Sergio Calderón Acevedo
Columnista

Pongámonos las pilas

Los eléctricos son el mejor regalo que se ha hecho a los ricos desde que ellos, también, saquearon los recursos de Agro Ingreso Seguro.

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
julio 13 de 2020
2020-07-13 10:26 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Apenas 465 vehículos eléctricos fueron matriculados en Colombia hasta mayo. Casi todos de alta gama, nada que contribuya a aliviar el envenenamiento del aire en las ciudades del país.

En esta cifra no entran los famosos híbridos (933), pues ellos tienen motor de combustión y no son alternativa limpia. Con IVA de 5% y sin arancel, los eléctricos son el mejor regalo que se ha hecho a los ricos desde que ellos, también, saquearon los recursos de Agro Ingreso Seguro, dejando preso al único inocente.

Con la honrosa excepción de una cuatrimoto de Renault, que vale COP 40 millones, todos los demás arrancan en 100 millones. Será muy difícil que llenemos nuestras calles con vehículos limpios y silenciosos si no nos sintonizamos con lo que se hace al respecto en países con ingresos que quisiéramos nosotros, pero que nos rehusamos a imitar, porque somos del mismo curso, pero no de la misma clase.

Hasta el 2019, el gobierno federal de Alemania entregaba EUR 4.000 a cada comprador de carro eléctrico. En acuerdo con la industria automotriz, desde el año pasado este regalo asciende a EUR 6.000.

La mitad es puesta por el presupuesto nacional y la otra por los fabricantes. Así, 136.617 vehículos eléctricos fueron matriculados en Alemania el año pasado. Y ello representó un crecimiento de 64,3%, lo cual es muy importante si se tiene en cuenta que ya llevan 15 años con presencia en ese mercado.

Esta dinámica se acentuará, pues, a partir de 2040, no podrán ser vendidos automóviles con motor de combustión en la Unión Europea, proceso que será liderado por la París de la recién reelecta alcaldesa Anne Hidalgo, pues allí el diésel estará prohibido en 2021 y en 2030 todos los carros deberán ser limpios.

Aquí, por supuesto, no haremos nada, como con todo lo que permitimos que siga existiendo mientras en otras latitudes es desterrado.

Pero supongamos que quisiéramos hacer algo al respecto, preguntarán, ¿de dónde saldrá el regalo que estimule la compra masiva de autos eléctricos en Colombia? Partamos de los EUR 6.000 que son concedidos en Alemania, que equivalen a unos $25 millones. Si aspiráramos a que la mitad de las ventas fueran eléctricas (unas 100 mil unidades), ello costaría $2,5 billones, nada comparado con las cifras que se manejan ahora de gasto adicional.

El gobierno nacional podría poner, como el alemán, la mitad, y podría financiar eso con mayores impuestos a los vehículos contaminantes. Mientras más gramos de CO2 por kilómetro, como se hace en el mundo real, más impuestos, a través del rodamiento y de los combustibles, especialmente el diésel. También puede pensarse en mayores aranceles e IVA a los vehículos de combustión, tasas basadas en el cilindraje y los estándares de emisión.

Y que también inviertan en el buen negocio que se les estaría entregando, los integrantes de la cadena generación –distribución– comercialización de energía eléctrica, con excepción de los que estén en la de las energías renovables no convencionales, y que están poniendo de su parte con ingentes inversiones.

Sergio Calderón Acevedo
Economista

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes