Reconocimiento facial, auge en la estancada industria de ‘smartphones’

Una razón que explica la reciente alza de la adopción es el arribo de un nuevo tipo de sensores "tiempo de vuelo".

Reconocimiento facial

NEC

POR:
Bloomberg
agosto 02 de 2019 - 11:08 a.m.
2019-08-02

Las ventas de teléfonos inteligentes están estancadas, pero un elemento de magia tecnológica que los componen vive una situación opuesta. Las empresas que elaboran los sensores que permiten el funcionamiento de la cámara y el sistema de reconocimiento facial de su teléfono se preparan para un mini auge.

(Lea: Huawei facturó más que en el primer semestre de 2018)

La desaceleración de las ventas mundiales de smartphones ha complicado la vida de los fabricantes de semiconductores. Gigantes de los chips como Qualcomm o Samsung Electronics han ofrecido proyecciones decepcionantes.

(Lea: Lo que debe saber antes de adquirir un seguro para su celular)

Los precios de los chips de memoria están cerca de un mínimo histórico. Un segmento a rescatar es el mercado de los sensores 3-D y de cámara. Los fabricantes de teléfonos inteligentes tienen problemas para encontrar grandes innovaciones o las guardan para dispositivos compatibles con las redes 5G que puedan transmitir enormes cantidades de datos muy rápido.

(Lea: Millonaria inversión en tecnología Gigared 4.5G)

En tanto, empresas como Apple y Huawei Technologies llevan a cabo mejoras de diseño más graduales: pantallas más grandes y mejores cámaras. Las pantallas también suelen requerir más sensores, a medida que los escáneres de huellas digitales abren paso a los sensores ópticos.

Eso es una buena noticia para compañías como Sony, Infineon, STMicroelectronics y AMS. Todas han dado a entender que la tecnología al fin gana terreno, dos anos después de que el iPhone X introdujera los sensores 3-D en el mercado masivo de smartphones con Face ID.

Las divisiones de sensores de Sony y STMicro fueron las de mayor crecimiento en el trimestre más reciente conforme aumentaron la producción ante la llegada de nuevos teléfonos inteligentes en el tercer trimestre.

AMS rompió la tendencia de años recientes y proyecto un crecimiento para el resto del año que supera las expectativas. Esto tiene mucho que ver con la fotografía como reconocimiento facial. Pese a la caída de las ventas de los dispositivos, sensores de imágenes más avanzados y por lo tanto de mayores márgenes componen los equipos que se siguen vendiendo.

Huawei y Apple han convertido la fotografía en un gancho comercial. El P30 Pro de la empresa china se promociona con el eslogan "reescribe las reglas de la fotografía" y cuenta con cinco cámaras distintas, incluida una frontal.

Eso ha incrementado la demanda de los sensores de imágenes y los sensores 3-D, que se usan para mejorar el foco y la percepción de profundidad en las cámaras traseras y también para el reconocimiento facial en las frontales.

El próximo iPhone de gran calidad de Apple que se lanzara en el transcurso de este ano tendra tres camaras traseras, informo Bloomberg News. Google de Alphabet lanzara un smartphone Pixel actualizado con un sistema de sensores de movimiento 3-D que permiten a los usuarios controlar el apartado sin tocar la pantalla. Buena parte del hardware subyacente será provista por Infineon.

Es una promesa que se esperaba hace tiempo. AMS había anticipado ganancias mucho más rápidas por su inversión significativa en la tecnología. Invirtió en el momento equivocado y sus acciones sufrieron las consecuencias. Infineon, Sony y STMicro han invertido de manera más estable y se beneficien de los grandes presupuestos que propician sus otros negocios. Una razón que explica la reciente alza de la adopción es el arribo de un nuevo tipo de sensores "tiempo de vuelo".

Face ID del iPhone emplea un sistema más complejo conocido como "luz estructurada". No solo ha sido difícil para los rivales imitar ese enfoque debido a los acuerdos de exclusividad que Apple mantiene con sus proveedores, sino que además la complejidad de esta tecnología hace que su implementación sea más complicada y costosa.

El sistema tiempo de vuelo funciona como suena, midiendo cuanto se demora una señal laser en rebotar en un objeto e infiriendo su topografía. Requiere menos componentes y generalmente es más robusto, reduciendo el riesgo de rompimiento y desperdicios en el proceso de fabricación.

STMicro mantiene una relación de trabajo cercana con Apple, así que se puede beneficiar del próximo iPhone. Sony también trabaja con la empresa de Cupertino, California, pero también ha aprovechado el ascenso de la división de smartphones de Huawei.

La unidad de teléfonos inteligentes de Google sigue siendo pequeña, lo que limita los beneficios de Infineon, pero sus equipos se convierten en estándares de diseñó para otros que utilizan el sistema operativo Android del gigante de las búsquedas.

Eso deja a Infineon en buena posición para futuras ganancias en cuanto a diseño. La nueva tecnología usualmente se aplica a nivel industrial antes de llegar a los consumidores.

En el caso de los sensores 3-D es lo contrario. Compañías como STMicro e Infineon forjan relaciones con proveedores que continuaran cuando los sensores lleguen a las fábricas en un par de años y más dispositivos formaran parte de los automóviles, para monitorear su comportamiento y atención.  Las cosas van mejorando. Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Siga bajando para encontrar más contenido