‘El problema está en las viviendas de más de 360 millones de pesos’

En la actualidad, los segmentos medios y altos de vivienda registran un inventario importante sin vender.

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda.

El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, prevé que de la mano de la vivienda social, el sector estará mejor.

Cortesía. Minvivienda

POR:
Portafolio
mayo 22 de 2019 - 10:25 p.m.
2019-05-22

Los indicadores de la construcción no han sido positivos para el sector. El más reciente, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación de -5,6%, con un buen desempeño para el segmento de obras civiles, pero con una caída de 8,8% para el subsector de edificaciones.

Días antes, el Dane también había revelado varios datos a la baja en la financiación, tanto de la vivienda nueva como en la usada, y ajustes en el inicio de obras nuevas. A este panorama los constructores también le agregaron, entre otros factores, el impacto de las próximas elecciones regionales, que seguramente aplazará nuevos desarrollos.

Sobre este y otros temas, Portafolio habló con el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón.

El sector constructor está enfrentando indicadores a la baja que merecen un análisis. Por ejemplo, el PIB sectorial y, con este, el de edificaciones tuvieron un revés importante, ¿qué lectura le da al tema?

(Lea: Constructores, a cuadrar caja con las ventas sobre planos

El segmento de vivienda de interés social (VIS) mantiene ritmos de crecimiento favorables. Según el Dane, en el primer trimestre, el licenciamiento total aumentó 3% y en el segmento de interés social el incremento fue del 10%. De igual forma, el inicio de obras creció 3%, comportamiento que fue impulsado por la vivienda de interés social, que registró un crecimiento positivo de 18,2%. La dificultad se presenta en el avance de las obras, en particular de las viviendas con precios mayores a $360 millones (no VIS).

¿Qué opina del estrato medio, que se quedó sin subsidio a la tasa?, ¿cuál cree que será la fórmula para que no frene la intención de compra?

En este segmento, la intención de compra no se encuentra en mal momento. Según el Índice de Confianza del Consumidor de Fedesarrollo, es el que muestra una mayor propensión a comprar vivienda, por encima de los segmentos bajo y alto, y completa tres meses consecutivos en terreno positivo.
 
(Lea: El valor de los créditos para vivienda disminuyó 5,6%) 

Por otro lado, las unidades terminadas en oferta que no han logrado ser vendidas no registran cifras preocupantes en el segmento medio. Es la vivienda de más de $360 millones de pesos la que reporta mayores inventarios. Por su parte, el crédito hipotecario en la oferta que no es VIS muestra condiciones favorables para las familias que quieren comprar vivienda. Las tasas de interés han caído significativamente y se ubican en 7,2% para créditos en Unidad de Valor Real (UVR), su nivel más bajo en los últimos diez años.

El Dane reveló los datos de financiación y tanto en la vivienda usada como la nueva el valor de los desembolsos cayó. ¿Cree que el as bajo la manga aún son las tasas de interés manejables?, ¿cómo ve esto?

Es importante precisar que la información publicada por el Dane es de marzo. De acuerdo con las cifras más recientes de la Superintendencia Financiera, con corte a abril, los desembolsos de crédito hipotecario se mantienen en niveles elevados, registrando crecimientos del 6% para la VIS y del 3% para la no VIS. A esto se suman las bajas tasas de interés hipotecarias, que indican que es buen momento para comprar vivienda.

(Lea: Crece la demanda de seguros en el sector edificador)

En el reciente evento de la Andi, el Presidente Duque, reconoció que la VIS aún se mantiene y que la no VIS es la que está complicada. ¿Cómo ve este tema?, ¿cuál es la forma de destrabar la situación en la no VIS?

Para impulsar el segmento no VIS estamos trabajando en varias líneas de acción. En primer lugar, impulsando activamente los créditos del Fondo Nacional del Ahorro (FNA), y la meta es aumentar su cartera en 25% este año.

En segundo lugar, hemos reforzado la estabilidad jurídica del sector al aprobar en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) un artículo que considera la licencia de construcción como un derecho colectivo. En tercer lugar, daremos apertura a una garantía para créditos hipotecarios y leasing habitacional para la no VIS, a través del Fondo Nacional de Garantías, lo cual se verá reflejado en una menor cuota inicial, incentivando que más hogares de clase media accedan a una vivienda.

La Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) habló del impacto en no VIS (con el impoconsumo para la oferta de más de $918 millones) y la no residencial, ¿qué opina?

El año pasado el Gobierno impulsó una reforma tributaria cuyo fin último es reactivar la economía a través de la inversión, generando al mismo tiempo más equidad. En el marco de esta reforma, las viviendas con valor superior a $918 millones van a tener un impuesto de 2% que va a permitir financiar el gasto social.

Para reducir el impacto hemos trabajado con los gremios en la resolución de dudas y tenemos una agenda con la Dian para reglamentar este impuesto, de tal forma que se afecte en la menor medida posible el segmento de vivienda de mayores ingresos y el leasing de vivienda.

En el PND, la VIS tiene la novedad del aumento de los precios, lo que fue bien recibido por los constructores, ¿esto aportará a los objetivos del Gobierno?

Estamos convencidos de que ajustar el precio máximo de la VIS para reconocer la dinámica del precio del suelo es fundamental e impulsará la oferta, sobre todo donde se ha desacelerado, entre otros factores, por cuenta del desbalance entre el valor del suelo y el precio de la vivienda.

Con la medida que se aprobó en el PND, las ciudades de más de un millón de habitantes tendrán un tope para la vivienda VIS de $124 millones; esta iniciativa beneficia a ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena (se estudiarán los casos de Cúcuta y el Eje Cafetero).

Sumada a los beneficios tributarios que tiene la construcción de VIS (exenta del impuesto de renta e IVA), será fundamental para cumplir con nuestra meta de iniciar 520.000 unidades en el cuatrienio (126.000 este año).

Muchos empresarios del sector dicen que con las próximas elecciones y Ley de Garantías se aplazarán algunos negocios. ¿Cómo cree que reaccionará el mercado?

Es importante resaltar que la Ley de Garantías no incide sobre la asignación de subsidios del Gobierno y de la cajas de compensación. En la actualidad existe un stock de vivienda para los niveles de mayores ingresos que aún no se ha vendido. No obstante, estimamos que en los próximos trimestres estas unidades de vivienda se comenzarán a comercializar, lo que generará el lanzamiento de nuevos proyectos que, sin duda, reactivarán el sector.

En Twitter: @GabrielFlorezG

Siga bajando para encontrar más contenido