close
close

Tendencias

Llega a Colombia una app para denunciar casos de bullying

Se trata de B-resol, una plataforma española en la que los niños y adolescentes pueden alertar en los colegios sobre situaciones de abuso.

Andrea Pinzón Forero, Executive Business Partner de B-resol en Colombia.

Andrea Pinzón Forero, Executive Business Partner de B-resol en Colombia.

Cortesía

POR:
Portafolio
enero 24 de 2019 - 03:16 p. m.
2019-01-24

Los niños y adolescentes colombianos ahora tendrán una oportunidad para alertar sobre cualquier situación de bullying, ciberbullying, drogodependencias, trastornos de conducta alimentarios o cualquier tipo de problemas en anonimato y con tecnología.

Se trata del aplicativo de la empresa española B-resol que tiene como fin detectar, gestionar y documentar todo tipo de conflictos con adolescentes a través de la comunicación entre el niño o adolescente con las instituciones educativas.

Para ello, los alumnos disponen de una aplicación móvil desde la cual pueden alertar a los centros educativos de cualquier situación de bullying, ciberbullying, drogodependencias, trastornos de conducta alimentarios o cualquier tipo de problemas.

La plataforma es utilizada en más de 50 instituciones educativas de España y llega al país en un momento de coyuntura en la que el acoso escolar es una problemática latente y en aumento en Colombia.

(Lea: El ‘bullying’ también es un problema de adultos

Según Josep Figols, consejero delegado de B-resol, la plataforma habilita un canal privado en el que los pequeños puedan denunciar y pedir ayuda al personal de su centro educativo, y, por otro lado, permite documentar todas las acciones que este lleve a cabo.

En ella los estudiantes pueden dar un toque de atención a un profesor o psicopedagogo en concreto, con el que tengan mayor confianza y a quien se sientan capaces de explicar la situación que sufren ellos mismos u otros amigos o compañeros de clase. Lo pueden hacer de forma anónima o identificándose. Los profesores recibirán un mail que deberán contestar en función de sus horarios y protocolos.

(Lea: Angustias, adolescentes y teléfono

Todo ello, a través de una aplicación móvil y de una web. Los centros que han adquirido la solución disponen de un código concreto para gestionar toda la información que ofrecen los alumnos. También permite que las escuelas se queden con los registros de las gestiones que han realizado a partir de los clicks recibidos, y podrán obtener estadísticas para realizar análisis y sacar conclusiones.

De acuerdo con B-resol, desde la puesta en marcha de dicha plataforma en España, se ha detectado que los niños y adolescentes son más propensos a revelar qué les preocupa cuando se encuentran en un entorno de confianza y anonimato. “Aproximadamente el 80% de los clicks de B-resol los hacen observadores (los compañeros, los amigos, cualquier estudiante no implicado directamente en el conflicto)”, aseguró la compañía.

De acuerdo con la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, al menos el 20% de los niños de todo el país sufre de algún tipo de acoso. Adicional a esto, Colombia es uno de los países con mayor número de casos de bullying.

Junto con esto, un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) reveló que el 7,6% de los estudiantes colombianos aseguraron estar expuestos diariamente a algún tipo de maltrato físico en su colegio.

A nivel mundial, según B-resol las cifras son más alarmantes. Según el último informe ‘Yo a esto no juego’ de Save the Children el 10% de los estudiantes afirman sufrir bullying, el 60% haber sufrido insultos en las aulas y casi un 30% agresiones físicas de compañeros.

Unicef también da cuenta de la situación actual que viven los jóvenes. El organismo reveló en su estudio publicado en el 2018 ‘Violencia en las escuelas: una lección diaria’ que 150 millones de niños entre 13 y 15 años han sido víctimas de algún tipo de violencia en el colegio.

De acuerdo con el programa de las Naciones Unidas existen por lo menos cuatro formas de violencia en los centros educativos: bullying, violencia física, violencia psicológica y violencia que incluye factores externos (pandillas, armas y peleas). Otra de las prácticas que se presenta y no es fácil de ser revelada es la violencia sexual.

“Aunque en Colombia cada centro educativo dispone de sus propios protocolos de actuación, buscamos convertirnos en un actor relevante en el país para apoyar en la lucha por los derechos fundamentales de los niños y adolescentes, uniendo la conciencia social con la innovación tecnológica”, explica Andrea Pinzón Forero, Executive Business Partner de B-resol en Colombia.

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido