Los retos del nuevo gobierno de Guatemala

Pese al descenso de la criminalidad, miles de guatemaltecos buscan alcanzar el ‘sueño americano'.

Guatemala

Generar empleo y mejorar las condiciones de seguridad, serán claves para el nuevo mandatario.

EFE

POR:
Portafolio
agosto 16 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-08-16

Combatir la pobreza, que afecta a más de la mitad de la población, la violencia y la migración serán los principales retos de Alejandro Giammattei, quien el domingo pasado fue elegido como nuevo presidente de Guatemala para el periodo 2020-2024.

El país, considerado como uno de los diez países más desiguales del mundo, la pobreza afecta al 59,3 por ciento de su población y es, entre otras causas, consecuencia de que miles de habitantes, especialmente de pueblos indígenas, migren hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

Lea: (La idea de Trump de comprar Groenlandia sería beneficiosa para EE. UU.)

El país centroamericano, en donde el salario mínimo es de 2.992.37 quetzales mensuales (388,6 dólares) y el costo de la canasta básica alimentaria supera los 3.597 quetzales (467,1 dólares), tiene a casi la mitad de sus niños menores de cinco años (49,8 por ciento) con desnutrición crónica, la tasa más alta de América Latina.

De hecho, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales asegura que el uno por ciento de los habitantes más ricos de Guatemala suman el 40 por ciento de los ingresos de los más pobres y que esta desigualdad social priva de servicios esenciales como agua potable, salud y electricidad especialmente a los indígenas.

Diversos estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe aseveran que los países más desiguales tienden a mostrar un peor desempeño económico y a tener mayores problemas para reducir la pobreza por la falta de capacidad de consumo y de oportunidades de empleo e inversión.

Y en ese contexto, los pueblos indígenas denuncian que continúan siendo marginados del desarrollo y se enfrentan a la explotación de los recursos naturales en su territorio.
El combate de la violencia es otro de los desafíos del nuevo presidente, que el 14 de enero próximo sustituirá en el poder a Jimmy Morales, cuyo Gobierno se propuso como una de sus prioridades reducir la criminalidad en el país.

Su administración, según reconocen algunos organismos de derechos humanos como el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), ha reducido los homicidios, pero Guatemala sigue siendo considerado como uno de los países más violentos e integra, junto a El Salvador y Honduras, el Triángulo Norte de Centroamérica, una de las áreas más pobres y con más delitos.

De los 4.778 asesinatos con los que cerró el país en 2015, según las estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad (CNS), en 2018 se registraron 3.885 asesinatos, es decir, 893 menos en los últimos tres años, que representan un 18,6 por ciento.

Pese al descenso de la criminalidad, son miles los guatemaltecos que cada año buscan alcanzar el denominado ‘sueño americano’ ante la falta de oportunidades en su país, pero también por el territorio han pasado varias caravanas de migrantes provenientes desde El Salvador y Honduras, que huyen de la miseria y la violencia.

Las pandillas, más conocidas como ‘maras’, prácticamente tienen de rodillas a los guatemaltecos por las constantes extorsiones que afectan, sobre todo, al transporte de pasajeros y a los comerciantes, flagelo que contribuye con la migración irregular.

El reto del nuevo jefe de Estado será no solo mejorar las condiciones de seguridad y generar empleo para contener la migración, sino también decidir si continúa o da marcha atrás al acuerdo de tercer país seguro que firmó Guatemala con Estados Unidos, su principal socio económico.

Las remesas que cada año envían los guatemaltecos radicados en el país del norte son el 10% del PIB.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados