visión comprensiva y completa de todos los actores involucrados en el sistema
pensional, creó la Comisión de Reforma de Protección a la Vejez.

"En este espacio el Gobierno recogerá los puntos de vista, las preocupaciones
y propuestas que tienen los sindicatos, los pensionados, los gremios, los centros
de investigación, la academia, las entidades multilaterales, jueces y partidos
políticos", dijo.


Y añadió que con esa diversidad de visiones, se llevaría a final de año una iniciativa ante el Congreso.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados