Colombia, con poca infraestructura científica

América Latina requiere de un plan de colaboración de la comunidad científica internacional para ponerse a tono con los experimentos mundiales. 

Infraestructura científica

Este es el Centro de Investigación de Energía y Materiales (LNLS), de Brasil, conocido también como Sirius, localizado en Campinas.

POR:
Portafolio
mayo 09 de 2019 - 10:45 p.m.
2019-05-09

Cuando se habla de los campos modernos de la ciencia, como de los laboratorios de pruebas, de los nuevos materiales y la realización de estudios avanzados en medicina, energía y medio ambiente, entre muchos otros, solo unas pocas naciones latinoamericanas disponen de alguna infraestructura moderna de alta complejidad, comparable con la de otras partes del mundo.

En esa línea, el más destacado es Brasil, que acaba de inaugurar un centro de investigación de talla mundial, conocido como el Laboratorio Nacional de Luz Sincrotrón, que con una inversión de US$200 millones, permitirá profundizar en áreas avanzadas de la ciencia.

(La infraestructura más poderosa para el desarrollo). 


Asimismo, se habla del Laboratorio de Dispersión de Neutrones (LAHN) y del Observatorio de Rayos Cósmicos, en Argentina; del Centro de Aguas de Gran Altitud (HAWK), en México; del Instituto de Física Teórica de la universidad Estatal de Sao Paulo, y de la gran concentración de los telescopios más poderosos del mundo, en Chile.

LA INVERSIÓN 

Este diagnóstico, acaba de ser materia de estudio en un Foro Estratégico Latinoamericano sobre Infraestructura de Investigación, a instancias del Instituto Suramericano de Investigaciones Fundamentales, y como una reunión previa a la Reunión Anual del Consejo Mundial de Investigación (GRC). Para el director del Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, el guatemalteco Fernando Quevedo, es el momento de organizar la comunidad científica latinoamericana para que puedan aprovechar dicha infraestructura, desarrollar sus propios proyectos y participar en experimentos científicos de nivel mundial.

No se debe repetir, añadió, la historia de Chile, donde sus propios científicos han tenido una escasa participación en el desarrollo de los avanzados estudios que están ocurriendo en los sofisticados telescopios que se han montado en su territorio, y que están aprovechando en mayor medida los científicos de los Estados Unidos y Europa.

El centro europeo CERN, acoge en la actualidad a científicos de 113 países, y el Laboratorio Fermilab de Estados Unidos, a investigadores de 53 naciones, incluida Brasil.

Gracias a la inversión en educación y capacitación de investigadores latinoamericanos, en las últimas décadas,
la región cuenta ahora con científicos que pueden liderar los experimentos a gran escala, planeados para dichas instalaciones, aseguro Quevedo. Al foro, concurrió por Colombia, el director de Innovación de Colciencias, Sebastián Eslava.

MODERNO CENTRO

El moderno Centro de Investigación de Energía y Materiales (LNLS), de Brasil, conocido también como Sirius, localizado en Campinas, ha sido financiado con recursos obtenidos de los impuestos percibidos por el Estado de Sao Paulo, de los cuales el 1 por ciento, se dedica exclusivamente al fomento de la ciencia.

El mismo, cuenta con un total de 17 estaciones experimentales y recibirá anualmente, a más de mil investigadores locales y extranjeros, involucrados en alrededor de 400 proyectos, vinculados tanto a la academia como a la empresa privada.

Buena parte de sus trabajos se enfocan en campos como la nanotecnología, materiales, biotecnología y ciencias ambientales, entre otros. Toda su concepción, diseño y desarrollo es obra de personas y empresas brasileñas.

Germán Duque Ayala
Especial para Portafolio
Miami

Siga bajando para encontrar más contenido