La corrupción sigue preocupando a los empresarios colombianos

Una encuesta realizada por EY reveló que, aunque lo ven como un riesgo para sus negocios, varios han usado el soborno para conseguir contratos.

Sobornos

A septiembre de 2017 se habían abierto investigaciones a 106 empresas por no reportar la implementación de sus programas de ética empresarial, según datos de la Supersociedades.

Fotoilustración

POR:
Portafolio
marzo 10 de 2019 - 09:00 a.m.
2019-03-10

Uno de los grandes miedos que tienen los empresarios colombianos en el país es caer en un fraude o en un acto de corrupción. Así lo concluyó la Encuesta Global de Fraude 2018, realizada por EY la cual reveló que el 16% de los encuestados en Colombia, ha experimentado algún caso de fraude significativo en los últimos dos años.

Según el estudio, en el que participaron 2.550 ejecutivos de 55 países, de los cuales 50 fueron empresarios colombianos de diferentes sectores, estos coinciden en la necesidad de encontrar una solución a la falta de ética y honestidad que se vive en el país, y puntualmente en los negocios, donde son las principales causantes de la corrupción y estafas.

“El 60% de quienes participaron en la encuesta en Colombia, aseguran que el fraude y la corrupción representan el mayor riesgo para su negocio, seguido de la regulación ambiental cambiante, con el 40%, y el ambiente macro-económico con el 34%”, señala el estudio.

(Lea: Gobierno, a un paso de multar al cartel de contratos públicos

El análisis también reveló que a pesar de los esfuerzos realizados por las compañías y sus directivos por combatir el riesgo de fraude y corrupción, la percepción de que dichos riesgos están presentes aumentó un 14% respecto al 2016, pasando de un 80% a un 94%.

“Actuar con integridad permite a las empresas reducir las inspecciones de las autoridades y sus multas, además de atraer y retener a los mejores empleados y clientes. Por ello no es sorprendente que el 58% de los encuestados crean que la integridad contribuye con el desempeño exitoso en los negocios y el 52% con las percepciones positivas de los clientes y del público en general”, afirmó Ignacio Cortés Castan, socio principal, líder regional de Latinoamérica del Norte de los Servicios Forenses y de Integridad de EY.

(Lea: El país empeora en el Índice de Corrupción

Pese a que el Código Penal Colombiano establece un régimen administrativo sancionatorio especial para las personas jurídicas y naturales, que participen en la conducta de soborno; y que existe una ley que vigila la adopción de programas de transparencia y ética empresarial, a septiembre de 2017 se habían abierto investigaciones a 106 empresas por no reportar la implementación de sus programas de ética empresarial, según datos de la Supersociedades.

Ante esto, el estudio encontró que el 34% de los encuestados aseguran que en Colombia usar el soborno para conseguir contratos es una práctica muy común, y muchos otros, justifican ofrecer pagos en efectivo, entretenimiento, regalos o tergiversar el rendimiento financiero, como ayuda para que sobreviva el negocio a una recesión económica.

Al respecto, el experto de EY recomienda que las organizaciones deben esforzarse en mejorar la eficacia de sus programas de cumplimiento, políticas anticorrupción, sistemas confidenciales de denuncia, procesos de debida diligencia, entre otros, a través de una adecuada actualización, evaluación y monitoreo desde la perspectiva de integridad de su cultura y clima ético; así como de los controles y mecanismos de gobierno, apalancándose en el uso de nuevas tecnologías que le provean de una mejor y relevante data interna para esta evaluación.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados