VIERNES, 23 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Revista Portafolio

09 jul 2023 - 10:35 a. m.

¿La transición energética que busca el Gobierno 'pierde voltaje'?

Mientras el Gobierno insiste en reducir el uso de combustibles fósiles, los proyectos de energías renovables sufren retrasos. 

Transición energética

Transición energética

FOTO: Cortesía

POR:
DANIELA MORALES SOLER

Esa fue la advertencia de Natalia Gutiérrez, presidente de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), hecha en días pasados al presidente Gustavo Petro.

(Vea: ‘Tenemos tres proyectos de inversión’: Hitachi Energy). 

Advertencia que plantea una de las principales preocupaciones del sector con relación a una de las banderas del Gobierno: la integración de energías limpias a la matriz energética tanto de consumo como de generación.

Si bien este ha sido uno de los focos gubernamentales, lo cierto es que no ha habido
nuevos incentivos ni avances relevantes en esta materia.

La ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, ha promovido la hoja de ruta de la transición
energética, que se espera que se convierta en la guía para el desarrollo de estas tecnologías.

Sin embargo, las entregas del documento se harán de forma escalonada entre junio de este año y febrero del 2024, es decir, a casi la mitad del mandato de Petro.

Precisamente, sólo hasta febrero de ese año se conocería el plan de acción que plantea dicho documento.

Esto, sumado a los problemas que ya está enfrentando el sector, genera dudas con respecto a cómo se va a promover la transición.

Precisamente, con respecto a los cambios para estas tecnologías, la presidente de Acolgen resalta el incremento en las transferencias por ventas brutas de energía de proyectos solares y eólicos en las zonas con mayores regímenes de viento y sol.

El Plan Nacional de Desarrollo desmontó el beneficio de transferencias de 1% y estableció un alza escalonada hasta 4%.

Además de esto, el Plan no contiene incentivos para el desarrollo de estas tecnologías.

Por ejemplo, Gutiérrez explica que no se incluyeron temas para que las compañías de comercialización puedan acceder al 10% de energías renovables.

No obstante, Jorge Sierra, CEO de la consultora Enersinc, afirma que un punto positivo fue que se amplió el límite de las plantas hidráulicas a filo de agua a 50 megavatios, lo que permite un mayor aprovechamiento de estos recursos.

(Vea: 'El mundo no puede y no podrá vivir sin petróleo', asegura la Opep). 

Sin horizonte claro Lucio Rubio, director de Óptima Consultores, señala que no
se estipuló ningún incentivo tributario, teniendo en cuenta que el desarrollo de estos tiene costos de inversión más altos que otras tecnologías.

No hay que olvidar el gran capital que estos proyectos requieren, para su desarrollo, su
construcción y su operación sostenible en el tiempo”
, asevera.

Agrega que hay contradicciones del discurso de transición frente a los hechos. Por ejemplo, con la intención de integrar verticalmente la cadena que permitiría a Ecopetrol generar electricidad, se podría generar un monopolio “y en oposición total a la libre competencia”, dice Rubio.

Ante esta afirmación Sierra añade que no ha habido una nueva ejecución orientada al incentivo de las energías renovables no convencionales.

“No hay una subasta para ellas, ni una convocatoria para su desarrollo o que habilite la transición. Por ejemplo, de transmisión de energía o baterías que permitan estas tecnologías”, advierte.

El experto reconoce que lo que sí ha habido es un anuncio con respecto a una subasta de energía eólica costa afuera, aunque aún no se ha lanzado de forma oficial.

Pero dice que, por las condiciones de mercado y la falta de claridad, no ha habido nuevos desarrollos.

Hay una voluntad auténtica por promover la transición. Sin embargo, el Gobierno se enfrenta a un sector muy maduro y con una gran inercia y el aprendizaje de eso por parte del ejecutivo le está costando al sistema”, recalca.“

(Vea: Empresas del país hacen su propia transición energética). 

Firma del pacto por la Transición Energética Justa

Firma del pacto por la Transición Energética Justa

Archivo particular

Otras dificultades La transición era ya un tema del que se venía hablando en el país antes de la llegada del actual Gobierno. En el pasado se habían promovido grandes proyectos eólicos y solares, particularmente en el Caribe. Por ejemplo, en La Guajira se están construyendo 16 parques eólicos y un número importante de granjas solares, cuya energía sería entregada al Sistema Interconectado Nacional por medio de la
línea de transmisión Colectora.

Pero ellos han tenido importantes retrasos. De hecho, la entrada de proyectos ha sido mucho menor a la esperada en los últimos años. “En el 2020 ingresó el 16% de la nueva capacidad esperada. En el 2021, el 7% y en el 2022, el 28%. Se espera que en el 2023 entren al mercado 6,6 gigavatios, de los cuales el 91% es de energías renovables, incluyendo al agua”, apunta Gutiérrez.

Esto demuestra las dificultades que está afrontado el sistema, principalmente por los retrasos en consultas previas y licencias ambientales.

Precisamente, la línea Colectora, que debía entrar en el 2022, hasta hace solamente algunos días no había terminado las más de 230 consultas previas con comunidades para hacer el proceso de licencia ambiental. Si bien el proceso concluyó y se materializó el 28 de junio de 2023, generó retrasos significativos sobre los cuales insistentemente gremios y expertos venían alertando de tiempo atrás. 

El Grupo Energía Bogotá (GEB), la compañía a cargo de la construcción de la línea, espera que la obra entre en el 2025.  Esto habilitaría el ingreso de más de 3 gigavatios renovables que están en La Guajira y que dependen de esta línea para conectarse al sistema.

Juan Ricardo Ortega, presidente del GEB, destaca que gracias al aporte del Gobierno se han logrado avances importantes con las comunidades, con lo que este año esperan tener la licencia ambiental.

De hecho, señala que el PND habilitó que en paralelo al desarrollo de las consultas previas se presenten los trámites de licencia. Por ello, la empresa espera que una vez la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) emita la normatividad, el GEB pueda aplicar.

Algunos parques también han llamado la atención por sus problemas para avanzar. Tal es el caso del parque eólico Windpeshi cuyo constructor, el Grupo Enel, estuvo a punto de considerar opciones para detener la obra por los constantes bloqueos en el lugar.

(Vea: Transición energética: los retos que ven la industria y el Gobierno). 

De acuerdo con esa compañía, entre los años 2021 y 2022 cerca del 50% de las jornadas laborales estuvieron prácticamente detenidas. Adicionalmente, el porcentaje ha aumentado a 60% en lo que va corrido este año.

Sin embargo, el Ministerio de Energía informó que había logrado acuerdos con las comunidades para que avance su construcción.

Sierra resalta este punto como uno de los positivos en el trabajo del Ministerio con respecto a los proyectos renovables. “Este Gobierno le ha dado prioridad a resolver peticiones de las comunidades para que entren los proyectos”, apunta. 

Objetivos para el año 2027

El mensaje del presidente Petro con respecto a la transición ha sido claro: “Si no produzco en este Gobierno más de 6 gigavatios de energías limpias, es mentira que haya transición energética”.

Esto corresponde a un tercio de la capacidad instalada actual de todo el sistema y más que el total de la de las plantas térmicas.

La ministra Vélez argumenta que, con las aprobaciones a solicitudes de conexión de la red, que fueron otorgadas por la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), se garantiza un avance hacia este objetivo.

El ministerio aprobó para el 2022 y el 2023 una capacidad de transporte asignada de 8.321 megavatios, de los cuales 77% fueron de energía solar (6.410 megavatios), seguida por la eólica, con 15% (1.247 megavatios).

Con base en esto, al año 2027 la entidad espera que la matriz eléctrica cambie hasta ser mayoritariamente solar (39%), cuando serían 16.626 megavatios de esta tecnología los que estarían operando. Esto de acuerdo con la capacidad de transporte asignada hasta el momento, por lo que es probable que esa cifra sea menor. Y estaría seguida por 15.076 megavatios hidráulicos, que coresponden al 35% de la capacidad.

(Vea: Así fue la firma del pacto por la transición energética justa). 

Hasta el 2022, de acuerdo con datos de XM, operador del mercado, había en el sistema 18.400 megavatios, con lo que la proyección de la Upme al 2032 implica que la matriz se duplique en los próximos nueve años.

“La voluntad es real e importante para el avance. No creo que sean los incentivos a las energías los que hacen las diferencias, sino los tiempos y las reglas claras y esos son los retos”, concluye el presidente del Grupo Energía Bogotá.

(Vea: Colombia bajó 10 puestos en el Índice de Transición Energética del WEF). 

DANIELA MORALES SOLER 
Periodista Portafolio 

Destacados

Más Portales

cerrar pauta