‘El 5% de la inversión en una mina va para los planes de rescate’

Stefan Dragüer, CEO de la firma con su apellido, referente en salvamento, afirmó que en este negocio en la región se invierte US$1.000 millones.

Stefan Dräger

Stefan Dräger, director ejecutivo de Drägerwerk Verwaltungs AG.

Cortesía

POR:
Portafolio
noviembre 12 de 2019 - 06:35 p.m.
2019-11-12

Con la tecnificación de la operación minera hace más de un siglo, los protocolos de salvamento en el sector hacen parte del mismo proceso extractivo, ya que tanto producción como los planes de prevención o reacción en rescate, convergen en un solo fin, la integridad del minero.

Bajo esta concepción, por cerca de 130 años, la compañía alemana Dragüer no solo fue la pionera, sino además es el sello que marca la pauta en cuanto a medidas de salvamento e instrumentos para que las grandes compañías del mundo atiendan con efectividad y eficacia una emergencia en sus complejos.

En diálogo con Portafolio, Stefan Dräger, director ejecutivo la firma que lleva su apellido, y miembro de la quinta generación al frente de esta compañía con operación de salvamento en 190 países y 50 sedes a nivel mundial, explicó cómo esta línea de negocio se ha convertido con los años en pieza clave del engranaje de una operación minera.

Además, cómo este negocio mueve millones de dólares en el mundo.

¿Cómo ha evolucionado el negocio del rescate minero?

Con la creación del oxígeno presurizado, no solo se pasó al siguiente nivel dentro de una operación minera, sino también en los protocolos de un rescate. La clave fue utilizar esta nueva válvula porque permitía trabajos a gran profundidad, pero también se corría el riesgo de generar combustión por residuos de grasa o una cercanía con las lámparas de queroseno.

¿Cómo avanzó este negocio a la par con la operación minera?

Precisamente esa necesidad de solucionar un problema, como el de realizar un proceso de salvamento en profundidades, fue lo que llevó a las compañías dedicadas a este tema a perfeccionar no solo los protocolos, sino además los instrumentos de auxilio. Pero la verdadera revolución en este negocio se presentó en 1900, con una tragedia en una mina de carbón en los EE. UU., ya que los mineros quedaron atrapados y no hubo posibilidad de rescatarlos. Ahí cobró fuerza este negocio.

¿Los protocolos de salvamento minero se pueden convertir en pieza estratégica dentro de una operación extractiva?

Para un proyecto minero es clave no solo tener al día los protocolos e instrumentos para atender una emergencia, sino además que los mineros estén asegurados. Asimismo, tener los equipos adecuados para atender un evento de forma eficaz y efectiva. Un salvamento minero está en el corazón, o es el mismo ADN, de una operación extractiva.

¿Cómo se debe desarrollar un plan de salvamento minero?

Lo primero es elaborar una estrategia que le permita a las operaciones mineras mantener la continuidad operativa, teniendo como seguro los protocolos preventivos y reactivos en rescate o salvamento minero. Así mismo, gestionar y desarrollar cursos de capacitación no solo en primeros auxilios, sino además en el manejo adecuado de los equipos.

Hay que estar preparados para diferentes escenarios en una operación minera. Se debe trazar un análisis de riesgos y contemplar todos los escenarios de emergencias posibles.

¿Cuál es su consejo para las empresas que ven con escepticismo el rescate minero?

Algunas de las gerencias muchas veces no están involucradas en el tema de trazar estrategias para el salvamento minero. En el sistema de administración de riesgos se deben establecer protocolos de evacuación completa. Hay que contemplar todas las alternativas.

¿Cómo negocio, cuál es balance del salvamento minero a nivel mundial?

El salvamento minero como negocio mueve millones de dólares en todo el mundo. Todo complejo minero ya tiene dentro de sus procesos de producción una operación paralela dedicada a atender emergencias. No se puede estimar o calcular una cifra.

Lo que sí es claro es que este negocio tiene un crecimiento constante, más cuando día a día se abren más procesos productivos para extraer minerales del subsuelo. La producción y el programa de salvamento minero van de la mano.

¿Cómo se sincroniza un plan de salvamento minero con el proceso de producción de una mina?

Actualmente hay una preocupación en los complejos mineros por hacer las debidas y significativas inversiones para el desarrollo de programas de salvamento y rescate minero. Esta la parte operativa relacionada con salud ocupacional, todo lo que debe portar un minero en equipo de protección personal y también se porta un kit de emergencia si se llega a presentar un evento de crisis.

¿Cómo ha sido la dinámica del salvamento minero en los últimos años?

Casos recientes como el de los 33 mineros en una mina de cobre en Chile, o de emergencias en varios proyectos de Europa y EE. UU. han llevado a que las multinacionales aumenten de manera considerable el porcentaje destinado a los programas de salvamento y rescate minero. Esto va acompañado de un incremento en los cursos de capacitación, protocolos preventivos y reactivos, así como de primeros auxilios. Es como un segundo aire que recibe esta línea de trabajo en una operación minera.

¿En inversión cuánto destinaría una compañía minera a un programa de salvamento o rescate?

Se habla que la inversión se traza entre un 1% al 5% del total con destino al desarrollo de planes de salvamento, enfocado en equipos y cursos de capacitación. En Latinoamérica calculamos que solo en el rubro para equipos de salvamento el costo llegaría a US$1.000 millones. Un poco menos para el entrenamiento de los protocolos de salvamento o rescate.

¿Cuáles son los equipos esenciales para un rescate o salvamento minero?

Las unidades anestésicas, los equipos de respiración asistida para la medicina intensiva y la medicina de urgencias, los sistemas de gestión y control de gases. También los equipos de bomberos y los servicios de rescate.

Las unidades están muy enfocadas a la protección personal, como ya lo mencioné, así como a la protección de maquinaria e instalaciones. Son de vital importancia los equipos de protección respiratoria, sistemas portátiles y fijos de detección y medición de gases, y equipos detectores de sustancias narcóticas.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido