Cinco pasos para mejorar la rentabilidad en la era digital

En las empresas modernas, la mano de obra puede calcularse en términos de salarios, disponibilidad del personal y costo de contratar  colaboradores.

Era digital

Es clave tener una estrategia tecnológica escalable, marketing inteligente y una red de comercio electrónico sólida.

Archivo particular

POR:
Portafolio
septiembre 21 de 2018 - 08:16 p.m.
2018-09-21

La conectividad, predictibilidad, simplicidad, velocidad y agilidad, son los pilares digitales de los que dependerá el éxito de las empresas en la era de la transformación digital.

Schneider Electric sabe que una empresa exitosa y rentable administra sus gastos e ingresos y, a medida que la digitalización se extiende por el mundo, pone en funcionamiento la convergencia de las tecnologías informáticas y operativas, el Internet industrial de las cosas y las soluciones de colaboración para lograr una mayor visibilidad de la operación y gestionar de una manera más eficiente los activos. Por ello, hoy más que nunca, se debe aprender a gestionar diferentes procesos dentro de las empresas e industrias.

(Lea: ¿Qué tan preparada está Colombia para la era digital?). 

A continuación, algunos consejos que harán posible gestionar la rentabilidad con mayor precisión.

GESTIÓN DE PLANIFICACIÓN 

La convergencia de datos de planificación y producción, más la contextualización de esa información respecto a factores externos que afectan a su empresa, pueden tener un impacto real en la rentabilidad de la producción.

Para tener un contexto, piense cómo el clima afecta a un agricultor en tiempo real; las tormentas eléctricas u otro fenómeno pueden influir en la logística, es posible que una inundación vuelva los caminos intransitables para el transporte pesado trayendo problemas al cronograma de producción.

En estos escenarios, la integración de los pronósticos meteorológicos con los cronogramas de planificación y producción puede ayudar a que las empresas tomen decisiones acertadas e informadas para evitar el retraso de la producción hasta que sea viable maximizar la rentabilidad.

GESTIÓN DE RECURSOS

La gestión de recursos es otro elemento clave para administrar la rentabilidad, es uno de los principales aspectos en los cuales se puede mejorar la gestión y aumentar la rentabilidad.

Por ejemplo, un buen manejo de la energía logra ahorros importantes, gracias a los datos que permiten conocer cuánta energía se desperdicia dentro de una planta o en las máquinas. Con esta información, se toman medidas en tiempo real, que puedan reducir los gastos energéticos sin tener impacto en la producción. El resultado es una mejora de la rentabilidad.

(El sector financiero colombiano da en el clic de la era digital). 

También es posible optimizar el desperdicio de materiales mediante la digitalización de un proceso y el uso de un gemelo digital para diseñar un objeto y su herramienta de producción: con uno se optimiza el otro para lograr un equilibrio entre funcionalidad y productividad minimizando el desperdicio de materiales. El uso de herramientas digitales alcanza el punto en el que se maximiza la rentabilidad y se reduce el riesgo en la producción real.

GESTIÓN DE PEDIDOS DE CLIENTES 

La digitalización de los pedidos y su gestión a partir de todos los datos del negocio aumentan y protegen la rentabilidad de las organizaciones, esto se logra mediante la convergencia de sistemas de tecnología informática y de datos de tecnología operativa, lo que contribuye a poner la información en contexto de manera inteligente para tomar decisiones adecuadas sobre cómo producir cada pedido de forma rentable. La digitalización también ayuda a mejorar el servicio inmediato al cliente, brindando la visibilidad necesaria para responder rápidamente a las preguntas acerca de cuándo se producirán y se enviarán sus pedidos, y a qué precio, por ejemplo.

(‘Colombia está en la ruta correcta de la era digital’). 

La digitalización de la gestión de pedidos implica poner toda la información relacionada con un pedido: términos y condiciones; ingreso por unidad; datos del producto; cantidades y plazos, en el contexto de los datos de planificación y producción, pero también de la información sobre la disponibilidad y el precio de las materias primas.

Además, al vincular los sistemas de RR.HH., la mano de obra puede calcularse en términos de salarios, disponibilidad del personal y el costo potencial de contratar colaboradores adicionales.

GESTIÓN DE CONOCIMIENTOS 

En el nivel de las aplicaciones, las herramientas de análisis y los servicios, el software para modelado predictivo puede tener un impacto real en la rentabilidad de una empresa.

Las soluciones de gestión de conocimientos desarrolladas en torno de una base de datos central, fortalecen los procesos de trabajo y deja que se compartan conocimientos entre un amplio espectro de usuarios dentro de una organización.

El resultado de estas acciones se traducirá en una mejor comprensión de la calidad de los productos y una mayor capacidad de respuesta, lo que significa que es posible optimizar la planificación de los negocios y tomar mejores decisiones de manera rápida.

En conclusión la, digitalización permite la convergencia de datos asociados a la planificación y la producción, pedidos de clientes, gestión de activos y de desperdicios, con datos informáticos y herramientas de análisis para visualizar virtualmente la rentabilidad de un proyecto, incluso antes de que se inicie.

GESTIÓN DE ACTIVOS 

Conectar los activos de producción optimiza su uso, garantizando que se alcance el mejor funcionamiento sin dañar el activo. Además, los productos conectados son más fáciles de mantener durante toda la vida útil dado que es posible realizar tareas de mantenimiento antes de que los activos se dañen.

Una sola máquina puede afectar su capacidad de entregar nuevos pedidos de forma rentable.

Si se acelera la máquina para aumentar el rendimiento, mayor podría ser la vibración y resultar peligrosa o registrar un rendimiento inferior a su capacidad, por otra parte esa limitación tendrá un impacto en la capacidad de agregar turnos cuando lleguen grandes pedidos y, a su vez, afectará la cantidad de personal necesaria, junto con muchas otras variables.

Gracias a la digitalización, puede aprovechar los datos de rendimiento recolectados a partir de una máquina conectada a fin de decidir acerca de su capacidad para hacer frente a nuevos pedidos de manera rentable.

HAY QUE TENER UNA CADENA DE SUMINISTRO DIGITAL ROBUSTA

La transformación digital ha sido el disruptor comercial más importante en las últimas décadas en el mundo.

Hoy, los usuarios tienen más información sobre lo que desean, mejor oferta en cuanto a precios, inmediatez al esperar el producto y toda una gama de bienes a escala mundial”, afirma Germán Borrero, presidente de la firma consultora MQA.

Opina que los nuevos escenarios sociodemográficos están cambiando las reglas de consumo, dando apertura a nichos de consumidores y obligando a las marcas a iniciar un proceso de adaptación continuo.

Tener un ecosistema hiperpersonalizado para entregar experiencias de usuario únicas, da origen a un ecosistema tecnológico capaz de enfrentar al consumidor del futuro bajo esquemas de encuentros uno a uno.

Allí es donde la tecnología ayudará a crear entornos hiperpersonalizados, abriendo la posibilidad a relacionar a las marcas y retailers con los consumidores, incluso, en tiempo real. Tanto los negocios como los minoristas entienden cada vez más rápido que los consumidores son quienes tienen “la última palabra”, y los involucrarán en la toma de decisiones.

Por lo anterior, será necesario reformular el diálogo con los consumidores. Las redes sociales serán el escenario perfecto en el cual las marcas podrán crear atmósferas de compras al mostrar sus productos en lugares donde alguno de sus clientes pasa gran parte de su tiempo.

CONSUMIDOR CONECTADO

El nuevo consumidor está totalmente conectado. El 60% de los viajeros de todo el mundo dicen que no estarían dispuestos a ir de vacaciones sin un dispositivo móvil, las compras a través de los dispositivos móviles ya representan casi el 35% del total de las ventas online en el mundo. Y la tendencia es que el comercio móvil llegue a igualar al e-commerce en un corto plazo.

Los teléfonos inteligentes han situado al consumidor en el centro de todo, por lo que las estrategias en el retail moderno tienen que ver con claridad el viaje del comprador para así estar presente durante la cadena de decisión.

Por esa razón, las estrategias de omnicanalidad se hacen indispensables, asegurando que los clientes tengan experiencias diferenciales sin importar el tipo de canal. Para ello es vital una integración de los negocios tanto digitales como los físicos.

“Las empresas modernas y conectadas deben crear: una estrategia tecnológica escalable, un marketing más inteligente, una estrategia de comercio electrónico sólida, una aproximación concreta al machine learning, como también una cadena de suministro digital robusta. Esto permitirá ofrecer una experiencia de compra distinta, transformar la dinámica dentro de sus tiendas físicas y asegurar la compra en cualquiera de sus canales”, afirma Borrero.

Siga bajando para encontrar más contenido