El 50% de casos de cáncer se pueden prevenir

Según la OMS, la obesidad, el sedentarismo y el tabaquismo son los responsables en gran parte de este mal.

POR:
marzo 31 de 2012 - 12:57 a.m.
2012-03-31

Son tres los grandes responsables de la mayoría de los casos de cáncer que hoy ocasionan cerca de 7,6 millones de muertes al año en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS): la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo.

Así de contundentes fueron las conclusiones de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Washington y el Centro de Cáncer Siteman en St. Louis (Estados Unidos), que asegura que hoy se cuenta con el conocimiento suficiente para reducir la “enorme carga de salud pública del cáncer”.

Sin embargo, según los expertos, todavía hace falta, y no solo por parte de los Estados, que se lleven a cabo muchos más esfuerzos para cambiar el comportamiento de la gente.

El estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, también habla de “una serie de obstáculos que están en el camino para poder hacer mella en la carga de cáncer en Estados Unidos y todo el mundo”.

Lo importante, dicen, es tomar conciencia de que más de 3 millones de las muertes que se producen cada año por culpa del cáncer en el mundo (30 por ciento), podrían prevenirse.

“En realidad, hoy contamos con una enorme cantidad de datos sobre las causas y forma de prevenir el cáncer, y es hora de que invirtamos en la implementación de lo que sabemos -explica Graham Colditz, principal autor del estudio-. Ahora tenemos claro que los hábitos y el estilo de vida de la gente pueden influir de varias formas, y que el consumo y la exposición al tabaco, una mala dieta y la falta de ejercicio juegan un papel significativo en causar cáncer”.

Tan sólo el tabaquismo, dicen los científicos, es responsable del 30 por ciento de todos los casos de cáncer, y el sobrepeso y la obesidad de otro 20 por ciento.

No todo es color de rosa

Entre de los obstáculos que han impedido implementar estrategias más amplias de prevención Colditz menciona, en primer lugar, el “falso mito de que el cáncer no puede prevenirse”.

El otro problema es que aunque las investigaciones han mostrado el impacto benéfico de las estrategias contra el cáncer, como la prohibición de fumar en lugares en públicos, estos resultados muchas veces tardan años en llegar a las poblaciones y este desconocimiento genera escepticismo.

“Los beneficios no ocurren de forma instantánea sino que se acumulan con el tiempo.

Lo que pasa es que los humanos somos impacientes y esta característica, en sí misma, es un obstáculo para prevenir el mal”, dicen los investigadores.

El otro obstáculo es que muchas veces las intervenciones para prevenir el cáncer se llevan a cabo demasiado tarde en la vida.

Esto incluye las estrategias de vacunación para cáncer cervical, que funciona mejor si se suministra en los años de la adolescencia, o medicamentos como la aspirina, que en años recientes han mostrado beneficios en materia de prevención de la enfermedad, de acuerdo con varios estudios.

Finalmente, los científicos se enfrentan a que buena parte de la investigación ha estado enfocada, hasta ahora, en el tratamiento y no en la prevención.

“Las políticas antitabaco y los subsidios gubernamentales no hacen lo suficiente para desalentar conductas perjudiciales y, en algunos casos, hacen más accesibles las opciones insanas, principalmente en las comunidades de bajos ingresos”, agrega Colditz.

Según la Organización de la Salud, el cáncer se está convirtiendo en una de las principales causas de muerte en el mundo y se proyecta que para el 2030, las tasas de mortalidad por la enfermedad sobrepasen los 11 millones cada año.

OTROS FACTORES DE RIESGO

La mayoría de las personas, de acuerdo con una reciente encuesta de la Unión Internacional contra el Cáncer, hecha en 29 países, no tiene claro cuáles son los factores de riesgo que las predisponen a sufrir esta enfermedad.

La gente tiende a creer, de acuerdo con este estudio que incluyó a 30 mil adultos, que éstos desbordan la capacidad de las personas para controlarlos. Los siguientes son los otros factores de riesgo que, si se controlan, pueden ayudar a prevenir el cáncer.

- Herencia: se estima que menos del 20 por ciento de los cánceres está relacionado con la herencia. Algunos de ellos, como el de seno, colon y próstata son más frecuentes en algunas familias.

- Infecciones: hay evidencia que atribuye a algunas infecciones un riesgo del 10 por ciento en el desarrollo de esta enfermedad.

De las provocadas por virus se conocen la del virus, del papiloma humano con el cáncer de cuello uterino; el de la hepatitis B, con el cáncer de hígado; el herpes tipo 2, con el de cuello uterino, y el del VIH.

- Factores ocupacionales: se les atribuye un riesgo del 4 por ciento, básicamente por la exposición a algunos productos químicos.

Siga bajando para encontrar más contenido