Criptomoneda ‘libra’, un síntoma de los defectos que tienen los bancos

Puede haber una oportunidad para que los bancos centrales se aseguren de que las entidades comerciales reduzcan sus precios exorbitantes

Mark Zuckerberg es el fundador de Facebook.

Facebook ha estado salpicado de escándalos de privacidad.

Reuters

POR:
Portafolio
junio 21 de 2019 - 07:58 p.m.
2019-06-21

Entre filtraciones de datos, discursos de odio y campañas de difamación, Facebook ha establecido el estándar para los escándalos de Silicon Valley. El lanzamiento de ‘libra’, una nueva moneda basada en una cadena de bloques, no es una manera obvia de cambiar esa imagen.

Estos activos digitales son conocidos por su volatilidad y criminalidad. Sin embargo, la unión de las grandes compañías tecnológicas con la infraestructura financiera representa un desafío para los bancos tradicionales. Facebook espera aprovechar sus defectos, especialmente en las transacciones lentas y caras.

(Criptomoneda de Facebook podría desatar guerra monetaria). 

Hay buenas razones para mantenerse cautelosos en cuanto a Facebook, pero hace mucho tiempo que se necesitaba una sacudida digital de la banca.

Bajo presiones regulatorias, Facebook está intentando reinventarse como una red privada y cifrada. La construcción de un sistema financiero dedicado es parte integral del alejamiento de la compañía del formato de plataforma abierta. En su lugar, pretende ofrecer una experiencia similar a la que WeChat de Tencent ofrece en China, combinando características que incluyen mensajes, fotos y compras en una única plataforma, pero a nivel mundial.

Facebook ha proyectado a ‘libra’ como una ‘stablecoin’, o ‘moneda estable’, respaldada por una reserva de activos de bajo riesgo para evitar la volatilidad. La compañía dice que ha creado una nueva cadena de bloques, la cual espera que soporte las transacciones rápidas a nivel global.

Una subsidiaria de Facebook, Calibra, producirá una ‘billetera digital’ para almacenar monedas de ‘libra’, con el objetivo de que la moneda también adquiera relevancia en el mercado minorista fuera de línea.

Un rival digital con la fuerza de las grandes compañías tecnológicas es una pesadilla para la vieja guardia del sector financiero. Facebook pone de relieve que las transferencias de dinero con este activo serán rápidas y baratas. Eso rebajaría las tarifas de transacción de los bancos, especialmente a nivel internacional.

Aquí puede haber una oportunidad para que los bancos centrales se aseguren de que los bancos comerciales reduzcan sus precios exorbitantes si desean competir con los rivales digitales.

Libra también muestra la creciente influencia de las cadenas de bloques en el sector bancario. En febrero, JPMorgan Chase anunció JPM Coin, una moneda estable de paridad fija con el dólar. Sin embargo, los experimentos no siempre han dado resultados alentadores.

El mes pasado, el Bundesbank aseguró que su prueba de cadenas de bloques había resultado ser más lenta y costosa que los métodos tradicionales. Queda por verse si la cadena de bloques propuesta puede incrementarse para lidiar con miles de millones de transacciones diarias sin ralentizarse.

(Así funcionará la criptomoneda de Facebook). 


Además, el sistema le daría acceso a Facebook a un tesoro prácticamente incomparable de información financiera. A pesar de las afirmaciones de la compañía de que ha desarrollado una mayor conciencia sobre cómo utiliza los datos, sus ejecutivos han sufrido consecuencias insignificantes.

Aunque Calibra ha prometido que la información de las cuentas de los clientes no se utilizará para publicidad, el historial de Facebook en este aspecto da motivos para la duda.

Si el sistema tiene éxito, hay otras razones para preocuparse. Debe responderse la pregunta de si ‘libra’ es un valor o no: si lo es, tendrá que registrarse formalmente ante la Comisión de Bolsa y Valores. Facebook también deberá demostrar cómo pretende combatir el lavado de dinero.

Sin controles robustos, podría convertirse en una plataforma atractiva para que los delincuentes muevan dinero ‘sucio’. Su ambición de realizar transferencias transfronterizas expeditas también puede amenazar a los gobiernos, si los pagos se realizan cada vez más en ‘libra’ y no en monedas nacionales.

Es difícil tenerle plena confianza a ‘libra’, como un proyecto de una compañía cuyo compromiso con los usuarios ha sido, en el mejor de los casos, un tema secundario. Sin embargo, su revelación es importante. Algunos participantes más pequeños han demostrado que pueden provocar disrupciones en un sistema bancario osificado.

Una compañía del tamaño y con la infraestructura de redes sociales de Facebook podría ser mucho más potente. Los bancos tradicionales deben actualizarse para competir en el siglo XXI o arriesgarse a un sufrir un éxodo de clientes hacia alternativas más atractivas.

FT View

Siga bajando para encontrar más contenido