El gran ciudadano

Sep. 15 de 2016 8:41 p.m.
Uso de cargos para fines perversos, la politización de la justicia y los órganos de control, han degradado un oficio que debería ser referente social.