Los torneos ejecutivos, una nueva tendencia en el golf

A la par que crece la afición se desarrollan encuentros diseñados para empresarios que buscan una jornada de ocio con potencial de negocios.

Golf

El campo de golf es un espacio ameno, tranquilo y agradable donde no hay filtros ni interrupciones.

iStock

POR:
Portafolio
septiembre 19 de 2019 - 08:58 p.m.
2019-09-19

Ni los almuerzos de trabajo ni los desayunos empresariales son en ocasiones tan efectivos para lograr un ambiente de relacionamiento óptimo como el golf. Esto lo están evidenciando las organizaciones que con mayor frecuencia participan en eventos donde el deporte élite es el protagonista.

(‘Netgolfing’, la moda de hacer negocios jugando en un campo de golf). 

“Para una compañía es importantísimo consentir a sus clientes y darle oportunidades de esparcimiento dentro de un campo de golf. En los torneos empresariales la marca se dedica a atender a sus invitados para que salgan más enamorados”, afirma Andrés Vega, gerente comercial de Prime Time.

“Las empresas que hacen torneos en Colombia se lucen con sus clientes. El golf sigue siendo un deporte exclusivo y un poco selectivo, en el que los altos ejecutivos de las compañías más importantes se dan cita”, agrega Vega.

Es por eso que El Tiempo Casa Editorial en alianza con Prime Time realizarán el LG Signature Corporate Golf Cup 2019, un escenario en el que altos directivos de las compañías más importantes del país podrán vivir una experiencia única, que además favorecerá la conexión entre ellos.

El gerente comercial de Prime Time, señala que “este evento es único en su estilo en el país con un enfoque empresarial, en el que los equipos están conformados por cuatro altos ejecutivos de diversas compañías, que les brindará un espacio diferente para relacionarse y hablar de negocios”.

La Copa fue concebida desde el principio como un espacio de ‘networking’, en el que este año se darán cita 144 golfistas de las compañías más importantes del territorio nacional.

Es además un torneo de tradición, así lo recuerda Vega para quien es de destacar que el periódico El Tiempo ha sido históricamente reconocido por haber realizado uno de los mejores encuentros del deporte élite en Colombia; en el que además los asistentes podrán vivir una jornada de juego y diversión con enfoque en los negocios.

El evento, dirigido a jugadores de golf ejecutivo, líderes de compañías, miembros de juntas directivas y protagonistas de la toma de decisiones dentro de las organizaciones, busca que puedan florecer alianzas de negocio entre empresas de diferentes sectores económicos.

Altos ejecutivos como Luis Torres, director general de Jeep para Colombia, dieron un sí rotundo al ser invitados a participar. “Es un torneo ejecutivo muy apetecido dentro de los que se realizan en Bogotá. Hay que destacar que se juega empresa contra empresa, lo que fomenta una competitividad muy sana con los principios y las reglas del golf: juego limpio, uno contra uno, y la verdad es que eso hace que los empresarios nos unamos y pasemos una jornada estupenda”, afirma. Él hace parte de uno de los 36 equipos que competirá en este evento que se realizará en el Club Campestre Guaymaral de Bogotá.

EN EL JUEGO SE CONOCE AL CABALLERO 

El campo de golf es un espacio ameno, tranquilo y agradable donde no hay filtros ni interrupciones, lo que hace que presentar ideas a otros sea mucho más fácil. Romper el hielo es normalmente difícil, pero solo la presentación antes de una ronda es el primer paso para un largo camino que puede concluir en negocios exitosos.

“Es un juego que permite que se vaya incrementando la confianza con el paso de las horas. Los primeros nueve hoyos hay mayor timidez, pero acercándose al hoyo 18 se van abriendo las personas”, advierte Santiago Uribe, expresentador de Golf Channel Latinoamérica y Shark Tank Colombia.

Por ser un deporte individual sus valores adicionales son particulares, entre ellos se destacan la disciplina y el respeto. Asimismo esa interacción consigo mismo permite que poco a poco se vaya revelando la personalidad. En medio de los momentos silenciosos o claves esos rasgos del jugador se hacen evidentes y sirven como indicativo para activar esa inteligencia emocional de quien busca un acercamiento más allá de lo deportivo y entablar una amistad o una relación comercial.

“La relación entre el golf y el mundo de los negocios es toda. Los altos ejecutivos de las empresas en el mundo juegan golf o tenis. Pero este último permite que se acerquen mundos que podrían estar distanciados en otros espacios. Muchos empresarios están viendo en el campo la oportunidad de acercarse a potenciales clientes, inversionistas o aliados”, comenta Uribe.

UNA HERRAMIENTA DE ‘NETWORKING’


Para sacarle provecho al golf más allá del ocio, Jorge Stellabatti, gerente ejecutivo de El Tiempo, aconseja “salir dispuesto a disfrutar el juego, con la mejor actitud y disposición.

El jugador debe ser consiente que un mal golpe solamente se puede corregir con que él siguiente golpe sea bueno, y esa es una de las mejores sensaciones que todos los jugadores reconocen y celebran. Esto facilita el relacionamiento con las personas que juegas, hacer lo contrario es simplemente no disfrutarlo y aleja la posibilidad de relacionarte adecuadamente con otros”.

Para él, este deporte deja además lecciones para el mundo de los negocios, tales como la planeación, la estrategia, el relacionamiento, retarse a nivel personal, el autocontrol, la mesura, el trazarse objetivos; así como ser consciente de las debilidades pero aprovechar las fortalezas y explotarlas.

El campo es un lugar en el que personas que no se conocen necesariamente juegan diferentes torneos, en los que cada ronda puede ser una oportunidad para hacer contactos nuevos. Esa posibilidad permite encontrar puntos en común, conectar ideas y compartir charlas.

“Es una plataforma estupenda para las empresas porque tenemos la posibilidad de hacer ‘networking’, y eso lo hace muy interesante. Durante esas cuatro horas, como digo yo, uno va ‘arreglando el mundo’, hablando un poco de la industria, de hacia dónde va la economía, compartiendo opiniones, y acercándose a otros empresarios”, agrega Torres.

Y es que en una ronda de los 18 hoyos, que tarda alrededor de cinco horas, lo que hay es tiempo para conocerse, entablar vínculos y generar relaciones que pueden llegar a convertirse en futuras amistades, alianzas u oportunidades de negocio.

Siga bajando para encontrar más contenido