El desafío de leer el cerebro del consumidor

Nielsen creó el Instituto de Ciencias Comportamentales y opera en Colombia.

Científico

“Nuestros neurocientíficos dedicados han escrito en conjunto más de 550 publicaciones y han ganado varios premios por construir mejores marcas”.

iStock

POR:
Portafolio
mayo 30 de 2019 - 05:06 p.m.
2019-05-30

Las industrias ya tienen claro que la Neurociencia es un camino para entender preferencias y expectativas del consumidor.

Justo en esa línea nació hace cerca de 10 años Nielsen Consumer Neuroscience, una división de Nielsen en la que se aplican y aterrizan todos los conocimientos a la identificación de las tendencias del mercado.

Desde allí se hacen estudios para evaluar estímulos de comunicación.

Cuando la empresa lanza un producto, un nuevo empaque, una campaña publicitaria, Nielsen utilizan sus desarrollos en Neurociencia y hace la tarea de medir la respuesta del consumidor de forma directa en laboratorios.

Con un electroencefalograma se traduce todo lo que hay en la corteza cerebral. También se leen los registros de las pupilas y las pulsaciones.

Esto se interpreta y permite dar a la compañía recomendaciones más acertadas, comenta María Luisa Fajardo Triana, líder de neurociencia del consumidor de Nielsen Colombia.

Ahora, la gigante de los estudios para las marcas de gran consumo, da un nuevo paso para que el tema sea aún más cercano en el día a día de las marcas.

Creó el Instituto de Ciencias del Comportamiento, un conjunto de programas multidisciplinarios destinados a la educación de líderes de la industria en la aplicación de las ciencias del comportamiento en sus decisiones de negocio.

En América Latina estará disponible solamente en tres países: México, Colombia y Brasil.

La iniciativa está disponible y la dirigen más de 20 neurocientíficos altamente calificados -Ph.D./M.D-, parte del equipo global de Nielsen.


El Instituto ofrece una serie de seminarios y talleres sobre temas asociados a las ciencias del comportamiento y al conocimiento del consumidor, basados en la comprensión profunda que tiene Nielsen Consumer Neuroscience de la toma de decisiones consciente y no consciente.

Estos programas, diseñados para varios niveles de experiencia, traducirán datos científicos complejos en datos útiles y accionables que puedan tener un impacto en todas las áreas de negocio de una marca.

“A medida que las empresas comprenden cada vez más que las ciencias del comportamiento pueden tener un impacto significativo y de gran alcance sobre su negocio, desde los productos que venden hasta la forma en la que venden, están buscando orientación experta en la que puedan confiar”, señaló Joe Willke, presidente de Nielsen Consumer Neuroscience.

El catálogo de programas ofrecidos a través del Instituto incluye presentaciones, talleres y sesiones de aprendizaje inmersivo.

Además, se enfoca en tres niveles únicos.

El primero está relacionado con sesiones básicas diseñadas para proporcionar conocimiento introductorio sobre las ciencias del comportamiento relacionadas al consumidor, economía comportamental, neurociencia y otras disciplinas asociadas a la toma de decisiones.

Igualmente, están abiertas sesiones especializadas enfocadas en el aprendizaje profundo de temas en los que Nielsen Consumer Neuroscience tiene experiencia.

En esto se incluye la forma en la que las marcas pueden ayudar a crear nuevos hábitos en sus consumidores y cómo el cerebro procesa y organiza elementos de diseño (por ejemplo: color, música, personajes y marca).

Por último, señala María Luisa Fajardo, están disponibles sesiones personalizadas para abordar preguntas específicas que las marcas tengan con relación a sus propios desafíos comerciales y de marketing.

“La idea es traer a los neurocientíficos a las instalaciones de las empresas para que les puedan resolver inquietudes específicas de sus negocios”, precisó la experta. “Utilizamos el conjunto de herramientas más completo del sector en 16 laboratorios de última generación en el mundo, uno de ellos en Bogotá, que están equipados con la última tecnología y equipos de neurofisiólogos calificados”, dijo.

Los participantes del Instituto de Ciencias del Comportamiento se beneficiarán a través de tres principales ventajas de Nielsen.

En primer lugar, para las empresas queda a la mano un equipo de neurocientíficos altamente calificado con experiencia comercial que trabaja estrechamente con equipos de servicio al cliente ubicados en América, Europa y Asia.

También hay una conexión con una división de investigación en neurociencia del consumidor completamente integrada que ofrece las herramientas y la presencia global.
“Nielsen ha sido fundamental para lograr que las ciencias del comportamiento aplicadas y la neurociencia se vuelvan parte del modo de trabajo en Mars”, dijo Jessica Southard, directora de Consumer Market Insights en Mars, Inc., al destacar la importancia del Instituto.

“Sus credenciales académicas proporcionan una altísima credibilidad. Además, son capaces de combinar ciencia y academia con el mundo real, y ejemplos tangibles, lo que en definitiva ha ayudado a nuestro equipo a entender conceptos de una forma clara y obvia en términos de aplicaciones comerciales”, agregó.

CON RESPALDO CIENTÍFICO

Nielsen Consumer Neuros- cience ha proporcionado conocimientos sobre las emociones y comporta- mientos de los consumi- dores. Ha realizado más de 13.000 proyectos en más de 40 países, y tiene la capacidad móvil para llevar a cabo estudios en muchos más.

“Nuestro equipo tiene la cartera de patentes en neurotecnología más grande de la industria, con casi 200 otorgadas o pendientes a nivel mundial, gracias al respaldo continuo de los esfuerzos de nuestro equipo de Investigación y Desarrollo. Nuestros neurocientíficos dedicados han escrito en conjunto más de 550 publicaciones y han ganado varios premios por construir mejores marcas.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados