Marihuana y Cerveza: ¿una buena pareja?

Compañías de bebidas alcohólicas han firmado acuerdos con productores de la yerba para lanzar nuevas marcas.

Cerveza de Marihuana

Las cervecerías encuentran formas de infundir cannabis o sus derivados en sus bebidas no alcohólicas, por las ganancias que pueden lograr.

iStok

POR:
Cecilia Rodríguez
enero 29 de 2019 - 09:25 p.m.
2019-01-29

En la efervescente industria de la marihuana y todos sus derivados hay un sector que se anuncia prometedor y próspero: el de bebidas con infusión de marihuana. Gran número de compañías de bebidas alcohólicas, particularmente varias grandes cervecerías del mundo, han firmado acuerdos o están en el proceso de negociar arreglos a puerta cerrada con productores de la yerba para lanzar nuevas marcas.

Un estudio reciente de la compañía de investigación Euromonitor estima que el mercado de productos hechos con marihuana o sus derivados llegará a 20.000 millones de dólares para 2020 en Estados Unidos y el sector de cervezas tendrá un valor de 600 millones de dólares.

(Lea: La ascensión de los nano influenciadores

Mientras más países legalizan marihuana para uso terapéutico y en varios casos también para uso recreativo y las regulaciones se suavizan a medida que la industria crece, las cervecerías encuentran formas de infundir cannabis o sus derivados en sus bebidas no alcohólicas y en cervezas.

Los participantes en la iniciativa van desde grandes conglomerados hasta pequeñas cervecerías artesanales que están experimentando en anticipación no solo en Estados Unidos y Canadá sino en muchos otros países.

(Lea: Plástico, el gran enemigo

Constellation Brands, el importador de Cerveza Corona que también produce el vino Robert Mondavi y el vodka Svedka anuncio una inversión de 4.000 millones de dólares en Canopy Growth, un productor canadiense de cannabis que cotiza en la bolsa, con el objetivo de experimentar y crear bebidas con infusión de cannabis y otros productos.

La inversión de Constellation en Canopy, considerada como el mayor acuerdo conocido en la industria de la marihuana, muestra hasta qué punto las compañías tradicionales de bebidas alcohólicas están dispuestas a llegar para encontrar crecimiento.

Ante la realidad de que en varios países las ventas de cerveza están en baja, la industria muestra una tendencia a apostarle a la idea de que la legalización de la marihuana en todo el mundo, especialmente en los Estados Unidos, va a continuar ganando impulso y que las ventas de productos de cannabis seguirán creciendo.

(Lea: Angustias, adolescentes y teléfono

Por su legislación aprobando cannabis terapéutica y recreacional, Canadá es uno de los laboratorios donde se están lanzando varios de los nuevos productos. Grandes cervecerías como Molson Coors, han dicho que cualquier bebida infusionada con cannabis que lanzan en el mercado canadiense es solo el primer paso en preparación para entrar a otros mercados a medida que las leyes aflojen.

Molson Coors formó una nueva empresa en compañía con Hydropothecary, un productor de cannabis, para hacer bebidas con infusión de la yerba. Por su parte la filial Lagunitas de la cervecería Heineken, ha comenzado a vender agua con gas infusionada con THC, el componente activo de la marihuana.

La entrada de Heineken en el mercado de cannabis se llama Hi-Fi Hops y es una colaboración entre la fábrica de cerveza y el fabricante de extracto de cannabis CannaCraft. La bebida que fue lanzada en julio pasado está envasada en botellas de 12 onzas.

Si bien el espacio para las cervecerías parece abierto en términos de las novedades que el matrimonio de cerveza y marihuana puede producir y las rápidas ganancias que promete, no es sin riesgos. Las audaces inversiones que se están haciendo aún enfrentan obstáculos.

En Estados Unidos, considerado uno de los mercados más prometedores, el Departamento de Justicia, bajo el fiscal general Jeff Sessions, sigue manteniendo una postura rígida respecto a los delitos relacionados con marihuana, lo que no permite tener certitud sobre el futuro de la regulación de cannabis en ese país.

Aunque el uso terapéutico y recreacional es legal en varios estados, la aplicación de leyes restrictivas todavía existentes sobre venta y producción pueden entrar en conflicto.

La ley federal, por ejemplo, prohíbe las mezclas de alcohol y THC. Lo que las cervecerías han hecho hasta ahora es infundir THC en bebidas no alcohólicas e infusionar cervezas alcohólicas con otros derivados de cannabis.

Igualmente están experimentando con cannabidiol, o CDB, el subproducto no intoxicante de cannabis que se ha convertido en un favorito de la industria de marihuana terapéutica y todos sus derivados para uso medicinal porque es considerado un remedio para el dolor, la ansiedad, el acné y la depresión.

En su informe anual para los inversionistas el conglomerado Molson Coors, que fuera creado por la fusión de dos de las cervecerías más grandes de Norteamérica: Molson de Canadá y Coors de los Estados Unidos, y que produce más de veinte marcas diferentes de cerveza en Norteamérica y Europa, reconoce los riesgos:

“La aparición del cannabis legal en ciertos estados de EE. UU. y Canadá puede dar lugar a un cambio en el ingreso discrecional dedicado a nuestros productos o un cambio en las preferencias de los consumidores de cerveza”.

Las cervecerías, sin embargo, dicen estar dispuestas a superar los obstáculos, en parte, porque la marihuana y sus componentes pueden ofrecer aromas, sabores y experiencias novedosas lo cual les permite diferenciarse en un mercado cada vez más abarrotado con ofertas.

Otro argumento es que cannabis y cerveza tienen una relación natural cercana: tanto la marihuana como la planta de lúpulo cuya flor es un ingrediente esencial en la elaboración de cerveza para darle amargura, aroma y sabor pertenecen a la familia de plantas cannabáceas.

Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido