¿Por qué es importante la democratización de los cielos?

Lograr que más personas se conecten a servicios de transporte aéreo es una tarea de las aerolíneas y el Gobierno Nacional.

Wingo

Con un aporte cercano al 2,4% al PIB, la industria del transporte aéreo también es un motor importantísimo para el desarrollo del país.

Cortesía

POR:
Portafolio
agosto 27 de 2019 - 01:02 p.m.
2019-08-27

En nuestro país volar dejó de ser un lujo reservado para unos pocos y es ahora una oportunidad que tenemos todos los colombianos para estar cada vez más conectados a personas y destinos en todo el territorio nacional y en otros países, gracias a modelos de bajo costo y calidad. 

El transporte aéreo se ha convertido, incluso, en una solución a situaciones críticas que se presentan en la infraestructura del país, como la que afecta actualmente el corredor vial entre Bogotá y los Llanos Orientales. El apoyo de las autoridades, reflejado en la reducción de las cargas impositivas a los tiquetes vendidos en la ruta Bogotá-Villavicencio, nos ha permitido solidarizarnos con los impactados por este cierre vial mediante la operación de una ruta temporal entre las dos ciudades, todo con los precios justos, la puntualidad y el respaldo que nos caracteriza.

(Los pros y contras de la política de cielos abiertos en el país).

Con un aporte cercano al 2,4% al PIB, la industria del transporte aéreo también es un motor importantísimo para el desarrollo del país. Además, el sector sirve como facilitador económico para muchas otras industrias que fomentan la generación de empleo, la promoción de negocios, la atracción de inversión extranjera y la entrada de divisas. Pero a pesar del aumento en el dinamismo y la competencia en los últimos años por cuenta del mejoramiento de la infraestructura y la entrada al mercado de aerolíneas como Wingo, el país todavía necesita tomar acciones para el correcto crecimiento de la industria en los próximos años.

Según el informe de Estudios Sectoriales de la Aeronáutica Civil, en 2018 más de 37,7 millones de pasajeros se transportaron en el país, 13,5% más que en 2017 y más del doble en relación con el 2006. Proyecciones tendenciales de la entidad estiman que en cinco años esta cifra podría llegar a 61 millones de pasajeros movilizados, lo que demuestra la evolución del sector, y al mismo tiempo, la necesidad de una planeación especial para responder a la creciente demanda de los colombianos.

En comparación con otros países de la región, todavía seguimos presentando gran potencial de crecimiento para la industria aérea. Mientras que en Chile, similar en ingresos y en perspectivas de crecimiento, el número de vuelos per cápita es de al menos 1.0, en Colombia esta cifra escasamente llega a 0.7. Además, la proporción de viajes en avión frente a viajes terrestres es de tan solo 1 por cada 7, demostrando la enorme oportunidad para potenciar el nivel de movilización aérea de los colombianos.

Lograr que el transporte aéreo capitalice este potencial y que más viajeros puedan acceder a tiquetes aéreos, requiere de la revisión y reducción de las tasas impositivas que se cargan a la venta de pasajes. Este debe ser el camino para lograr una verdadera democratización de los cielos en la región y para hacer que volar sea una realidad para muchos más colombianos.

Sin dejar de lado aquellos factores externos que impactan la fijación de las tarifas de los tiquetes aéreos, tales como el aumento en los precios de los combustibles, también se hace necesario no perder de vista esos factores internos que actualmente limitan el crecimiento del transporte aéreo en Colombia y que pueden ser revisados y modificados por las autoridades nacionales.

Es importante que los diferentes actores del Estado estudien con atención cuáles son las tasas e impuestos que están afectando la competitividad del sector, y que actualmente representan un porcentaje muy alto de las tarifas. De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Colombia es el tercer país que más grava con impuestos los tiquetes aéreos en el continente, solo superado por Venezuela y Argentina. Hay lugar para proponer e impulsar modificaciones que permitan que más colombianos puedan acceder a un tiquete aéreo a un precio razonable.

Desde Wingo, nuestro compromiso es lograr que esta democratización se logre con calidad, puntualidad y buen servicio; y estamos seguros de que un alivio en las cargas impositivas nos permitiría ofrecer precios aún más competitivos en nuestros tiquetes.

Por eso hoy, nuestra invitación es a que todos los actores de la industria trabajemos juntos, bajo una alianza integral desde lo público y lo privado, para continuar abriendo los cielos a millones de colombianos.

Juan Sebastián Molano
Gerente de comunicaciones de Wingo

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados