Cirugías faciales, cada vez más populares en el país

Las mujeres continúan interesándose más por la cirugía plástica que los hombres, aunque cada vez es más común verlos a ellos en los quirófanos.

Cirugías estéticas

La rinoplastia es muy común entre los jóvenes.

iStock

POR:
Portafolio
octubre 04 de 2019 - 08:04 p.m.
2019-10-04

Someterse a una cirugía plástica facial es un procedimiento cada vez más común en el país, de acuerdo con los registros oficiales.

Se estima que las más solicitadas son las blefaroplastias superiores e inferiores para extraer grasa y exceso de piel de los párpados; los minilifting faciales y de cuello en pacientes que presentan descolgamientos y flacidez en la piel - por lo general entre los 35 y 65 años-; las rinoplastias para la corrección estética y funcional de la nariz; las otoplastias que corrigen las orejas prominentes y las bichectomías que adelgazan las mejillas.

(El costo detrás de una mala cirugía estética). 

Estos tres últimos procedimientos son los que más solicitan los jóvenes actualmente, según la doctora Alexandra Mora Hernández, médica otorrinolaringóloga de la Universidad del Rosario y cirujana plástica facial de la Universidad CES.

De acuerdo con la experta, la escultura y/o biomodelación facial con ácido hialurónico, un procedimiento que se considera mínimamente invasivo, es cada vez más solicitado “para corregir imperfecciones de la nariz (bioplastia nasal), modelar el contorno facial, realzar los pómulos, recuperar el volumen perdido en el proceso de envejecimiento, rejuvenecer la mirada, atenuar arrugas, surcos, pliegues, ojeras y líneas de marioneta”, señaló Mora.

En cuanto a tendencias, las mujeres continúan interesándose más por la cirugía plástica que los hombres, aunque en los últimos años ha aumentado la cantidad de personas del sexo masculino en hacerse este tipo de procedimientos.

De acuerdo con Mora, generalmente los hombres buscan hacerse cirugías menos invasivas que los haga ver más jóvenes, sin que sea demasiado evidente que pasaron por un quirófano.

(Las cirugías estéticas en el país requieren una reconstrucción). 


“Los hombres buscan realzar estratégicamente sus rasgos varoniles, como son las líneas rectas, las formas anguladas y los bordes marcados. Las zonas faciales más importantes en ellos son el mentón, la mandíbula, los malares, la nariz y las orejas, y en las mujeres, las mejillas, los ojos y la proyección de los labios. La aparición de bolsas en los párpados, la pérdida de grasa en el tejido subcutáneo, la ‘papada’ y la caída de la punta de la nariz son signos de envejecimiento comunes en hombres y mujeres. Lo ideal es que el especialista, pueda reproducir las expresiones faciales más habituales y determinar cuál es el procedimiento más adecuado para cada paciente”, agregó la cirujana.

TEMORES EN LOS PACIENTES 

Según la experta, un gran número de pacientes le teme a las consecuencias de la anestesia, sobre todo las mujeres con hijos menores de edad. “Al respecto se les aclara que ésta es muy segura y es supervisada con equipos de última tecnología y que los riesgos se evitan en una valoración previa donde el anestesiólogo practica un examen físico exhaustivo, revisa tanto los exámenes de laboratorio como los paraclínicos y analiza el estado del paciente para aprobar si se puede practicar una cirugía”, indicó Mora.

No obstante, otro grupo de pacientes expresan temores generados por la falta de información adecuada sobre los procedimientos tanto quirúrgicos como no quirúrgicos. “Son personas con muchas dudas, le tienen miedo a las deformidades estéticas, a las incapacidades, a la procedencia de los productos que les aplicarán y al dolor. Por esta razón, lo más importante es crear una buena relación médico - paciente que permita despejar todas las dudas, especialmente en aquellos que tienen expectativas fuera de la realidad”.

PROCEDIMIENTOS NO QUIRÚRGICOS

En aquellas personas que tienen contraindicadas las cirugías, no tienen tiempo para sobrellevar la incapacidad médica, no cuentan con el presupuesto suficiente o le temen a las operaciones, los procedimientos no quirúrgicos son una excelente alternativa.

Estos deben incluir las capas superficiales y profundas de la piel y se recomiendan tratamientos combinados con diferentes técnicas simultáneas y en varias sesiones para mejores resultados.

Los procedimientos combinados rejuvenecen la piel y eliminan las imperfecciones, entre muchos otros beneficios, por lo cual ya hacen parte de una nueva tendencia que se impone con fuerza.

(Las cirugías estéticas en el país requieren una reconstrucción). 


Algunos de los más solicitados son el láser fraccionado, el HIFU (Ultrasonido focalizado de alta intensidad), el Botox, los rellenos, la bioingeniería de tejidos y los minilifting líquidos para descolgamientos faciales que se están imponiendo.

“En Colombia estamos a la vanguardia en este campo, y por la calidad de los profesionales, seguimos siendo reconocidos a nivel internacional, siendo uno de los destinos de belleza al que frecuentemente llegan a operarse pacientes de Estados Unidos, Panamá, Venezuela, Perú, España y Ecuador, entre otros países”, concluyó Mora.

Siga bajando para encontrar más contenido