VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Jorge Coronel López

Reforma laboral vs. Deformas laborales

Los beneficiarios por recargos nocturnos podrán ser 1,2 millones de trabajadores, de los 22 millones de ocupados.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López

La actual reforma laboral que se discute en el Congreso modifica las leyes 50 y 789 sancionadas en 1990 y 2002, respectivamente, las cuales se impulsaron para crear empleo y reducir la informalidad. También modifica partes del Código Sustantivo del Trabajo que data de 1950 y que ha sido reformado paulatinamente.

Ambas leyes se guiaron por la controvertible idea de reducir costos laborales. La 789 de 2002 (gobierno Uribe) eliminó el recargo nocturno entre 6 y 10 de la noche y redujo al 75% el pago por dominical y festivo. La meta era crear 640 mil empleos e instalar la Comisión de Seguimiento y Verificación para que entregara un informe sobre el impacto de la reforma a los 2 años; pero, ni lo uno, ni lo otro. Afortunadamente, datos del Dane y estudios académicos coinciden en que la meta se incumplió completamente.

La misma Ley 789 flexibilizó las relaciones laborales al reducir el monto de las indemnizaciones por despidos sin justa causa, deformando lo que había sido tratado en la Ley 50 y lo que venía desde 1965. Además, ambas normas abrieron paso a la tercerización permitiendo el abuso de la figura para reducir costos y esconder relaciones laborales.

Algo parecido ocurrió con los contratos de aprendizaje, los cuales privaron de garantías como afiliación a seguridad social, pago de salario mínimo, prestaciones sociales, vacaciones, seguridad en el trabajo y ejercicio de la libertad sindical.Mientras el desempleo en 1990 era 10%, antes de la pandemia estaba en 10,9% y el año pasado fue 11%. La informalidad tampoco ha cambiado pues lleva, por lo menos, 30 años por encima del 50%.

En cambio, se deformaron las relaciones laborales y se redujeron los ingresos de los trabajadores, indicando que las normas fracasaron en su objetivo y sirvieron para empobrecer. Cuando la Andi acepta que existe alto desempleo e informalidad, si bien lo dice para arremeter contra la reforma, en el fondo está reconociendo el fracaso de la Ley 789.

La actual reforma propone recuperar el recargo nocturno desde 6:00 p.m., el 100% de dominicales y festivos, prohíbe la tercerización y reconoce el contrato de aprendizaje como contrato laboral. Esto representará mayor costo, pero son mayores ingresos laborales, recordando que el empleo se genera por ventas y mayor demanda, no porque la contratación o el despido sean más baratos. Los beneficiarios por recargos nocturnos podrán ser 1,2 millones de trabajadores, de los 22 millones de ocupados.

Si bien la reforma promueve la estabilidad laboral y el contrato a término indefinido, no desconoce los contratos por obra o labor y a término fijo, solamente pone límite a éste, al establecer que no pueden superar los dos años. Vale la pena revisar la transición para los contratos fijos vigentes y los procedimientos en los que incurrirían las micro y pequeñas con el fin de verificar que no existan mayores costos en beneficio de las grandes.

JORGE CORONEL LÓPEZ
​Economista y profesor universitario
jcoronel2003@yahoo.es

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes