close
close

Revista Portafolio

El primer examen: un año de Joe Biden en la presidencia

El mandatario se enfrenta a la dificultad de sacar adelante su agenda legislativa, la recuperación por la pandemia y su baja popularidad.

Joe Biden

Joe Biden

EFE

POR:
Portafolio
enero 31 de 2022 - 01:24 p. m.
2022-01-31

Este enero, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cumplió su primer año al frente de la Casa Blanca, dejando hasta el momento un balance que ha estado lleno de luces y sombras tanto desde el ámbito económico como en el legislativo y la ejecución de su agenda y, por supuesto, desde el punto de vista sanitario.

Prueba de ello es que, pese a su buen inicio y el amplio apoyo que logró en la ciudadanía de Estados Unidos, la visión positiva sobre Biden se ha ido diluyendo conforme pasaron los meses. Por ejemplo, hoy en día el promedio de las encuestas que compila RealClear Politics afirma que el 62,3% de los encuestados cree que el país va en mala dirección.

(Lea: La economía de EE.UU. creció en 2021 a su mejor ritmo en 37 años). 

Algo parecido ocurre con la aprobación del mismo Biden, la cual se mantuvo por encima del 50% durante todo el año hasta agosto, mes en el que la tendencia se dio la vuelta para que, en la actualidad, solo el 42,6% de la población aprobaría su gestión. Y esto, en el ámbito económico, incluso se puede ver con mayor facilidad pues, en estos momentos, el promedio de las encuestas señala que apenas el 37,6% de los estadounidenses ven favorablemente el manejo en esta materia.

En este primer año de Joe Biden, uno de los temas más llamativos, al inicio de su mandato, fue la vacunación masiva en el país, la cual rápidamente logró impulsar: cuando tomó las riendas del gobierno, el promedio diario de administración de vacunas fue de alrededor de 800.000 dosis, y en abril llegó a un máximo de 3,37 millones de unidades en una sola jornada. No obstante, esa cifra se empezó a reducir y hoy en día ese promedio es de unas 750.000. Es decir, aún le tomaría tres meses más llegar al 75%
de su población inmunizada.

En este sentido, Jorge Restrepo, profesor de economía de la Universidad Javeriana, apunta que Biden logró “desideologizar un problema de salud pública y lo devolvió al terreno de las políticas basadas en evidencia. En un sistema federal impuso medidas que lograron contener la epidemia y acelerar la vacunación, algo que fue paradójicamente difícil para la principal potencia en materia de tecnologías de salud en el mundo”.

A nivel general Gayle Allard, profesora de economía de IE University, señala que “Biden ha introducido medidas decisivas para controlar el coronavirus y para apoyar a la clase media, que está disminuyendo en Estados Unidos.Ha intentado crear nuevos programas sociales y subir los impuestos a los ricos, mientras que, a nivel internacional, ha liderado el acuerdo para un tributo mínimo global de sociedades para controlar el fraude, y ha apoyado los nuevos acuerdos medioambientales, aunque no los ha acompañado con medidas todavía”.

(Además: Gobierno de Joe Biden: un año entre luces y sombras). 

Estados Unidos

Se espera subida de tasas en Estados Unidos para ayudar a controlar la inflación.

AFP

En cuanto a su gestión en el área económica, los expertos opinan que, a pesar de los retos y la desaceleración que las previsiones de crecimiento están esperando, el desempeño ha sido positivo.

Este ha sido excelente dadas las circunstancias globales. El consumo ha superado ampliamente los niveles prepandemia, en parte por una campaña de vacunación rápida y políticas económicas que impulsaron la recuperación tanto antes como después de las elecciones del año pasado. El gran reto pendiente es el empleo. A pesar de la gran mejora económica, hay cuatro millones de puestos de empleo que de momento no se recuperaron”, explica Sergir Lanau, economista jefe adjunto del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

GRANDES RETOS A FUTURO

Allard, de IE University, por su parte agrega que “la economía está sobrecalentada”, y que “el desafío es gestionar ese sobrecalentamiento sin dañar el crecimiento y la mejoría del mercado laboral. La Fed ya está moviéndose en la dirección de una política más restrictiva, y tendrá que seguir si los impuestos no suben.

Eso da lugar a una situación difícil para otros países, que verán subir el dólar y el montante de su deuda extranjera. Pero Biden aún busca políticas que son expansivas en su nuevo programa de apoyo a la clase media y a la economía ‘verde’. Su problema es que el partido demócrata no está unido,y los republicanos se oponen a subir impuestos a los ricos, proteger el medio ambiente o proteger los derechos de voto, etc”.

(Lea: Alimentación: la cuesta arriba de familias en EE. UU.). 

El Fondo Monetario Internacional espera, por su parte, que la economía de Estados Unidos crezca un 6% este año, mientras que ese dinamismo descendería hasta 5,2% durante el 2022 y a 2,2% en el 2023.

Joe Biden

Joe Biden

Bloomberg

En cuanto a sus medidas legislativas, Restrepo apunta que Biden “desarrolló unos paquetes de estímulo de largo plazo que no habían sido vistos en esa escala desde la posguerra de la Segunda Guerra Mundial. Haber logrado la aprobación por parte del Congreso de los paquetes de infraestructura y rescate para la reactivación muestra el uso
correcto de la gobernabilidad con la que llegó al poder
”.

El mandatario logró, en marzo pasado, aprobar su paquete de estímulo por US$1,9 billones, mientras que recientemente también pudo firmar la ley de infraestructura, que salió adelante con un valor de US$1,2 billones. Tiene pendiente todavía el plan social, el cual esperaba una inversión de US$3,5 billones y que logró el apoyo demócrata y tuvo luz
verde en la Cámara de Representantes.

Los demócratas tienen solo la mitad de los escaños en el Senado, así que no se pueden permitir perder ningún voto demócrata, y hay dos senadores que votan con los republicanos, oponiéndose a los programas de Biden. Es posible que no consiga avanzar su agenda,y que los demócratas pierdan las elecciones al Congreso en el 2022, porque si bien no han conseguido ayudar a la clase media ni reducir la desigualdad, la inflación o la escasez de trabajadores son características muy impopulares de la economía ahora mismo”, asegura Allard.

(Siga leyendo: Bloquean norma en EE. UU. que obliga a los trabajadores a vacunarse). 

Por último, Restrepo resalta su labor en el ámbito internacional. “Si bien esta área ha sido la más controversial de la presidencia de Biden, ha probado ser la más significativa: el cambio en la política frente a China abandonando una confrontación de micrófonos y el retiro de las tropas de invasión en Afganistán tendrá consecuencias de largo plazo probablemente positivas en ambos casos para la economía global y la paz mundial. Y es a través de la diplomacia y no de la presencia militar o la confrontación vociferante lo que permite mayor estabilidad”.

De esta forma, Biden transita en su primer año de gobierno, y pese a los aspectos positivos que han marcado su inicio, los negativos también se han mostrado y el panorama hacia delante no se ve tan alentador.

PORTAFOLIO

Destacados

  • REVISTA PORTAFOLIO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido