Ingreso de venezolanos a Colombia se multiplicó desde el 23 de febrero

“Lo que dicen es que al principio pensaban que había esperanza, que algo podía cambiar en su país, pero todo se pone peor", dice un testigo.

Venezolanos - caminantes

En la carpa La Esperanza, les dan a los caminantes alimentos, medicinas y les ayudan a sanar sus pies debido a las largas jornadas caminando.

Foto: Jorge Parejo

POR:
Portafolio
abril 29 de 2019 - 11:55 a.m.
2019-04-29

El número de personas que sale de Venezuela se multiplicó de manera dramática desde el pasado 23 de febrero, cuando fracasó el paso de la ayuda humanitaria desde Colombia hacia ese país.

Lea: (Restricciones a compra de crudo venezolano entran en vigor)

Así lo testifican las personas que viven en los departamentos fronterizos, principalmente en Norte de Santander, el principal puerto de salida de los venezolanos que deciden dejar el país debido a la desesperante escasez de alimentos, medicinas e inseguridad.

Jorge Parejo, quien está a cargo del refugio de paso La Esperanza en la vía Pamplona – Cúcuta, asegura que antes pasaban entre 30 y 50 caminantes diarios, con picos de 100, pero después del 23 de febrero el promedio es de 300 personas diarias, con picos de 450, como ocurrió el pasado viernes 26 de abril.

“Lo que dicen es que al principio pensaban que había esperanza, que algo podía cambiar en su país, pero todo se agudiza, se pone peor, entonces deciden salir porque no ven esperanza en su nación”, añade Parejo.

El refugio de paso La Esperanza es una carpa a un lado de la vía, unos 30 minutos en vehículo antes de llegar a Pamplona desde Cúcuta, que con voluntarios y donaciones les da a los caminantes hidratación, alimentos, servicio médico, medicinas, oportunidad para lavarse los pies, y zapatos y hasta ropa para el frío cuando hay.

“Muchos de ellos no saben que se van a enfrentar a un páramo de 3.500 metros sobre el nivel del mar, ni que las temperaturas pueden ser bajo cero. Vienen con ropa de tierra caliente o a muchos se las han robado por las trochas o en el camino”, cuenta Parejo.

El calzado es muy importante, relata este hombre que pertenece a una organización cristiana, “ya llevan tres días caminando cuando llegan al puesto y llegan con los zapatos rotos, en chanclas o incluso descalzos, entonces llegan con los pies sangrando, con ampollas, hongos y heridas de todo tipo que por la desesperación de salir no se cuidan”.

Expresa que lo que más lo conmueven son los niños que caminan junto a sus padres, ya que tienen que soportar jornadas hasta de 12 horas con hambre, falta de agua, al sol, lluvia y durmiendo donde los coge la noche.

Entonces en medio de su inocencia, los padres les hacen creer que van de paseo. “Ayer le pregunté a un niño que para dónde iba, y me dijo: para mi casa”, narra Parejo.

Cuenta que los venezolanos siguen saliendo porque saben que en Colombia, a pesar de todos los problemas que pasan, consiguen comida, lo que no sucede en Venezuela en donde pasan días sin conseguir alimento.

Parejo piensa que por ahora esta crisis “no va a poder detenerse, se va a agudizar, por lo que la única solución es juntarnos como seres humanos para ayudar a los hermanos venezolanos. Nuestro deber como seres humanos es hacer algo por esta gente”.

El sitio funciona en parte de apoyo de amigos, iglesias cristianas, organizaciones internacionales, "todos somos voluntarios, lo que recibimos es lo que les damos a ellos", concluye Parejo.

Según Migración Colombia, en Colombia hay más de millón y medio de venezolanos, diariamente ingresan unos 35.000 y de estos se quedan en el país unas 5.000 personas.


Pedro Vargas Núñez
Editor Portafolio.co
Cúcuta

Siga bajando para encontrar más contenido

Noticias Recomendadas

Recomendados