'Mejor cambiar por visión y no por crisis': Olivia llega al país

La firma de consultoría dedicada al cambio y la innovación en las empresas acaba de abrir operaciones en el mercado colombiano.

Alberto Bethke

Alberto Bethke, CEO y fundador de Olivia.

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 27 de 2019 - 12:45 p.m.
2019-04-27

El gran reto de las compañías hoy en día es dar el paso hacia transformaciones organizacionales por visión y no fruto de una dificultad.

Así lo plantea Alberto Bethke, CEO y fundador de Olivia, una firma de consultoría dedicada al cambio y la innovación en las empresas que acaba de abrir operaciones en el mercado colombiano.

“Uno cree que los cambios más exitosos se dan más por una crisis. Pero por lo general, lo que puede ocurrir es que cuando llegue esa dificultad pueda ser muy tarde. Por eso invitamos a la compañía a generar una oportunidad o una visión nueva. Se trata de identificar una manera diferente de imaginarse el futuro y de animarse a construirlo”, advierte el experto, quien llama la atención en que las empresas tradicionales admitan la necesidad.

“Hoy en día la velocidad de los cambios, en cualquier parámetro es impresionante. El mundo tal cual lo conocemos difícilmente se repetirá en el futuro”, comenta.

Agrega que hoy la mitad de la gente ocupada por el sector agrícola, por ejemplo, produce más de 10 veces de lo que se producía antes, y esto afecta a todo tipo de industria.

La tecnología hace que muchas industrias tengan que reinventarse hacia modelos de negocios desconocidos. El ejemplo de Uber es clásico. Es la primera de transporte en el mundo, pero no tiene un solo vehículo, con lo cual han cambiado las reglas de ese mercado en particular, afirma.

Ahora bien, señala, las firmas tradicionales que ya están posicionadas deben dar el giro porque es muy grande la probabilidad de que les aparezca ‘su Uber o una nueva competencia inesperada’.

“Estamos en una situación en la que la única constante es el cambio y en muchos casos es transformarse o morir”, precia Alberto Bethke.

Desde su experiencia, muchos directivos de las organizaciones reconocen falta de agilidad para competir con los creadores de una aplicación.

También afirman que no tienen capacidad de respuesta frente a la demanda de los clientes, quienes ven a esas empresas tradicionales como vetustas y sin propuestas frescas y diferentes.

Igualmente, se encuentran con el riesgo de que el valor de la marca se pueda perder en cualquier segundo.

“Frente a esto tenemos una oferta para que compañías tradicionales se puedan adaptar a ese nuevo mundo”, asegura el máximo directivo de Olivia.

Transformarse es pensar en forma diferente y cuando eso se logra surgen las posibilidades de generar nuevos modelos de negocio.

Quizás no hay que prescindir del quehacer primario y lo que puede pasar es que con el tiempo las nuevas estrategias que se desarrollen puedan contribuir con 10, 15 y hasta 20% de ingresos nuevos, y así van modificando la industria a través de las compañías que son líderes.

Como facilitadora de la innovación, Olivia dice que le propone al cliente metodologías para abordar los dos frentes: dentro de la organización y de cara al cliente, bajo la idea de que de esa combinación debe surgir la verdadera transformación.

Olivia tiene oficinas en Buenos Aires y en Santiago de Chile. De hecho, tiene clientes activos en Colombia que manejaba desde esas sedes, pero con la apertura en Colombia las perspectivas se amplían.

“Somos una compañía que tiene unos 40 proyectos en marcha y nuestra perspectiva para Colombia es que en un lapso máximo de 5 años podamos ese mismo número de clientes, con un plantel de 100 consultores no solo para que estén trabajando en el mercado interno, sino con el fin de poder exportar el conocimiento a los otros países”, dice el directivo.

Agrega que “nosotros, que nos hemos duplicado en los últimos tres años, creemos que damos la opción para que empresas pequeñas y medianas tengan la oportunidad de hacer, con poco dinero, un plan de transformación. Tenemos empresas familiares que buscan la profesionalización, también acompañamos empresas de nicho que quieren salir a competir al mundo”.

De hecho, plantea que una de las ventajas de las empresas medianas es que allí se encuentran personas ‘de carne y hueso’ que están comprometidas con el cambio. Muchas veces se trabaja con una persona en particular, por lo general el propietario, y es esa persona la que hace el ejercicio de replicar ese cambio.

Y si bien la tecnología es un motor, no significa que en una proceso de cambio deba incorporarse obligatoriamente. “Eso no es más que una herramienta. Incluso, las transformaciones más fuertes están relacionados con el modelo organizacional y su estructura.

La digital, en el fondo, significa adoptar una forma de pensar para poder adoptar esa tecnología nueva”, dice Alberto Bethke, quien cuenta con más de 25 años de experiencia ejecutiva, liderando organizaciones multinacionales en las industrias de petróleo & gas y tecnología.

Para el empresario, Colombia es un mercado en el que ya está reconocida la innovación como motor, por lo que se declara optimista por las oportunidades que se abren especialmente en el país por el interés del sector privado en crecer.

“Creemos que, por encima de otras consultoras, la oferta es casi única. Tenemos el foco en estos temas y, por lo tanto, contamos con la experiencia sobre cómo atacar estos temas. Sabemos que lo hacemos realmente bien. El segundo tema es la forma de hacer esta consultoría, con un estilo directo y fresco, que utiliza el humor en lugar de utilizar las crisis como motor de cambio”, sostiene.

“Nosotros no perdemos seis meses o un año en diagnósticos dentro de la organización sino que pasamos a la acción de manera muy rápida”, añade.

“La presencia local de Olivia nos permite posicionarnos y consolidarnos como los socios estratégicos desde el punto de vista de la consultoría para que esos proyectos lleguen a buen puerto de manera saludable”, agregó.

La nueva filial que monta la consultora en Bogotá tendrá como socio y Managing Partner a Eliseo Mojica, profesional con más de 20 años de experiencia en consultoría con dominio de las tecnologías de la información y trayectoria en gestión profesional de portafolios de proyectos y arquitectura empresarial.

Antes de sumarse a esta compañía, el directivo tuvo a su cargo durante 15 años la dirección ejecutiva de dos compañías del sector de tecnologías de la información.

Bogotá

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados