Se aviva pulso entre aerolíneas y agencias de viajes por los tiquetes

La imposibilidad de las empresas aéreas de ofrecer tarifas diferentes en sus canales de venta, por una norma emitida en 2010, es la razón.  

Viajes

Actualmente el 40% de los ingresos de las agencias de viajes se derivan de la venta de pasajes aéreos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 05 de 2019 - 10:01 p.m.
2019-09-05

Desde hace 9 años las aerolíneas en Colombia tienen la obligación de ofrecer, al mismo precio, los tiquetes de sus vuelos, tanto en los canales de venta propios (web y físicos), como en las agencias de viajes que usan sus productos dentro de sus portafolios.

(Así se fijan los precios de los tiquetes aéreos en Colombia). 

Lo anterior, como resultado de una determinación que tomó la Aeronáutica Civil (Resolución 890 de 2010), cuando las ventas por internet tomaban fuerza en el país y se estaba amenazando, de alguna manera, el modelo de negocio de las agencias de viajes. Esto, teniendo en cuenta que el 40% de los ingresos de esas empresas dependen de la venta de los pasajes aéreos, según cifras de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato).

LAS POSICIONES

Las aerolíneas consideran que este mecanismo atenta contra la libre competencia, dado que la venta a través de las agencias de viajes implica la participación de intermediarios y eso incrementa los costos de las transacciones.

Pues no solo se trata de las empresas que comercializan los tiquetes (agencias) sino de los proveedores de las plataformas tecnológicas que están detrás de esas mediaciones para hacer posibles las ventas, los General Distribution System (GDS), empresas como Amadeus y Travelport.

En ese orden de ideas, las compañías aéreas consideran que se les impide dar mejores tarifas por sus propios canales, teniendo en cuenta que no tienen que pagar las comisiones a las agencias y a los GDS.

Y, de ese modo, señalan que los más perjudicados son los consumidores, quienes, desde su perspectiva, podrían tener más opciones de compra y de precios si se derogara esa restricción.

(Vuelos baratos, turismo y los otros beneficios de los cielos abiertos). 


Por su parte, las agencias de viaje, en cabeza de Anato, consideran que la norma permite que haya más transparencia en la comercialización de los tiquetes, y que no se trataría de restricción a la libre competencia, “pues solo crea la obligación de dar acceso a las tarifas. Los precios y descuentos siguen siendo determinados por las aerolíneas”, señalan en un documento de la Aeronáutica Civil.

Además, argumentan que de eliminarse la norma, por el contrario, el más perjudicado sería el consumidor final, quien en últimas no podría saber “cuál es la alternativa que requiere, pues (...) las agencias de viajes le permiten comparar entre la competencia de distintas empresas de transporte aéreo”, dijo Anato a Portafolio.

LA DISCUSIÓN 

Este debate que se lleva librando desde que la Resolución 890 entró en vigencia, tomó más fuerza desde que en junio pasado la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) emitió un concepto en el que concluía que la norma efectivamente debía ser derogada y le pedía a la Aeronáutica Civil que lo hiciera de forma inmediata. “Dado que la obligación de paridad que contiene, de acuerdo con la interpretación razonable que puede otorgarse a esa norma, resulta contraria a la libre competencia”, indica el documento.

En el cual, además, se recomienda “expedir un acto administrativo que regule la obligación para las aerolíneas de dar información de todas sus tarifas a las agencias de viajes, sin perjuicio de la inclusión de los costos que se deriven del cumplimiento de esta obligación”.

No obstante, el pasado 3 de septiembre la Aeronáutica Civil emitió una nueva resolución (2730 de 2019) en la que se niegan a revocar la resolución 890 de 2010 y argumentan que ese no es “el mecanismo idóneo para cumplir las obligaciones de la SIC”. Sin embargo, agregan que es necesario iniciar una revisión regulatoria en el que se recaude información adicional para tomar una decisión informada que balancee los intereses de todos los involucrados.

ALGUNAS REACCIONES 

Frente a esto, Paula Cortés, presidenta de Anato, celebró la noticia y señaló que considera que los argumentos presentados por las agencias de viajes ante la Aerocivil fueron contundentes para la toma de la decisión.

Sin embargo, Andrés Uribe, gerente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) en Colombia, señaló que “la regulación actual impide a las aerolíneas ofrecer tarifas diferenciadas a través de sus diferentes canales de ventas. Esto claramente va en contra de los intereses de los usuarios y en contravía de las tendencias globales del mercado de transporte aéreo”.

Y añadió: “hubiéramos preferido que la Aerocivil resolviera el caso mediante una revocatoria directa. Aunque respetamos la decisión de la entidad, pedimos que el proceso de revisión regulatoria se desarrolle lo más rápido posible”.

Por su parte, Juan Felipe Cadena, gerente comercial de Viva Air, manifestó que la discusión no se centra en ignorar la importancia que tienen las agencias de viajes en el sector, sino en reconocer que a través de estos servicios los usuarios “pueden obtener asesoría completa que les garantice una experiencia integral al momento de planear un viaje, y en ese sentido, es mayor su disposición a pagar más por recibir ese valor agregado”, lo que significa que ese pago no debería recaer en las aerolíneas.

Así mismo, Juan Manuel Pérez, director de estrategia comercial de Avianca, destacó que la decisión es un primer paso “para eliminar la obligación de paridad tarifaria entre las agencias y las aerolíneas, ya que esto impide la entrada de nuevas tecnologías de distribución de pasajes y hace más costoso viajar. No obstante, extrañamos que la autoridad no hubiese seguido el concepto de la autoridad de competencia de la Superintendencia de Industria y Comercio”.

Para Andrés Palacios Lleras, abogado experto en derecho de la competencia, la resolución vigente sí entorpece la libre competencia y considera que “la 890 surge cuando las agencias de viajes estaban preocupadas por los canales de venta directo de las aerolíneas y querían proteger su negocio. Entonces, lo que hace la norma es negar la posibilidad de que estos dos actores compitan por precio, pero para quienes el precio es importante a la hora de comprar un tiquete, los perjudica”.

Además, advirtió que más allá de esto, en el futuro sí se podrían evidenciar problemas de manipulación de mercados cuando la tecnología permita desarrollar “bolsas de negociación virtuales”, en las que las aerolíneas pondrían sus cupos a disposición.

Pero, según su teoría, es posible que cuando las personas busquen un tiquete por internet, las opciones de precio que le aparezcan se basen en información de compras anteriores con precios que no necesariamente serían los más bajos.

Sin embargo, Palacios aclara que este escenario no solo se podría dar en el sector aéreo, sino en todas las industrias.

Adriana Carolina Leal Acosta
adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados