Crecimiento de EE. UU., el más largo en su historia

En julio superará los 120 meses de avance sin interrupciones en su PIB del actual récord, gracias a la deuda y las políticas expansivas.

Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, resalta su aporte a la economía.

AFP/Jim Watson

POR:
Portafolio
junio 17 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-06-17

En los últimos meses, la sombra de la desaceleración económica, e incluso de una posible recesión, viene planeando sobre Estados Unidos. Sin embargo, ocurra o no, la principal potencia mundial está a punto de lograr la mayor expansión en su PIB de la historia.

Desde julio, la economía de EE. UU. logrará un periodo ininterrumpido de crecimiento económico de 121 meses, lo que le permitirá rebasar el anterior récord, establecido en 120 meses.

“Esta es la expansión económica más larga en la historia de los Estados Unidos. Este periodo ha superado la logró registrar la administración Clinton de 1992 a 2000”, explica Edward Stuart, profesor emérito de economía de la Universidad Northeastern Illinois.

(Lea: Conflicto entre EE.UU. e Irán llega a su máxima tensión

De momento, parece que el récord seguirá incrementándose, pues aunque se ha previsto que la economía se está desacelerando, no se proyecta corto plazo un crecimiento negativo.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el avance del PIB cerraría este año con un alza de 2,3%, el cual bajaría a 1,9% en 2020, 1,8% en 2021, y se mantendría en 1,6% hasta el 2024.

Entre las razones que han hecho posible esta expansión se encuentran, como apunta Stuart, “las medidas de la Fed en la búsqueda de una política orientada hacia el crecimiento, especialmente la expansión monetaria continua y la flexibilización cuantitativa. Además, el paquete de estímulo de Obama para poner fin a la última recesión. Y finalmente, la actual reducción de impuestos de Trump, sumado a un aumento del gasto militar”.

(Lea: Cae clima de negocios en EE. UU.

Por su parte, Gayle Allard, economista del IE Business School, dijo que hay varios motivos. “Por un lado, la recesión del 2008 fue muy profunda, por lo que se tarda más tiempo en sobrecalentarse de una crisis así. Eso es matemático. Por el lado de la política, estamos ante una economía donde la política fiscal y monetaria han sido muy expansivas, y lo siguen siendo”.

La economía de EE. UU., además del crecimiento, registra hoy en día una baja inflación, junto con una tasa de desempleo que está entre las menores de su historia. Sin embargo, a pesar del avance, también hay un lado negativo. “Está marcada por altos niveles de deuda en vez de crecimiento de la productividad. Y los salarios apenas han crecido”, explica Allard.

Stuart, por su lado, indica que “la expansión económica actual no ha hecho mucho para los trabajadores y la mitad inferior de la población. Los salarios están estancados y el empleo ha crecido sobre todo en empleos de medio tiempo y temporales, lo que yo llamo ‘Uber-jobs”, mientras que agrega que “muchos economistas, incluyéndome a mí, ven una recesión próxima provocada por las políticas de guerra comercial de la administración actual”.

Por último, Richard Wolff, profesor emérito de economía de la Universidad de Massachusetts, resalta los efectos negativos. “El resultado ha sido una larga expansión, pero de un capitalismo ya desequilibrado profunda y peligrosamente, al contrario de lo que pasó tras la crisis de 1929. Los salarios estancados y los niveles excesivos de deuda han sido el principal aspecto que ha impulsado la oleada de populismo”.

Es por esto que, aunque no se espere una recesión en el corto plazo, lo que ocurra durante las próximas semanas en cuanto a la guerra comercial podría adelantar o empeorar esas perspectivas negativas.

Rubén López Pérez

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados