close
close

Tendencias

Caída del pelo, otra secuela que dejaría el covid-19 en las personas

Quienes tuvieron el virus pueden presentar alopecia, desde 30 hasta 90 días después de haberse contagiado.

Centros Comerciales

Hay alternativas sistémicas o locales en las que se pueden ofrecer medicamentos para compensar faltantes, bloquear sustancias dañinas y mejorar las condiciones del cuero cabelludo.

EFE

POR:
CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ*
julio 27 de 2021 - 06:08 p. m.
2021-07-27

Martha Rivera se recupera del covid-19 que presentó hace unas semanas y a pesar de que los síntomas comunes ocasionados por el virus han quedado atrás, desde hace unos días ha notado que su pelo se le cae, al punto de preocuparla en razón de que piensa que esto puede ser grave e irreversible.

(Lea: Incluso los casos leves de coronavirus pueden dejar meses de secuelas)

César Burgos, expresidente de la Asociación Colombiana de Dermatología, afirma que muchos pacientes que han superado la infección por covid-19 presentan este síntoma, pero durante la pandemia esta situación se ha incrementado también en personas que no se han contagiado, y por ello considera que existen factores de tipo emocional, además de otros que se investigan, que pueden afectar los ciclos fisiológicos del pelo.

(Además: Pérdida de olfato, secuela del coronavirus, difícil de vivir)

LAS CAUSAS

Campo Elías Páez, médico dermatólogo, dice que inicialmente se relacionó este fenómeno con el estrés, pero se ha observado un creciente aumento de pacientes que presentan fuertes cuadros de efluvio telógeno (caída masiva del pelo o alopecia), desde 30 hasta 90 días después de haberse contagiado, lo que lleva a pensar que existen otras causas relacionadas con el proceso infeccioso o con el mismo Sars-CoV-2 que hay que descartar.

Burgos explica que entre las múltiples manifestaciones extrapulmonares del covid-19, existen algunas alteraciones en el efluvio telógeno (pérdidas masivas de pelo) que no se presentan en la etapa aguda, sino en la fase de convalecencia, sobre todo cuando han existido cuadros más graves.

Todo apunta, de acuerdo con el dermatólogo, a que “esto tiene un origen multifactorial; pueden estar asociados el estrés intenso de los cuadros severos y posibles efectos directos del propio coronavirus”, agrega.

Páez coincide, y agrega que puede estar asociado a la inflamación generalizada que produce el virus y que, sumada al aumento del cortisol (hormona que se eleva en el estrés emocional), termina produciendo este cuadro que también se aprecia en otras enfermedades inflamatorias o infecciosas y en pacientes que han permanecido por mucho tiempo en una UCI.

¿QUÉ ES EL EFLUVIO TELÓGENO?

El dermatólogo Burgos dice que en su ciclo de crecimiento natural, el pelo atraviesa tres fases: la anágena (de desarrollo), la catágena (de crecimiento lento y transición) y la telógena (de caída y reinicio del ciclo). Lo normal es que los distintos folículos del cuero cabelludo alternen estas fases de forma equilibrada para que el pelo se renueve poco a poco.

Sin embargo, cuando se produce alguna alteración este equilibrio se rompe y una proporción elevada de folículos entran súbitamente en fase de caída. “Esto se conoce como efluvio telógeno”, asegura.

Aunque el efluvio telógeno está habitualmente vinculado con el estrés, se ha detectado en cerca del 25 por ciento de quienes presentan síndrome poscovid. Un estudio publicado en Journal of The European Academy of Dermatology and Venereology demostró que puede aparecer en cuadros infecciosos graves por niveles altos de estrés orgánico y psicológico.

¿CÓMO SE TRATA?

Páez asegura que se trata de un proceso reversible, pero existen algunos tratamientos que ayudan a frenar la caída y a favorecer el crecimiento. Para esto es importante determinar las causas exactas, evaluar el estado del cuero cabelludo, el nivel de las áreas comprometidas y la severidad de los cuadros.

De acuerdo con los hallazgos, hay alternativas sistémicas o locales en las que se pueden ofrecer medicamentos para compensar faltantes, bloquear sustancias dañinas y mejorar las condiciones del cuero cabelludo.

También es importante, dice Páez, mejorar el estado nutricional de los afectados, cambiar hábitos para disminuir niveles de estrés, como mejorar el sueño, realizar ejercicio regularmente y aplicar técnicas de relajación.

En algunos casos es conveniente el manejo especializado por psicología o psiquiatría y el concurso de otras especialidades para realizar un abordaje integral e interdisciplinario, por lo que se recomienda consultar siempre y evitar la automedicación”, remata el experto.

¿PERO EL PELO VUELVE A CRECER?

Burgos es enfático en que se trata de una alteración temporal del ciclo de crecimiento del pelo y que en el término de semanas o unos meses, el cuero cabelludo se recupera por sí mismo y el pelo vuelve a entrar en fase de crecimiento. Sin embargo, insiste en que lo adecuado es consultar para realizar diagnósticos y tratamientos específicos si demora.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
*Editor de Salud | EL TIEMPO

Destacados

  • TENDENCIAS
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido