La importancia del consumo para la reactivación económica

Consumir es la mejor manera de ayudar y generar una mejor dinámica económica, según experto.

Coronavirus

Los establecimiento de comercio cerrados son una señal de la caída en los indicadores de consumo en el país.

Milton Díaz

POR:
Portafolio
abril 29 de 2020 - 02:51 p.m.
2020-04-29

Estaba trabajando desde casa, cada vez más conectado a redes sociales y portales de noticias, así fue como apareció en mi pantalla un anuncio publicitario. El producto que anunciaban me gustó mucho. Así que se me ocurrió preguntar en la casa sobre que opinaban de comprar ese producto. Al momento la pregunta fue: ¿Lo necesitas? La respuesta sin dudarlo fue “No”, acto seguido la pregunta fue ¿entonces para que lo quieres comprar? Ahí quedó la conversión.

(‘Abril: la mayor caída del consumo en la historia’). 

Seguí pensando en esta conversación y pronto llegue a una palabra que me gusta mucho: consumo. Una palabra que hemos demonizado, con muchos argumentos de peso y con percepciones peligrosas para una sociedad moderna.

Consumir es una acción que ha sido protagonista en el avance del mundo. Desde que se apareció el dinero en la antigua Mesopotamia a mediados del tercer milenio a.C. El dinero y el consumo favorecieron el avance de la humanidad. Se creó la confianza en unos papeles llamados billetes y en unos pedazos de metal llamados monedas. Posteriormente el dinero plástico adquirió credibilidad y se siguió dinamizando el consumo.

Cuando consumimos estamos ayudando, si estamos ayudando. Piense en cuántas personas que hacen su aporte en la producción de ese producto que usted está comprando y que usted o su familia va a consumir.

(Así compran los colombianos durante la cuarentena). 

Está claro que la situación pandémica es una situación donde se reflexiona más sobre todo. En este momento todo está siendo sujeto de análisis. Podemos estar sufriendo en el corto plazo de Parálisis por Análisis.

Grave problema para varios aspectos de la economía, recordemos que vivimos en un mundo interdependiente. Entonces si yo decido no comprar este producto, porque la situación está difícil, aún siendo que es un gasto menor donde no estoy poniendo en riesgo la supervivencia de la familia y si esto mismo se están preguntando muchos hogares, pues la situación que nos espera será más difícil.

Piense que si usted no compra, pero los productos que usted vende tampoco se los compran y así sucesivamente. El gran perjudicado es el ingreso de los hogares, se baja el consumo y este ciclo se repite posiblemente hasta que solo compremos productos absolutamente básicos, tal vez comida y elementos de aseo. Estamos viendo que nuestra ropa que antes nos duraba 6 meses ahora seguro podrá durar 4 veces más, situación muy favorable para el medio ambiente, lo cuál está muy bien, pero con gran costo social.

TODA ACCIÓN CONLLEVA UNA REACCIÓN. TERCERA LEY DE NEWTON


Hoy todos tenemos las ganas de ayudar a flor de piel, yo personalmente ya he hecho algunas donaciones con el mejor ánimo de ayudar, pero sé que esto es un “paño de agua tibia”, ningún gobierno ni ninguna persona por más dinero que tenga va a poder llevar sustento a todo un país. Así que una vez más, luego de varios siglos de prueba surge el consumo como medio para lograr la subsistencia de grandes comunidades de millones de personas como está configurado actualmente el mundo, grandes metrópolis que brindan oportunidades a una gran población.

A estos objetivos le sumaria, siendo un poco nacionalista piense en comprar colombiano, que comprar colombiano sea motivo de orgullo.

Cuando usted compra está generando empleo, está llevando comida y salud a las casas de sus congéneres y los está haciendo personas con un propósito, generadoras de valor. Cuando usted regala o dona, no deja de quedar un sentimiento de incapacidad en la persona que recibe. Preferiblemente ayudar comprando, y aquí me acuerdo de la fábula cuyo mensaje es “no le des el pescado, mejor enséñale a pescar, y esto es básicamente porque el pescado se acaba el conocimiento de pescar puede proveer de alimento toda una vida.

Esta claro que durante estos días hemos descubierto por diversión o por necesidad que podemos preparar ricos platos, que podemos peluquearnos, que podemos limpiar nuestras casas, pero todo esto va en detrimento del bienestar de los menos favorecidos.

Así que la invitación es a consumir responsablemente, pero a consumir a ayudar a que las empresas puedan seguir pagando salarios, que las familias puedan seguir pagando arriendos y que el bienestar por medio de nuestro consumo se irradie a la gran sociedad que hoy somos todos.

Compre colombiano. Compre. Consuma. Su consumo es bienestar.

Juan Carlos Briceño Trujillo
Profesor y conferencista posgrados Universidad del Rosario
C.E.O. Shape Marketing – Founder Edukadia.co + Diana55.co

Recomendados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido