Así ha impactado la biometría nuestro día a día

Conozca cuáles son los tipos y por qué es importante para nuestra cotidianidad. 

El 15% cree que la biometría parece una forma segura de mantener su información personal protegida.
POR:
Portafolio
septiembre 19 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-09-19

Aunque no somos conscientes, sin darnos cuenta la biometría se ha hecho cada vez más presente en nuestra cotidianidad, pues ya son muchas las personas que abren aplicaciones bancarias a través de esta tecnología, desbloquean el celular con reconocimiento facial y la puerta de la casa u oficina con la huella dactilar o el iris.

La biometría llegó a formar parte de la gestión de la identidad digital de las personas, lo que es fundamental a la hora de ofrecer servicios personalizados en entornos digitales. En ese sentido, la primera pregunta que tienen que resolver las organizaciones en la era digital es sobre la identidad del cliente: ¿quién es el usuario para el que estoy trabajando?

“Sin la identidad del cliente, no es posible ofrecer servicios digitales personalizados que impacten en la vida de la gente. Si las empresas no son capaces de reconocer a los usuarios, cualquier servicio o valor agregado quedará sujeto a fallas, ya que esta es fundamento de las bases sobre las cuales se estructuran todos los procesos digitales, y la biometría es una parte esencial para facilitar ese proceso”, afirma Gregorio Patiño, vicepresidente de nuevos negocios de Pragma S.A.

Los gobiernos usan cada vez más la biometría para disminuir la suplantación de identidad e identificar a personas prófugas de la justicia; el sector financiero cada vez también uste sistema para reducir fraudes y suplantación; así como el lavado de dinero y simplificar el acceso de los productos bancarios.

“El beneficio más potente es facilitarles la vida a los usuarios, hacer que las operaciones que pasan por la identificación de la persona sean lo más rápidas y eficientes, y que impliquen el menor riesgo posible. Hay otras ventajas como la seguridad o minimizar el riesgo de que una institución financiera sea víctima de fraude” agrega Patiño.

En Colombia, la biometría ya ha penetrado tanto en organizaciones como en procesos de empresas públicas y privadas. Aunque tenemos algunas áreas en las que hay un desarrollo más avanzado, aún hay muchas tareas pendientes por hacer en cuanto a técnicas y dominio de conocimiento sobre el tema.

En el sector público colombiano, la biometría está impulsada por iniciativas gubernamentales para identificar a los ciudadanos, Esta responsabilidad constitucionalmente recae en la Registraduría Nacional del Estado Civil, que desde hace varios años empezó a incorporar soluciones biométricas en sus diferentes planes de modernización.

Del mismo modo lo han hecho algunas organizaciones del sector financiero para disminuir el fraude y mejorar sus procesos de gestión de riesgo. Un aspecto que no es menor es la aplicación biométrica en la seguridad física de instalaciones, cada vez es más común ver oficinas, edificios, bodegas, comercios o centros de negocios donde la identificación biométrica se usa para permitir o negar el acceso a determinadas zonas.

TIPOS

BIOMETRÍA DE RASGOS FÍSICOS Y FISIOLÓGICOS 


Son aquellos inherentes a las personas en cuanto seres humanos, como la huella dactilar, el rostro, el iris, la palma de la mano: ese tipo de mecanismos de identificación biométricos corresponden a la categoría de fisiológicos.

BIOMETRÍA DE RASGOS COMPORTAMENTALES O CONDUCTUALES

“Este se puede explicar a través de un ejemplo de la vida real. Yo identificaba a mi papá en la noche por la forma en que caminaba. Nadie caminaba como caminaba mi papá. Esa forma de caminar que él tenía es una característica conductual, comportamental”, cuenta Patiño.

Sin embargo, hay rasgos que son a la vez fisiológicos y conductuales, como la voz. Las personas no hablan de la misma manera en todo momento, hay variaciones de la onda de la voz a diferentes alturas, ya sea por cambios en la presión, por cambios barométricos, por afonía o disfonía. Todo eso altera la voz. Entonces hay temas que son fisiológicos y a la vez conductuales.

“Otros tipos conductuales que surgieron en la era digital es la manera en la que las personas digitan, la velocidad en la que se presionan las teclas para escribir algo, la forma en la que se mueve el mouse para seleccionar una opción en una pantalla. Todos esos comportamientos se pueden trackear. Tú escribes la palabra “casa” con la misma forma en cualquier teclado. Por eso, la manera en la que yo escribo “casa” es diferente a la de otra persona. La tecnología no está para garantizar que una persona sea la que dice ser, sino que nos va a ayudar a identificarla con un porcentaje alto de exactitud. Por eso, dentro de la gestión de la identidad varios factores juntos ayudan a reconocer la identidad del usuario con mayor probabilidad”, dice Patiño.

Otro de los interrogantes que hacen mucho es qué tan expuestos pueden estar a que sus datos sean hackeados o suplantados, ya que técnicamente existen formas de suplantación de datos biométricos fisiológicos, pero para hacer esa alteración hay que replicar de alguna manera ese elemento físico, lo cual es muy complicado de hacer.

“Hoy en día las plataformas de gestión de identidades, los proveedores de esos servicios biométricos, están en una constante innovación para detectar vectores de fraude y no permitir que ese tipo de cosas pasen. Entonces, aunque es técnicamente posible, la probabilidad es muy baja. Asimismo, el riesgo es mucho más bajo que otras técnicas, como las contraseñas o las preguntas de validación. Además, en Colombia la Ley de Habeas Data cobija la protección de estos datos, que son confidenciales y no pueden usarse para otra cosa so pena de cometer un delito”, concluye Patiño.

Siga bajando para encontrar más contenido