Ciencias del comportamiento: empujón que necesitan las empresas 

La forma cómo el ser humano actúa, y cómo la ciencia logra modificar ese comportamiento, se han convertido en una herramienta eficaz.

Ambiente laboral

El principio de sus intervenciones es diseñar contextos en los cuales las personas se sientan inclinadas a tomar la decisión que se crea correcta.

iStock

POR:
Portafolio
diciembre 20 de 2018 - 05:41 p.m.
2018-12-20

¿Por qué no mejoramos nuestros hábitos alimenticios cuando sabemos que es saludable?, ¿por qué optamos por gastar más dinero del que ganamos? o ¿por qué postergamos actividades si luego esta acumulación de tareas producirá más estrés?

Estos comportamientos, que parecen ser irracionales y cuestionan nuestra capacidad de tomar buenas decisiones, suelen explicarse como fallas en la fuerza de voluntad, del compromiso o del carácter. Por ello, los intentos por actuar de una mejor manera suelen enfocarse en reflexiones que refuerzan nuestra consciencia de lo que está en juego. Sin embargo, con frecuencia estas estrategias parecen no funcionar y, al contrario, nos dejan con sentimientos de frustración.

En un intento por explicar científicamente por qué actuamos de esa manera y cómo lograr modificar nuestros comportamientos, investigadores de distintas disciplinas–psicología, economía y neurociencia– han trabajado en un nuevo enfoque que pretende comprender lo que motiva nuestros comportamientos y cómo influir en ellos. Este planteamiento ha recibido el nombre de ciencias del comportamiento y, después de producir resultados sorprendentes en intervenciones de política pública, se perfila como una tendencia muy importante para la gestión del ambiente laboral y del talento humano en las organizaciones.

Pequeños empujones que llevan al lugar deseado

El principio de sus intervenciones es diseñar contextos en los cuales las personas se sientan inclinadas a tomar la decisión que se crea correcta.

Consideremos el caso de la do- nación de órganos. Según datos de la United Network for Organ Sharing, de Estados Unidos, cada 10 minutos una persona es añadida a las listas de espera de donación de órganos y esta insuficiencia de donantes no necesariamente está ligada a la falta de personas dispuestas a donar sus órganos. Un número significativo de personas expresan su intención de ser donante, pero apenas el 3 por ciento acaba siéndolo. ¿Por qué? Científicos del comportamiento demostraron que los procedimientos mediante los cuales se reglamenta la donación dificultan que la persona se convierta en donante.

Dado que nuestros cerebros están hechos para preferir las soluciones preestablecidas, la solución consistió en asumir que todos querían ser donantes y transferir el esfuerzo
de cumplir con los procedimientos a quienes no deseaban serlo. El resultado en países europeos fue un aumento de donantes en 84 por ciento.

Elementos distintivos de las intervenciones diseñadas

1. La intervención no debe restringir la libertad de ningún individuo, ya que el objetivo es fomentar ciertos comportamientos sin limitar las posibilidades de elección.

2. Generalmente se trata de propuestas económicas, de un costo-efectividad altísimo y fáciles de sostener en el tiempo.

3. Su impacto sobrepasa notablemente los logros de cualquier campaña de información o sensibilización.

Estos tres elementos hacen de las ciencias del comportamiento una herramienta atractiva para solucionar problemas propios de la gestión de personas y del ambiente laboral. Las áreas en las que se ha evidenciado una aplicación de este enfoque son los procesos de selección en particular, el desarrollo de las entrevistas y los ambientes de trabajo, y en esto último, en el diseño de entornos colaborativos. También se han obtenido resultados en iniciativas de creación de equipos de trabajo más diversos, especialmente, en la representación de mujeres en ciertos niveles de cargo.

Parece sencillo pero no lo es. Simplemente, la complejidad se mueve a un plano diferente: antes era la ejecución, ahora es la identificación de intervenciones que se traducen en comportamientos diferentes. Esto demanda un análisis especializado, en el que los datos arrojan muchas pistas. De ahí el valor de medio millón de opiniones en Great Place to Work® que reflejan el ambiente laboral en cerca de 600 organizaciones de Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido