close
close

Revista Portafolio

El país tiene espacio para vender un millón de motos al año

La previsión para este 2021 es que se llegue a 650.000 unidades matriculadas.

Plan tortuga de motociclistas

En los primeros seis meses del año se matricularon 323.865 motocicletas.

Juan Manuel Vargas/CEET

POR:
César Giraldo
agosto 08 de 2021 - 05:00 p. m.
2021-08-08

La motocicleta ahora no es solo un símbolo de libertad, sino también, por la pandemia de la covid-19, de salud y autocuidado.

(Lea: Auteco amplía capacidad de producción a 120.000 motos)

En primer lugar, las medidas de distanciamiento llevaron a los consumidores a buscar soluciones de movilidad que les permitieran evitar aglomeraciones o contacto, y, en segundo, ese vehículo se viene posicionando como una alternativa de trabajo, pues los colombianos vieron una oportunidad para encontrar otra fuente de ingreso. Y si bien la industria no fue ajena a la coyuntura, la desaceleración estuvo lejos de ser significativa”, explica Santiago Mejía, jefe de Marca de KTM en Colombia.

(Lea: Yamaha presenta su scooter NMAX Connected)

Pero, además, se trata de un medio de transporte económico, en compa- ración con otros, por lo que es asequible y los gastos de combustible y mantenimiento no son tan altos, dos factores importantes que contribuyeron a que el sector no cayera a niveles bajos.

(Lea: Royal Enfield ensamblará sus motos en Colombia)

"El de Colombia, en realidad, es un mercado en el que fácilmente se puede vender un millón de motos al año, pero para el futuro inmediato –años 2022 y 2023– se puede pensar en que dicha cifra llegue a las 800.000 unidades", según Oliverio

Enrique García Basurto, presidente de la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible (Andemos).

Pero para acceder a ese nivel se requiere de una verdadera política pública que incentive el crecimiento del sector y el apoyo a un producto ‘hecho en Colombia’, porque para que una multinacional decida instalarse aquí, requiere garantías y un mercado más grande. Es decir, poder exportar a los países de la región como México, Brasil y Argentina, que tienen grandes demandas”, agrega, para añadir que “si el país decide hacerlo debería apuntar al segmento de motos eléctricas, que es hacia donde va el mercado y ganarse el arrancar primero”.

Volviendo al presente, hay que decir que, en general, el sector de la movilidad ha enfrentado por años la falta de visión y el desincentivo desde el Estado, por cuenta de una infraestructura precaria para su desarrollo, vías en mala situación y ausencia de estímulos para la producción de todo tipo de vehículos, al punto de que Colombia es la
nación con los peores índices de ventas como proporción de la cantidad de habitantes.
Por eso, ahora que el mundo gira hacia una movilidad limpia, se convierte en un escenario que puede aprovechar incentivando la producción de vehículos con cero emisiones.

MERCADO QUE CRECE

El sector, sin embargo, va sobre ruedas. En los primeros seis meses del año se matricularon 323.865 motocicletas y, para el 2021, Andemos estima que se coloquen en el mercado 715.000 unidades.

Las unidades vendidas en junio fueron 61.377, con un incremento del 61,3% frente al mismo mes del año pasado. Hoy, la mayor parte de las motos que se venden se ensamblan aquí y es un sector que genera empleos directos e indirectos ya que, además, dispone de productores de autopartes y talleres de mantenimiento, entre otros.
Las ensambladoras presentes son Autotécnica Colombiana S.A.S., Auteco (con las marcas KTM, TVS, Husqvarna), Auteco Mobility (Kawasaki, Kymco, Victory), AKT (AKT, TVS y Royal Enfield), Incomotos (Yamaha), Suzuki (Suzuki), Fanalca (Honda) y Hero Motors.

Cifras de Andemos y eConcept hablan de que en el año 2019 el negocio movió $3,2 billones, con un margen neto del 4%, es decir, el doble del sector automotor colombiano.
Para marcas como KTM, el 2020 no fue tan malo.

En medio de un contexto tan complejo, los resultados fueron positivos. Si bien no se cumplieron algunas de las proyecciones, la marca creció un 3% respecto al 2019, que es algo a destacar. En el segundo semestre del año pasado, KTM realizó en Colombia varios lanzamientos importantes como lo fueron las KTM 200 Duke NG y la KTM 390 Adventure y, adicionalmente, el segmento premium y off road crecieron de manera llamativa”, señala su jefe de Marca en Colombia.

SECTOR SIN REVISAR

De acuerdo con el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), de los 16.332.383 vehículos que aparecen en la plataforma, hasta mayo pasado, el 59% (9.629.602) son motocicletas. De esta cantidad, a 8.491.190 les aplica tener al día la Revisión Técnico Mecánica

(RTM), pero el 69% (5.843.738) no presenta este certificado vigente. Existen departamentos como Amazonas en donde el 98% de las motos registradas carece de dicha revisión, mientras que en el Vichada esa cifra llega al 97%, en Guainía al 96% y La Guajira al 96%.

Los departamentos con mayor número de motocicletas registradas en el Runt también presentan altos niveles de evasión: Santander tiene un incumplimiento del 69%, Valle del Cauca del 62%, Antioquia del 60% y Cundinamarca del 50%.

Ese indicador en Bogotá es del 57%. Es importante recordar que la primera revisión para las motocicletas debe hacerse dos años después de la fecha de matrícula. Después tiene que realizarse cada año.

Las empresas del sector hacen esfuerzos y campañas que buscan motivar a los moteros a que cumplan con esa norma.

Por ejemplo, la marca UMA-Bajaj comparte con todos los usuarios diversas recomendaciones para cumplir con esta obligación. También les aconseja, a través de sus talleres, vitrinas y correos, llevar la moto a un taller autorizado para hacer una revisión previa.

De esta manera, el cliente estará seguro de que su moto será aprobada y no perderá tiempo teniendo que ir una segunda vez”, comenta Este- ban Zuluaga, gerente de Mercadeo del Grupo UMA-Bajaj.

“En la inspección previa en el taller –agrega–, solicite una revisión del estado de la carrocería dela moto y averigüe cómo está la emisión de gases, así como la suspensión, dirección, frenos, luces, y 2 llantas. Es importante verificar que el sillín de la motocicleta esté debidamente asegurado, al igual que el tubo de escape, el estado de los rines y que los pernos de las ruedas, estén en buen estado y apretados”.

Evasión sobre ruedas 3 En materia tributaria, las cosas no son mejores. El estudio de eConcept para Andemos señala, por ejemplo, que “a pesar del enorme impacto social que ha implicado la preferencia por este tipo de vehículos, la ley 488 las excluye del impuesto vehicular a las motos con motores hasta de 125 c.c., que representan 4 aproximadamente el 78% del total, y la ley 1607 del 2012 excluye del pago de impuesto al consumo a las motos entre 0 y 250 c.c., que representan el 98% de las ventas”.

Como si esa realidad no fuera ya preocupante, las cifras del Runt dan cuenta de que las motocicletas 5 son el vehículo que más evita pagar el SOAT, con un 77% del total de evasores, lo que equivale a 5.844.000 motos circulando sin ese documento y ostentando,
a la vez, el título de ser los vehículos con mayor accidentalidad del territorio nacional.

Ante esta realidad, Andemos considera que lo 6 primero que deben realizar las autoridades es aplicar la ley. En cuanto a la estructura tributaria, cree
que no existen argumentos para que unas motos paguen y otras no.

Deberían existir incentivos para las motos de energías limpias”, afirma el directivo. “Es necesario que las normas se cumplan: usar casco y chalecos reflectivos y hacer la revisión son cosas elementales que las autoridades deben exigir. Además, no existe ninguna razón por la cual estos vehículos no paguen peajes”, concluye.

César Giraldo
Subeditor de Portafolio

Destacados

  • REVISTA PORTAFOLIO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido