El Cervantes para un poeta ‘discontinuo’

Según las manifestaciones, esta elección es muy merecida, y destaca en verdad, a un gran escritor.

José Manuel Caballero Bonald

EFE

José Manuel Caballero Bonald

POR:
noviembre 29 de 2012 - 11:49 p.m.
2012-11-29

El poeta y novelista español José Manuel Caballero Bonald se alzó con el Premio Cervantes 2012, el galardón más importante de las letras hispanas que reconoce así, la voz coherente e insobornable de este poeta, narrador y memorialista a lo largo de su prolífica carrera literaria.

Superviviente de la generación del cincuenta, este radical “novelista poeta” de 86 años recibió la distinción como una meta a la que todo escritor aspira. “Este año me correspondía, era mi turno”, aseguró en declaraciones a Efe.

En la ceremonia de anunció del ganador del Cervantes, estuvieron, entre otros, el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; Darío Villanueva, presidente de la Real Academia Española, y la escritora Ana María Matute, galardonada en el 2010.

Así, este inconformista autor recibe el Cervantes tras haber ganado premios como el Nacional de las Letras, el Nacional de Poesía, el Andalucía de las Letras, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Federico García Lorca y, en tres ocasiones, el de la Crítica.

Caballero Bonald se define como poeta “discontinuo e intermitente”, pero lleva 60 años utilizando esta expresión, que es “la más alta temperatura que se puede conseguir manejando la lengua. Es la totalidad de la expresión literaria. Nada hay comparable a la poesía”, sostiene el escritor.

Con ese espíritu ha publicado libros como ‘Las adivinaciones’, ‘Memorias de poco tiempo’, ‘Anteo’, ‘Las horas muertas’ (Premio de la Crítica, 1959), ‘Pliegos de cordel’ ‘Descrédito del héroe’ (Premio de la Crítica, 1978).

Su última y quizá más arriesgada apuesta es ‘Entreguerras’ publicada este año, un largo poema autobiográfico sin rima ni metro prefijados y sin signos de puntuación, salvo exclamaciones e interrogaciones.

Como novelista cuenta con varios títulos: ‘Dos días de septiembre’ (Premio Biblioteca Breve, 1961), ‘Agata, ojo de gato’ (Premio de la Crítica, 1975), ‘Toda la noche oyeron pasar los pájaros’ (Premio Ateneo de Sevilla, 1981), ‘En la casa del padre’ (Premio Plaza y Janés, 1988) y ‘Campo de Agramante’, ‘Tiempos de guerras perdidas’ (1995) y ‘La costumbre de vivir’ (2001) son los dos tomos de sus memorias.

La excelente calidad literaria de Caballero Bonald fue resaltada por escritores y críticos, además de por el presidente del jurado que le ha otorgado el premio, que le describió como un “fabulador y creador de historias, y maestro en el uso del idioma”.

El director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, calificó en México de “justísimo” y “excelente” la decisión de que el Premio Cervantes se otorgara a Caballero Bonald.

En declaraciones a Efe, García de la Concha dijo que con este premio, considerado el ‘Nobel de las letras hispánicas’, se distingue a “un gran escritor español”. Además, añadió que Caballero “tiene un conocimiento enriquecido del español por su trabajo en América”.

Las declaraciones del director del Instituto Cervantes se dieron, en el marco de la Feria Internacional del Libro, que se realiza en la capital mexicana por estos días y a la que asistió para recibir el “honoris causa” otorgado por la Universidad de Guadalajara. García de la Concha recordó, además, que el poeta español “pudo ser académico de la lengua, pero que no ha querido” y contó que el ofrecimiento se lo hizo en los años 1999 y 2000.

Por su parte, el secretario de la Real Academia Española, Dario Villanueva explicó la valoración que hizo el jurado de la marcada proyección iberoamericana de Caballero Bonald, quien además de vivir en América Latina, ha mantenido un contacto intenso con la literatura escrita en castellano en este continente y es una figura muy apreciada por los “hispanohablantes e hispanolectores al otro lado del océano”.

 

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido