Ni en la economía ni en el fútbol Argentina levanta cabeza

El país ya cumplió un año en recesión y aumenta el índice de desempleo. 

Argentina

La crisis en Argentina ha desembocado en grandes protestas sociales en contra de las medidas económicas de Mauricio Macri.

AFP

POR:
Portafolio
junio 20 de 2019 - 05:06 p.m.
2019-06-20

La economía de Argentina completó en el primer trimestre un año en recesión y, aunque el deterioro en la actividad ha mostrado signos de moderación, la crisis dejó ver sus efectos en un aumento en la tasa de desempleo de los primeros meses de este año.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó el miércoles que el producto interior bruto (PIB) de Argentina registró en el primer trimestre una caída del 5,8 % en comparación con igual período de 2018.

(Los problemas que llevaron a Argentina a una nueva crisis económica). 

Se trata del cuarto trimestre consecutivo con descensos interanuales en el PIB, un indicador que en 2018 acumuló una caída del 2,5 %, uno de los peores desempeños en años, producto de una crisis cambiara desatada en abril que, en combinación con otros factores, terminó por contagiarse a todos los sectores de la economía.

Según el informe oficial, el PIB experimentó en el primer trimestre una variación negativa del 0,2 % frente al cuarto trimestre de 2018.

Argentina ha sumado así cinco períodos consecutivos con números negativos en la comparación respecto al trimestre anterior, aunque el comportamiento registrado entre enero y marzo pasado denota que el deterioro tiende a moderarse frente al retroceso del 1,3 % del cuarto trimestre de 2018 y del 0,3 % del tercero.

Esta desaceleración en el ritmo de retracción de la actividad económica es resultado de algunas mejoras en ciertas variables del PIB, como el consumo público, que creció un 2 % frente al cuarto trimestre de 2018, y las exportaciones, que crecieron un tibio 0,3 %, mientras que otros componentes, como el consumo privado, siguieron en baja, aunque más leve.

El Gobierno del presidente Mauricio Macri, quien competirá por su reelección en octubre próximo, se mostró optimista respecto al desempeño de la economía.

“Pensamos que el segundo trimestre va a mostrar un crecimiento sólido respecto del primer trimestre. En términos interanuales ya vamos a salir de los números negativos grandes”, dijo este miércoles el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, en declaraciones a medios locales en la central provincia de Córdoba.

(Crisis económica argentina se ensaña contra los pobres). 


Según el ministro, el PIB del segundo trimestre mostrará un avance “cercano a cero” con respecto a igual período del año pasado, pero con un crecimiento “fuerte” en comparación con el primer trimestre de este año.

“Estamos empezando ya a mejorar en términos reales”, aseguró Dujovne sobre la marcha de una economía que, según consultores privados, cerrará 2019 con una caída del 1,5 %.

La recesión, acompañada además de una elevada inflación, ha impactado negativamente en todos los sectores productivos y en indicadores sensibles, como el nivel de pobreza e indigencia.

También en la tasa de desempleo, que, según informó este miércoles el Indec, alcanzó al 10,1 % en el primer trimestre del año -un nivel que no se registraba desde 2006-, con un alza de un punto porcentual, tanto en la comparación interanual como en relación al cuarto trimestre de 2018.

La del primer trimestre es la segunda subida consecutiva que se registra en la tasa de desempleo -un indicador de tipo trimestral- desde el piso de 9 % verificado en el tercer trimestre de 2018, a partir del cual comenzaron a sentirse los efectos de la crisis económica.

“Argentina atravesó una situación difícil el año pasado y, en ese contexto, tuvimos algo de pérdida en el empleo que esperamos poder revertir a lo largo de este año”,
comentó Dujovne.

De acuerdo con los datos oficiales, entre enero y marzo pasado 1,3 millones de personas que buscaban trabajo en Argentina no tenían empleo.

El informe también pone en evidencia un deterioro en el índice de subocupación y un crecimiento en la tasa de ocupados que demandan otro empleo, también signos del mal trance en el mercado de trabajo.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido