‘Nos sentimos orgullosos de los profesionales que formamos’

Héctor Alfonso Rodríguez Díaz, rector de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, habla de la necesidad de formar ingenieros competentes. 

Héctor Alfonso Rodríguez Díaz, rector de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito

Para Rodríguez, las nuevas tecnologías han facilitado el trabajo de los ingenieros.

Fernando Aya

POR:
Portafolio
agosto 19 de 2019 - 03:58 p.m.
2019-08-19

Desde la fundación de la Escuela, la institución ha mantenido la alta calidad en la docencia, la investigación y la relación con el entorno. No ha ahorrado esfuerzos para asegurar una educación y una formación excelentes, tal como se reconoce con la acreditación de alta calidad tanto institucional como de los programas con que cuenta y la participación en numerosos proyectos e investigaciones. Prueba de ello es la calidad de todo su equipo humano, los profesores, el personal administrativo y los ingenieros graduados, así como las instalaciones, los laboratorios, los grupos de investigación y los productos desarrollados que se reconocen a escala nacional e internacional.

¿Cuál es la importancia de un ingeniero para el desarrollo de un país?

Uno de los objetivos del ingeniero consiste en utilizar la ciencia y la tecnología para proponer soluciones que satisfagan las necesidades de la sociedad. A partir del conocimiento de la ciencia, el ingeniero la aplica e innova, diseña y construye soluciones que atienden las necesidades humanas y permiten el mejoramiento de sus condiciones y su desarrollo. Un país avanza y crece en la medida en que lo haga su ingeniería y sus ingenieros aporten soluciones no solo para atender requerimientos sino para asegurar óptimas condiciones de vida.

¿Por qué la ingeniería colombiana ha sido salpicada por la corrupción?

Infortunadamente, algunos profesionales inescrupulosos han utilizado el dinero del Estado de manera indebida. Los procesos de contratación, principalmente con el Estado, en los que participan muchos ingenieros, se han caracterizado en algunos casos por prácticas de favorecimiento y enriquecimiento mediante actos de corrupción. Es necesario, como corresponde a la formación integral que ofrece la educación superior, insistir en la ética y los valores que exige el ejercicio profesional.

¿Los jóvenes sí quieren estudiar ingeniería?

Por supuesto. Un estudiante que tenga una formación adecuada en el bachillerato siempre querrá, si sus habilidades y capacidades se lo permiten, estudiar ingeniería. Ser ingeniero proporciona todas las posibilidades de desarrollo en el mundo laboral, bien sea de manera independiente o en una empresa. Infortunadamente, se desinforma y se vende la idea de que solo ciertas habilidades pueden asegurar el desarrollo personal y profesional. Que planteamientos más equivocados; hoy por hoy la única alternativa es estudiar durante toda la vida.

¿Cómo describe la formación que imparte la Escuela?

La formación de la persona en la Escuela exige una alta preparación técnica y un compromiso ético de todos los miembros de la comunidad académica, de tal manera que su ejemplo constituya una lección de comportamiento ciudadano. Creo que el trabajo que realizamos lo reconoce así la sociedad y es nuestra tarea fortalecerlo cada vez más y fomentar el respeto por la dignidad humana.

¿Las nuevas tecnologías le imprimen un nuevo carácter a la ingeniería?

Las nuevas tecnologías han facilitado el trabajo de los ingenieros y, en general, de todos los profesionales. La posibilidad de disponer y procesar mucha información en tiempo real permite contar con numerosas soluciones y seleccionar la que mejor se ajuste a las necesidades establecidas. La enseñanza y el ejercicio de la ingeniería incorporan de manera inmediata este conocimiento tecnológico. El impacto de las nuevas tecnologías nos obliga a actuar en un mundo donde las decisiones inmediatas juegan un papel muy importante.

¿Cómo define a la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito?

La Escuela Colombiana de Ingeniería, tal como lo consagra su Declaración de Principios, es una institución dedicada exclusivamente a facilitar la formación de todas aquellas personas interesadas en aprender la ciencia y la técnica, con el objeto de utilizar sus conocimientos en el servicio desinteresado de la sociedad. El distintivo de los profesionales de la Escuela será siempre su alta preparación técnica y el espíritu de solidaridad social.

¿Los ingenieros de la Escuela son ‘de exportación’?

En la Escuela nos sentimos muy orgullosos de los profesionales que formamos. Sus calidades y capacidades profesionales y éticas les han permitido desempeñarse de manera excelente en los ámbitos nacional e internacional. Muchos profesionales de la Escuela son reconocidos y realizan trabajos muy importantes en grupos de investigación de Europa y Estados Unidos. Igualmente, la competencia de nuestros ingenieros les ha permitido crear empresas de ingeniería en el exterior.

¿Por qué hablar de ética, alta calidad y buena reputación?

Porque no son sólo son palabras para tener en cuenta, son normas obligadas de comportamiento de cualquier profesional y deben ser objetivos de la formación integral de una universidad.

¿Qué puede decir de la formación humanística del ingeniero?

En el caso particular de la Escuela, es fundamental que sus ingenieros y profesionales, tal como se expresa en la Declaración de Principios, ofrezcan sus conocimientos al servicio desinteresado de la comunidad. En gran medida, se logra con una formación humanística y social que les permita el estudio y conocimiento de la realidad colombiana, de manera que puedan formular soluciones de carácter autóctono a los problemas nacionales.

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados