Botero celebra en México su vida y su obra artística

Cerca de 180 obras se exhiben en el Palacio de Bellas Artes.

POR:
marzo 31 de 2012 - 12:29 a.m.
2012-03-31

 

Es casi imposible no fijar la mirada en ellas. Ahí están, voluptuosas, desnudas, atrevidas. Sus carnes negras brillan con los rayos del sol, mientras ellas se comportan con naturalidad, sin preocuparse por lo que piensen los transeúntes que pasan por su lado. No son tímidas, no les sobra el pudor, más sí la gracia: una está recostada, cual larga –y ancha– es, sobre un diván; la otra, sentada, mira a la que unos metros más allá, está parada cogiéndose la trenza. Y una cuarta reposa en el lomo de un robusto toro.

Ellas son las ‘gordas’ de Fernando Botero que por estos días flanquean la fachada principal del Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, y se convierten en la invitación para que propios y extraños se antojen y entren al recinto, pues allí les espera mucho más.

Los salones del Palacio albergan más de 170 obras, entre óleos, dibujos, técnica mixta, esculturas en pequeño formato y esculturas monumentales, que conforman la retrospectiva más grande que se haya hecho del artista colombiano.

Semejante esfuerzo tiene su motivo: el maestro cumple 80 años de vida (el próximo 19 de abril) y más de 60 dedicado a lo que le gusta. “Estoy muy satisfecho porque he tenido la suerte de vivir pintando y de que la fuente de mi placer en la vida haya sido mi trabajo”, comentó ante los periodistas en México, durante la presentación de la exposición y del catálogo de la misma, titulados Fernando Botero. Una celebración, que incluye ensayos de Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Jaime Moreno Villarreal, Juan Gustavo Cobo Borda y la hija del pintor, Lina Botero. Además, cuenta con una biografía y cinco cuentos escritos e ilustrados por Botero en un mes que estuvo en cama por gripe. Ella fue la curadora de esta exposición antológica, que abrió sus puertas ayer y se extenderá hasta el 10 de junio. Es la primera y más grande de una serie de exposiciones y celebraciones que le harán a Botero en todo el mundo (ver recuadro).

La retrospectiva hace “un recorrido a través de los temas más importantes de su producción artística y por eso fue que dividimos la exposición en temáticas”, explicó Lina. Así pues, la muestra se divide en apartados dedicados a temas como los recuerdos de la infancia del autor, el clero, el circo, la naturaleza muerta, las corridas de toros o Abu Ghraib, en la que el artista plástico colombiano reflejó las torturas que llevaron a cabo soldados estadounidenses en esa cárcel afgana. “Hay veces que algo te impresiona mucho y entonces haces una serie de obras inspiradas en esa situación. No tienen que ser necesariamente dramáticos: puede ser una cosa amable, como la serie que hice sobre el circo”, explicó el artista.

 

MEDELLÍN Y ALEMANIA SE UNEN A LA CELEBRACIÓN

 

La mayoría de las obras expuestas proviene de la colección privada del artista. “A pesar de que había la posibilidad de conseguir obras de diferentes coleccionistas, pensamos que dentro de su propia colección había obras lo suficientemente representativas”, indicó Lina Botero, la curadora.

La única temática que no pudo incluir fueron los cuadros que representan el Vía Crucis, ya que están en Medellín, ciudad natal del artista, para otra exposición que se inaugura el próximo 3 de abril en el Museo de Antioquia.

Se trata de 61 obras –28 óleos y 33 dibujos–, la más reciente producción de Fernado Botero.

LA MUESTRA ESTARÁ ABIERTA HASTA EL 8 DE AGOSTO.

Alemania también se unió a la celebración y la galería Samuelis Baumgarte de Bielefeld, en el noroeste del país, abrió hoy una exposición con una cincuentena de pinturas, esculturas y dibujos de los años 1961 a 2009, de temática tan amplia como la mujer, la familia, los toros y el circo, así como varios bodegones, que también pertenecen al artista colombiano.

 

Siga bajando para encontrar más contenido